La vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, ha calificado de "preocupantes" las imágenes de las protestas callejeras iniciadas tras el encarcelamiento del rapero Pablo Hasel, que han incluido enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y manifestantes en València, y se ha mostrado convencida de que el Gobierno central, que es "la institución competente" llevará a cabo las "investigaciones oportunas" y obtendrá las "correspondientes conclusiones".

La portavoz del Ejecutivo valenciano, durante su comparecencia posterior al pleno del Consell, ha sido preguntada sobre la opinión del Botànic sobre las protestas. A este respecto, ha admitido que sí se ha hablado sobre este asunto en la reunión celebrada esta mañana, si bien ha recordado que las reflexiones del Consell en ese marco "son secretas". No obstante, ha querido hacer una reflexión y ha señalado que, como dijo un agente de la Policía Nacional, tras lo ocurrido en Linares, el papel fundamental de la policía es "garantizar los derechos y libertades de toda la ciudadanía".

En esta línea, Oltra ha considerado que a los niños y adolescentes se les ha de poder educar "en la cultura de la libertad, la no violencia, la convivencia pacífica y el ejercicio de los derechos propios con respeto a los derechos de los demás", y no en "la cultura del miedo, y menos a aquellas personas que los deben proteger".

"Cuando una persona se encuentra en una situación donde su seguridad está en peligro, no puede haberse educado en el miedo a la policía, sino al contrario. Debe estar bien seguro de que es a quien debe dirigirse porque la van a proteger", ha afirmado la vicepresidenta.

Durante el pleno, el vicepresidente segundo, Rubén Martínez Dalmau, ha defendido el derecho a manifestación y la libertad de expresión, y ha sostenido que un gobierno como el Botànic no puede tolerar ningún tipo de violencia hacia la ciudadanía. Según un comunicado de Podem, Martínez Dalmau ha denunciado también abusos policiales contra los manifestantes, entre ellos, el que sufrió la síndica de esta formación en las Cortes, Pilar Lima.

 Preguntada sobre si todo el Consell ha compartido la reflexión del vicepresidente, Oltra ha dicho que no cree que haya ningún miembro de un gobierno democrático que no esté de acuerdo con la defensa de los derechos constitucionales, pues estaría fuera de la democracia y de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Sobre si cree que la Policía facilitó o impidió esos derechos, ha señalado que no le compete al Consell decidir eso, sino que tendrá que hacerlo la institución que tiene las competencias, que es el Gobierno.

Respecto a las peticiones de dimisión de la Delegada del Gobierno en la Comunidad, Gloria Calero, ha dicho que "es algo que el Consell no ha tratado y no le compete", y ha manifestado que cada partido es libre de pedir las explicaciones o responsabilidades políticas que considere.

También se ha referido a un mensaje del líder de Ciudadanos en la Comunidad Valenciana, Toni Cantó, en el que pedía sacar a Podemos y Compromís de las instituciones, para afirmar que es "un ejemplo práctico de la libertad de expresión", que da derecho a Cantó a decir esas cosas "sin perturbaciones".

Respecto a las aglomeraciones de personas que se producen en esas manifestaciones, ha reconocido que desde el punto de vista de la pandemia, está contraindicado, pero siempre "se debe ponderar el ejercicio de los derechos fundamentales, que es lo que se esta ejerciendo en este caso".