Después de distintos tiras y aflojas entre los socios del Botànic, el Gobierno valenciano aprobará finalmente un decreto para limitar las reuniones en domicilios a unidades de convivientes. Así lo anunció ayer la vicepresidenta Mónica Oltra, tras la reunión mantenida por el pleno del Consell en la sede de Distrito Digital en Alicante, coincidiendo con el día festivo en València. La portavoz del Ejecutivo autonómico aseguró que la resolución es inminente, y respecto a la polémica generada con relación al control de la medida, instó a los ciudadanos a su cumplimiento sin necesidad de que se impongan sanciones. La Conselleria de Sanidad, por otra parte, está realizando un llamamiento a las asociaciones de vecinos para que la población se autoconfine, atendiendo a la gravedad de la situación epidemiológica.

La fórmula de aplicación de la limitación de las reuniones domiciliarias a las unidades de convivencia ha sido objeto de encuentros y desencuentros estos últimos días. Mientras la vicepresidenta, Mónica Oltra, avanzaba el pasado miércoles a través de un tuit que la mesa interdepartamental había aprobado esta restricción a la espera de un decreto del presidente Ximo Puig, fuentes del Ejecutivo aseguraban que no había salido adelante y que se había contemplado la necesidad de un aval jurídico. Todo ello mientras responsables de la Policía Nacional y la Guardia Civil planteaban inconvenientes a la medida, porque supondría ir en contra del derecho de la inviolabilidad del domicilio.

Pues bien, tras la sesión celebrada ayer por el pleno del Consell en Alicante, la propia vicepresidenta ratificaba que la publicación del decreto es «inminente». Mónica Oltra explicó que, en estos momentos, la limitación en los domicilios es de hasta seis personas, y que en lo que se está trabajando es en una restricción para limitar a las unidades de convivencia el poder juntarse en los domicilios.

La medida tendrá excepciones, como son el cuidado de familiares, mayores, niños y enfermos; el acogimiento familiar en todas sus modalidades; la convivencia alterna de los hijos de matrimonios que no conviven por custodia o visitas, o el caso de ancianos que viven solos, los cuales podrían unirse a una unidad de convivencia ampliada.

Respecto a las dificultades que encontrarían las fuerzas de seguridad para controlar las reuniones domiciliarias, Oltra instó a los ciudadanos a cumplir la restricción sin necesidad de que se impongan multas. Según sus palabras, «aquí estamos hablando de autocontrol, de lo que está bien en estos momentos y de lo que no. No se trata de que te vayan a poner una sanción, sino de que se te puede morir un familiar como consecuencia de un contagio. Esa sería la pena a la que se enfrentarían, y a lo mejor tendrían toda una vida para arrepentirse. Juntarse ahora es un peligro muy grande».

Estado de alarma

La vicepresidenta explicó, asimismo, que el Consell estaba esperando a ver si el Gobierno modificaba el estado de alarma para que se pudiera adelantar el toque de queda como están reclamando diferentes comunidades, incluida la valenciana, y poder incluirlo en el mismo decreto. Sin embargo, como eso no ha sucedido, sólo se contemplará la restricción de las reuniones domiciliarias. En este sentido, instó al Ejecutivo central a reconsiderar su postura en este tema, sobre la base de que «ahora son las comunidades las que están al mando en la lucha contra la pandemia».

La Conselleria de Sanidad, por otro lado, está haciendo un llamamiento a las asociaciones de vecinos para que la población se autoconfine por la gravedad de la situación epidemiológica. La petición se está canalizando a través de los centros de salud, que están contactando con diversas entidades en un intento de frenar el ritmo de contagios tras los 48 fallecidos de las últimas 24 horas y los 3.806 nuevos casos en un solo día en la provincia.

Rafael Ruiz, presidente de la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos y de la Asociación de San Blas, en Alicante, explicó que han contactado con él desde el centro de salud del distrito para que comuniquen este mensaje a la población ante la delicada situación que atraviesan todos los hospitales y centros de salud. «Piden que nos quedemos en casa. Están asustados porque la situación se está desbordando», afirma.

Un médico del centro de salud de la Florida, en Alicante, confirmó que se está pidiendo a las asociaciones, sobre todo a las de mayores, que salgan de casa lo imprescindible, que no se reúnan y que ayuden a que la pandemia no se extienda, que la situación está muy complicada y que todos tienen que poner de su parte.

José María Hernández, de la asociación La Voz de la Florida, también ha recibido esta llamada «para informarme de que están desbordados sanitariamente por todas partes, y también hospitalariamente, y nos piden ayuda para que informemos a todos los ciudadanos. Estoy poniéndome en contacto con el resto de asociaciones. Hay que tomar más medidas».

Habilitados 11,9 millones para el refuerzo hospitalario

El pleno del Consell aprobó ayer la consignación de una partida de 11,9 millones para cubrir el déficit de personal que sufren los hospitales. Mónica Oltra destacó que las plazas necesarias no pueden cubrirse a través de la bolsa, por lo que se recurrirá a la participación voluntaria de personal que se encuentre fuera de su jornada habitual. También hubo luz verde para las anunciadas ayudas dotadas con 160 millones, para respaldar a los sectores que se han visto más afectados por las restricciones vinculadas a la pandemia de covid.