Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pilar Lima: «Podem es leal al Botànic, pero los acuerdos deben cumplirse»

La líder del partido morado en la Comunitat considera irrenunciables las reformas fiscales que tensan al tripartito: «Los que más tienen, tienen que aportar más para reforzar los servicios públicos»

La coordinadora valenciana de Podem, Pilar Lima, ayer antes de un acto junto a Monedero.

La coordinadora valenciana de Podem, Pilar Lima, ayer antes de un acto junto a Monedero.

Acude a la entrevista casi sin aliento, después de haber vivido su semana más intensa desde que tomó el control el aparato autonómico de Podem. Inició su agenda el lunes con las controvertidas enmiendas a la Ley de Función Pública y la cerró ayer , arropada por Juan Carlos Monedero en un acto en València.

En el PSPV discrepan sobre una subida impositiva para la que no ven margen. ¿Qué propone Podem?

Estamos concretando nuestras propuestas, que presentaremos cuando corresponda, por supuesto previo diálogo con los socios de gobierno. Más que nunca es el momento de la progresividad fiscal y verde y así se acordó en la mesa del Botànic. Necesitamos ingresos para poder cuidar de los servicios públicos.

Compromís se ha adelantado con un paquete de reformas fiscales. ¿No les molesta, como al PSPV, que lo presentaran por sorpresa en las Corts sin diálogo previo?

No. Somos tres fuerzas y cada una tiene sus principios e ideas. La relación, eso sí, tiene que ser constante, y es fundamental que se haga en el espacio de la mesa del Botànic.

En esa mesa se tumbó la propuesta de Unides Podem de crear grupos de trabajo sectoriales para negociar los presupuestos.

Los presupuestos se hacen en el seno del gobierno, pero las fuerzas que lo componen han de participar de forma activa en su elaboración para llegar a consensos, por salud democrática. La mesa nos aporta tranquilidad y la oportunidad de fortalecer el Botànic desde los partidos.

¿Qué puntos son irrenunciables para Podem en los presupuestos?

Los que más tienen han de arrimar el hombro y aportar más. Nunca jamás se puede volver a recortar en sanidad, ni recurrir a la privatización de servicios públicos. Otro punto es el cambio de modelo productivo. Tenemos una oportunidad para reindustrializar en torno a la transición ecológica. Nuestra economía no puede seguir dependiendo del turismo. Nos preocupa también la economía de cuidados: hay que fortalecer mucho más el sistema de atención a la dependencia y los servicios sociales.

PP y Cs han tendido la mano para llegar a un acuerdo sobre los presupuestos siguiendo la estela de los pactos de reconstrucción. Para Unides Podem, sin embargo, las cuentas han de ser 100 % botànicas. ¿Es incompatible una cosa y la otra?

Las medidas del pacto de reconstrucción están incluidos dentro del acuerdo del Botànic. Las políticas del bloque de las derechas y las del Botànic son incompatibles porque las derechas están defendiendo el neoliberalismo y un modelo de gobierno como el de Madrid, Andalucía o Murcia, donde se privatizan servicios públicos. Si vienen a fortalecer la sanidad pública fenomenal, pero han votado en contra de la reversión del hospital de Torrevieja en contra del pacto de reconstrucción. Eso me dice que están tratando de desestabilizar el pacto del Botànic.

Hay voces en Consell que ponen en duda la rentabilidad de las reversiones y Podem ha criticado que se externalicen las PCR...

Eso es una muestra de que el Botànic no se entiende sin Unides Podem dentro. Hemos conseguido romper el bipartidismo y que otros partidos se adhieran a la senda de las propuestas sociales. Discrepamos con esa postura, que nos lleva otra vez a los errores del pasado, a las prácticas neoliberales de privatizaciones de servicios públicos esenciales como la salud.

¿No le preocupa la imagen de inestabilidad que pueden dar las fricciones internas en el Botànic?

Al contrario, es el bloque de la derecha el que, con sus constantes internos de desestabilizarnos, crea esas tensiones completamente innecesarias. Es el momento de estar a la altura crisis sanitaria y social. El Botánic no es un bloque de pensamiento único, tiene diferentes propuestas y posturas. Parece que nos gustan los dramas políticos y a veces los creamos donde no los hay.

El PSPV les acusó de ser desleales por presentar enmiendas a la Ley de Función Pública sin negociarlas previamente.

Hay que tener cuidado con los guiños que le hacemos a la derecha. Por ejemplo, cuando el PSPV dice «vamos a apoyar todos los presupuestos municipales aunque estemos en la oposición». No entendemos que se apoyen unos presupuestos a priori, sin conocerlos antes. Las cuentas deben ser sociales y expansivas. Vamos a estar vigilantes para que se cumplan los objetivos del Botànic y el acuerdo firmado, pero cada fuerza política puede hacer sus propuestas. Si no, no estamos hablando de una coalición, sino de una adhesión.

Esa iniciativa tampoco gustó a algunos diputados de Podem. ¿Tiene previsto algún cambio en el grupo parlamentario para ser más visible y asumir un papel más destacado?

Venimos de un año muy duro en el que hemos estado con una gestora y Podem ha perdido espacio y visibilidad. La dirección autonómica ha venido con mucha fuerza e ilusión, con un perfil propio, y no queremos cometer los mismos errores del pasado. Ahora estamos en la etapa de fortalecer el músculo del partido, que son los militantes y los círculos. Se requiere tiempo de coordinación entre las tres patas, pero continuamos pensando igual y queremos continuar en el mismo camino.

¿Entonces no prevé cambios?

De momento no.

Algunos ceses y nombramientos del vicepresidente Dalmau han generado cierto malestar en una parte del partido. ¿Ha hablado de eso con el conseller?

El último nombramiento -Julià Àlvaro como subdirector de la Ehva- particularmente me gusta mucho; creo que es un perfil adecuado. Respetamos la autonomía del vicepresidente para elegir al equipo que considere mejor. Nuestro proyecto está por encima de nombres. El vicepresidente tiene todo nuestro apoyo. Está haciendo un trabajo fantástico y queremos seguir por el mismo camino, aplicando el mandato de la constitución sobre el derecho a una vivienda digna. Todas las medidas que se están adoptando son incompatibles con las políticas de la derecha, que ha recurrido al Constitucional el decreto que permite ampliar nuestro parque público de vivienda.

¿Hasta qué punto preocupa el acercamiento entre PSPV y Cs?

Es sano dialogar con todas las fuerzas. No veo ningún acercamiento, sino capacidad de diálogo con otras formaciones políticas. Tenemos un acuerdo firmado que yo dudo que el bloque de la derecha quiera apoyar realmente. Somos leales al acuerdo del Botànic porque responde al mandato popular.

Podem aparca la tasa turística. ¿Comparte como Compromís que debería implantarse en 2022?

Nunca hemos renunciado a la tasa turística: es nuestra medida desde 2017. En el contexto de crisis sanitaria, el turismo ha disminuido mucho y creo que debemos dejar respirar a este sector y que se recupere. Nuestras prioridades van mucho más allá, con una fiscalidad progresiva y verde, como estamos demostrando.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats