30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mazón lanza un nuevo envite al Consell: se suma al Fondo de Cooperación pero con su plan inversor

La Generalitat acepta la exigencia del dirigente provincial para aplicar los criterios de distribución alicantinos pero rechaza el programa «Más Cerca» al defender que los alcaldes deben tener libertad de decisión sin obligarles a justificar los gastos

Ximo Puig y Carlos Mazón en un encuentro en Alicante. | INFORMACIÓN

Ximo Puig y Carlos Mazón en un encuentro en Alicante. | INFORMACIÓN

Carlos Mazón lanzó ayer un envite a la Generalitat al solicitar la incorporación de la Diputación al Fondo de Cooperación siempre y cuando se respeten los criterios poblacionales de distribución alicantinos, un requisito que el Consell ha aceptado. Sin embargo, lo que a primera hora de este jueves parecía un acercamiento entre instituciones, al final se convirtió en un motivo más de enfrentamiento entre el PP y los grupos de la izquierda, que acusaron al presidente de tratar de colar un plan inverso que ya se aprobó en la Diputación en diciembre.

Los municipios de la provincia se han quedado durante los últimos cinco años sin ingresar la mitad del dinero del Fondo de Cooperación impulsado por el Consell ante la negativa de la Diputación a aprobarlo, primero con César Sánchez y ahora con Carlos Mazón. Es la única institución de la Comunidad que ha declinado sumarse con los 13,7 millones que le correspondían. La condición del Consell es que el dinero no tenga un destino definido para que cada población lo pueda dedicar a sufragar servicios o gasto corriente sin ningún tipo de justificación. Y ese, precisamente, es el principal punto de fricción que ahora ha enfrentado de nuevo a las instituciones. El plan Más Cerca obliga a los alcaldes a justificar los gastos y eso no gusta en el PSPV.

Carlos Mazón abrió este jueves la puerta a sumarse a este fondo a través de su plan inversor, el denominado Más Cerca, y que fue respaldado por todos los grupos y dotado con 30 millones.

«Estamos lanzando un guante para el debate parlamentario, buscando la transacción política y la no imposición», según el dirigente, quien hizo una exigencia inamovible: dar prioridad a la atención a los pequeños municipios. Este requerimiento no supuso ningún impedimento para el Consell, que ayer por la mañana ya dejó claro que lo aceptará porque el actual fondo permite que las diputaciones puedan elegir la forma de distribución. Aunque en este punto coincidieron, la posibilidad de sumarse a través del programa provincial no convenció a la Generalitat. El plan provincial salió adelante tras el cambio de las reglas fiscales sobre la utilización de remanentes en 2021, distribuyendo los 30 millones siguiendo principalmente criterios de población y priorizando en el reparto a los municipios más pequeños. Es verdad que con este programa los ayuntamientos tienen autonomía y libertad de decisión para dedicar los recursos a gasto corriente o a inversión, pero también es cierto que los alcaldes deben justificar los gastos. La Diputación no tiene competencias para hacer transferencias directas por lo que la única fórmula para cumplir el requisito del Consell es a través del Fondo de Cooperación. Esta negociación se está abordando con constantes conversaciones entre PP y Cs, que ayer reiteraron su imposibilidad de incluirlo en el presupuesto por los 24 millones que asume la Diputación con respecto a las competencias impropias. Al conocer la voluntad de Mazón por sumarse al Fondo de Cooperación a través de su plan inversor, los grupos de la izquierda cargaron con dureza contra el PP y Cs por «vender» un plan antiguo como nuevo. «Quieren entrar, perfecto. Pero que traigan 13,7 millones», dijeron ayer los portavoces de PSPV y Compromís, Toni Francés y Gerard Fullana, respectivamente.

El director general de Administración Local, Toni Such, aseguró que el Consell apoya la propuesta para repartir más recursos entre los pequeños pueblos, pero añadió que «el dinero debe ser incondicionado y los alcaldes no lo tienen que justificar». También desde el PSPV, el portavoz en la Diputación, Toni Francés, aseguró que «los ayuntamientos no se merecen estos enredos después de cinco años, y 55 millones perdidos», añadiendo que «la única opción digna que le queda al presidente es hacer una modificación de crédito, consignar el dinero y sumarse al Fondo de Cooperación». El portavoz de Compromís, Gerard Fullana, añadió que «esto es una tomadura de pelo. La realidad ha dejado de tener importancia para el PP. Votan una cosa, hacen la contraria y terminan riéndose de todos». Por su parte, el portavoz de Ciudadanos, Javier Gutiérrez, destacó la importancia de que la Diputación tenga libertad financiera para sumarse al programa autonómico y valoró la asistencia de Mazón a la reunión de ayer. Según apostilló, estas conversaciones demuestran «la voluntad de acuerdo de todo el equipo de gobierno».

La comisión bilateral acumula ya 14 meses de retraso

El presidente insiste en intervenir en las Cortes durante el debate parlamentario de la ley

El presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, participó ayer, por primera vez, en la reunión de la Comisión de Seguimiento del Fondo de Cooperación Municipal de la Generalitat Valenciana, donde, además de solicitar la inclusión de la institución provincial, instó al Consell a convocar la comisión bilateral entre la Diputación y la Generalitat que acumula ya 14 meses de retraso. En este sentido, Mazón reiteró la necesidad de que la adscripción al Fondo de Cooperación sea voluntaria y no obligatoria, una cuestión que propondrá debatir en la mesa bilateral entre ambas instituciones. El presidente enviará al Gobierno autonómico para su estudio los requisitos de reparto y las peculiaridades técnicas que defiende la Diputación en el reparto de fondos, con la intención de corroborar si son homologables, al tiempo que pidió comparecer en las Cortes para detallar esta cuestión, ante el futuro debate parlamentario de la ley.

Finalmente, el responsable institucional insistió en «encontrar puntos de encuentro para incorporar a la Diputación de Alicante en el Fondo de Cooperación de 2021». Todas estas cuestiones las planteará en la comisión bilateral entre la Diputación y la Generalitat, «un foro de diálogo necesario y cuya primera convocatoria se dilata en el tiempo», afirmó el presidente. «La Diputación de Alicante quiere exponer pormenorizadamente las reflexiones e intereses de la provincia, previos al definitivo trámite parlamentario de la ley que regula este fondo», subrayó. Durante el pleno provincial del pasado mes de febrero el presidente ya anunció la decisión del equipo de gobierno de aplazar la presentación de enmiendas al proyecto de Ley del Fondo de Cooperación. Esta predisposición llevó a retirar del orden del día las enmiendas, así como a pedir, por parte de Carlos Mazón, su comparecencia en las Cortes para exponer la postura de la institución provincial y presentar en dicha sesión los informes de los expertos a todos los grupos.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats