Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PSPV se acerca a Cs para forzar a Mazón a sumarse al Fondo de Cooperación

El presidente de la Diputación de Valencia niega que exista un frente para modificar el plan autonómico - El líder alicantino del PP invita al jefe del Consell a hablar sobre las «carencias» de este mecanismo de financiación local

Carlos Mazón y Toni Gaspar, tras la reunión que mantuvieron el miércoles en Alicante.

Carlos Mazón y Toni Gaspar, tras la reunión que mantuvieron el miércoles en Alicante.

Ximo Puig trazó ayer un ataque con gran carga de profundidad contra Carlos Mazón. El presidente de la Generalitat pidió el apoyo de Ciudadanos para forzar a la Diputación de Alicante a aprobar el Fondo de Cooperación que impulsa el Consell y así dotar a los ayuntamientos de 13,7 millones. El boicot de la institución provincial ha provocado que el Consell agilice el anteproyecto de ley para dar respuesta al agravio comparativo que sufren las comarcas alicantinas frente a las de Valencia o Castellón. Es la única gran institución de la Comunidad Valenciana que ha rechazado sumarse a ese proyecto. Ahora, Ximo Puig ha decidido tensar la cuerda y pedir al líder autonómico de Ciudadanos, Toni Cantó, que juegue un papel central como socio de gobierno del PP en el Palacio Provincial y sea la pieza clave para obligar a Mazón a adherirse a este mecanismo de financiación local.

«Le pedimos hablar con usted para ayudar a la equidad de todos los municipios y para que no haya una diputación que se niegue a participar en un fondo objetivo». Así encaró Puig la sesión de control parlamentario de las Cortes, tras anunciar que el pleno del Consell aprobará hoy el anteproyecto de ley para regular el Fondo de Cooperación Municipal de la Comunidad. El jefe del Consell defendió la necesidad de contar con un plan con criterios objetivos y que permita a los municipios de las tres provincias tener acceso a los fondos «siempre desde la autonomía municipal». Este órdago evidencia el clima de hostilidad que atraviesa el Consell y la Diputación. Ximo Puig elevó el tono hacia esa diana con el objetivo de convertir este tema en uno de sus principales caballos de batalla para zarandear la estabilidad del pacto de gobierno en la Diputación, después de que Toni Cantó reabriera hace dos meses este debate latente al insistir en la importancia de dotar a los municipios alicantinos de más recursos. En esa misma línea, ayer el presidente de la Comunidad se mostró enérgico para forzar un acercamiento a Toni Cantó. En su opinión, la mejor manera de vertebrar la Comunidad es que todos los municipios tengan las mismas posibilidades de acceder a este fondo, algo que no ocurre en Alicante desde que César Sánchez inició este pulso político por el intento de mantener un sistema de control del reparto evitando entrar en el modelo de criterios que marca la Generalitat. «Espero que podamos coincidir, porque es fundamental caminar por el sendero de la igualdad en todos los ámbitos», dijo Puig dirigiéndose al síndic naranja en las Cortes.

Por su parte, Carlos Mazón contestó al presidente y le dijo que «si Puig quiere consenso con la Diputación que venga aquí y le explico las carencias que tiene el Fondo de Cooperación», pidiéndole, además, que asista a las reuniones de la comisión bilateral para abordar el tema.

En esta espiral de tensión, el presidente de la Diputación de Valencia, Toni Gaspar, también tomó ayer parte activa para negar que exista un frente común de las diputaciones contra el Fondo de Cooperación. El PP de Alicante aseguró que las tres instituciones pedirán al Consell ser receptoras, y no emisoras, de los fondos y solicitarán que el plan no sea obligatorio. Pero Toni Gaspar quiso dejar claro que no le parece oportuno generar ningún tipo de frente y que su objetivo es aportar iniciativas para facilitar los recursos a los pueblos, en lugar de «alimentar la diferencia o hacer titular la letra pequeña», en clara referencia a la voluntad de Mazón de oponerse a esta ley. «A las diputaciones nos unen un interés común que es ser más ágiles y eficaces con los ayuntamientos, de ahí que debamos estar en permanente contacto entre nosotros para compartir sinergias de trabajo. Es un error utilizar las instituciones como promotores de trincheras, ruido político o estrategias de partido», dijo Gaspar. En esa colaboración institucional, el presidente aboga por «aportar cada uno nuestros puntos de vista, pero el diálogo institucional no es contra nadie, sobre todo si se hace con el objetivo de aportar y no de enfrentar», dejando claro que la Diputación de Valencia no ha presentado ninguna alegación a esa ley y que, de hecho, ha triplicado este año la aportación de la Generalitat al considerarlo un «instrumento útil de financiar de manera rápida y sencilla a los ayuntamientos».

También el portavoz socialista en la Diputación de Alicante, Toni Francés, alertó de la posibilidad de que Carlos Mazón «esté fabricando nuevas excusas para volver a dejar a los pueblos de la provincia sin este fondo» y lamentó que «este bloqueo político ha supuesto una merma de ingresos de libre disposición por parte de los ayuntamientos de la provincia de 56 millones».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats