Vox ha presentado alegaciones contra el reglamento de la Diputación de Alicante al denunciar que se está extralimitando al crear la figura de personal directivo profesional. La síndica y presidenta provincial del partido ultraderechista, Ana Vega, alega que esta figura está vetada para las entidades locales y que solo son competentes el Estado y las comunidades autónomas.

La base de su reclamación tiene un antecedente en la impugnación que el propio PP hizo de esta misma cuestión en la Diputación de Cáceres ante la pretensión de la creación de los mismos puestos por parte del PSOE. En su alegación, Ana Vega reitera que el Tribunal Supremo resolvió sentando jurisprudencia en casación, dictando que una diputación es un ente local y no puede al amparo de su competencia regular ese tipo de puestos: «En base a ese precedente desde Vox hemos impugnado dos artículos que regulan esas figuras saltándose la ley», según Vega, quien añadió que «lo que resulta más sorprendente es que la Diputación de Alicante, cuyo presidente es Carlos Mazón, del PP, incurra en las mismas prácticas que ellos mismos denunciaron en Cáceres».

En su opinión, «esto demuestra que el PP es un partido con un discurso distinto según si gobierna o no. No son de fiar». Según reza la alegación presentada, «esta regulación excede la potestad reglamentaria de la corporación provincial, puesto que la misma está reservada al Gobierno del Estado y al Consell de la Comunidad Valenciana». Cabe recordar que la Diputación de Alicante ha aprobado su primer reglamento orgánico para la organización y funcionamiento de la corporación provincial y que introduce como principales aspectos el fomento de la participación de los alcaldes y los ciudadanos en la política provincial.