30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mazón da el pistoletazo de salida para definir los liderazgos locales del PP en la provincia

El dirigente provincial abordará en una segunda fase los comités donde el partido está más débil, como Alcoy, Elda o Dénia - Al proceso de asambleas se incorporan 18 municipios, que se suman a los 55 que ya se habían anunciado

El presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón.

El presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón.

El líder provincial del PP, Carlos Mazón, ha dado el pistoletazo de salida para hacerse con el control del partido, ya no solo en lo que se refiere a la estructura provincial, sino también eligiendo bajo su influencia a los líderes locales. Lo va a hacer justo en el momento en el que se siente más reforzado por la onda expansiva de la crisis de Ciudadanos y después de que la fallida moción de censura en Murcia haya dado alas a los populares para reunificar al centroderecha. Se sienten fuertes y, aunque todas las miradas están puestas ahora en las elecciones de la Comunidad de Madrid, los esfuerzos también se han trasladado al terreno local para comenzar a definir los comités de cara al ciclo electoral de 2023.

El PP de la provincia ha reactivado la celebración de la primera fase de sus asambleas locales que arrancará la semana del 12 de abril y se prolongará hasta el verano en un total de 73 municipios alicantinos. El partido ha sumado así 18 localidades más a esta primera etapa, que tuvo que ser aplazada el pasado mes de enero a causa de la pandemia. Después de haber cuadrado un organigrama provincial, este nuevo movimiento para apuntalar liderazgos locales o elegir nuevos permitiría al también presidente de la Diputación, que cuenta con el aval de Pablo Casado y Teodoro García Egea, afrontar un congreso autonómico con toda la organización aglutinada a su alrededor.

En esta primera tanda se abordarán los liderazgos de las principales ciudades, como Alicante, Elche, Benidorm, Torrevieja, Calp o El Campello, donde el partido está más fuerte y existen mejores datos de afiliación. El alcalde de Alicante, Luis Barcala, será el nuevo presidente local en la capital, en sustitución de Antonio Peral; en Elche, el ilicitano Pablo Ruz, portavoz de Educación del PP en el Senado, y una de las personas cercanas a Pablo Casado, volverá a estar al frente de la ejecutiva; en Benidorm tendrá el control Toni Pérez, actual secretario general del partido y alcalde de Benidorm con mayoría absoluta tras su éxito electoral en los comicios locales. Ana Sala será la presidenta de Calp, uno de los feudos del PP en la Marina Alta; mientras que en El Campello tomará las riendas Juanjo Berenguer, que ya fue alcalde entre 2011 y 2015, y que después de las elecciones de 2019 volvió a presidir la corporación tras cuatro años en la oposición. Estos son los primeros nombres del nuevo equipo que está formando Carlos Mazón para esculpir su nueva maquinaria. Aunque todavía está por concretar, Benidorm es la principal ciudad que se baraja para comenzar el proceso, aunque la decisión estará condicionada por la incidencia del covid. En esta primera tanda, Carlos Mazón se ha dejado fuera todos los puntos conflictivos donde el PP sufrió más apuros en las elecciones y, por ende, donde tiene un espacio de poder más reducido. Es justamente ahí donde radica la importancia de formar equipos sólidos y donde verdaderamente Mazón demostrará su capacidad por recuperar el terreno perdido. Sin embargo, el dirigente provincial ha decidido comenzar a tramitar la renovación de las estructuras que se caen por su propio peso y en las que se respeta el status quo de cada municipio.

Los comités donde la organización está más débil se celebrarán en una segunda fase. Es el caso de la comarca del Medio Vinalopó, donde los socialistas controlan las tres principales alcaldías: Elda, Petrer y Novelda. Tampoco se centrará por el momento en Orihuela, con el alcalde del PP, Emilio Bascuñana, gobernando con el apoyo de Ciudadanos, ya que sus nueve concejales fueron insuficientes para formar gobierno. Otro de los municipios que pasan a una segunda fase es Alcoy, con el creciente liderazgo del alcalde socialista y portavoz en la Diputación, Toni Francés. Tampoco incluyen a Dénia, donde los socialistas, con Vicent Grimalt a la cabeza, se impusieron por mayoría absoluta.

La mayor parte de los municipios que se han integrado en este primer arranque son pueblos pequeños, aunque también se recogen otros de mayor población con Calp o Altea. El proceso asambleario comenzará a mediados de abril y estará completado antes del verano, a expensas de que la evolución de la pandemia pueda ocasionar algunos cambios. No obstante, el Partido Popular provincial está estudiando fórmulas mixtas (parte presencial y el resto con conexión online), si bien se irá avanzando en esta medida en función de los datos sanitarios. El coordinador general, Juan Francisco Pérez Llorca, ha sido el encargado de proponer por comarcas los municipios donde se han aprobado las 73 asambleas locales. Según afirmó Carlos Mazón, «el partido se está ampliando y haciéndose cada vez más fuerte y seguirá siendo una herramienta fundamental para la defensa de Alicante y de los alicantinos».

La dirección del PP considera que la desintegración de Ciudadanos puede provocar un desembarco de cargos en las filas populares, lo que les ayudaría a aumentar sus afiliaciones. Desde septiembre, los populares suman más de 500 inscritos. La herida abierta en el seno de Cs ha abierto la puerta a una posible reunificación del voto de centroderecha y, de hecho, desde la provincia también se está trabajando por acoger a los dirigentes descontentos con las decisiones adoptadas por Inés Arrimadas. El PP se siente reforzado desde que consiguió desmontar, en tan solo 48 horas, el intento de derribo del Gobierno de Murcia. Si hubieran perdido esta autonomía, las aspiraciones de Mazón se hubiesen frenado en seco puesto que sus valedores, Pablo Casado y Teodoro García de Egea, ya estaban en el foco tras las elecciones catalanas. Sin embargo, soplan vientos favorables para los populares después de una jugada que podría salirles redonda. Han logrado debilitar a la oposición en Murcia y han colocado a Isabel Díaz Ayuso con ventaja en Madrid, aunque, si necesitaran el apoyo de Vox, se verían obligados a dar un giro a la estrategia de Pablo Casado con la que pretendía llegar a las elecciones generales alejado de Santiago Abascal.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats