30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alcaldes que apuestan al verde

Seis localidades se suman a un programa europeo coordinado por la Federación Valenciana de Municipios que promueve la modificación de políticas fiscales para incentivar el consumo de energías renovables con bonificaciones a particulares y empresas

La instalación de placas solares en viviendas y urbanizaciones, más allá de lo que exige la normativa, es una de las propuestas que cada vez se incentiva más.  | RAFA ARJONES

La instalación de placas solares en viviendas y urbanizaciones, más allá de lo que exige la normativa, es una de las propuestas que cada vez se incentiva más. | RAFA ARJONES

Tres municipios de la provincia de Alicante se han convertido en uno de los laboratorios de Bruselas para experimentar cómo promover el consumo de energías renovables a partir de la modificación de políticas fiscales en el ámbito local. Altea, Pedreguer y Dolores se posicionan hoy como punta de lanza de un proyecto basado en el desarrollo de planes estratégicos para conseguir que la sociedad apueste por reducir el consumo eléctrico y se preocupe por el medio ambiente. La clave está en concienciar sobre la importancia de aplicar cambios de hábitos, y qué mejor forma de convencer al ciudadano que con una rebaja de tasas e impuestos. Son medidas que se han empezado a aplicar ya a partir de reformas de las ordenanzas municipales, y eso es algo que no ha estado exento de trabas en las administraciones locales, al abordar cuestiones que en muchos casos han sido absolutamente pioneras.

Alcaldes que apuestan al verde | INFORMACIÓN

Pilotado por la Unión Europea y coordinado por la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP), el denominado Local4Green se ha desarrollado en municipios medianos y pequeños, los que más dificultades pueden presentar por sus limitaciones técnicas y económicas para abordar las modificaciones que tienden a la transformación de Europa en un territorio más sostenible. El objetivo final es el de transferir los resultados de las actividades piloto hacia el resto del territorio y, en ese aspecto, el término de Pedreguer, de algo menos de 8.000 habitantes, se ha convertido en todo un referente. El Ayuntamiento, presidido por Sergi Ferrús, ha aprobado la modificación de cuatro ordenanzas para impulsar las renovables con el apoyo técnico de la Fundación Musol, que colabora en el Local4Green, y de Pont a Europa, el servicio de orientación en proyectos europeos de la FVMP. En concreto, el consistorio ha introducido cambios en la ordenanza reguladora del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras; con la bonificación del 95% de la cuota para quienes pongan en funcionamiento sistemas para el aprovechamiento de la energía solar; y en el Impuesto de Bienes Inmuebles, con una bonificación máxima 50% en la cuota durante tres primeros períodos y del 25% en los dos períodos siguientes, en función del valor catastral, para los inmuebles en los que se hayan instalado dichos sistemas de aprovechamiento energético. La tercera ordenanza modificada ha sido la reguladora del Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica, que reduce el gravamen a los menos contaminantes; y, por último, la reguladora del Impuesto de Actividades Económicas, que determina que disfrutarán de una bonificación del 50%, durante los primeros cinco años, en la cuota correspondiente al tramo municipal para aquellos que produzcan y utilicen, para el desarrollo de sus actividades , energía obtenida en instalaciones para el aprovechamiento de renovables como eólica, solar, a partir de biomasa o sistemas de cogeneración.

Alcaldes que apuestan al verde | JAVIER SERRANO

El regidor de Pedreguer explica que, para acometer esos cambios para implementar políticas fiscales innovadoras tendentes a la sostenibilidad, ha sido vital recibir asesoría técnica. Lo primero, para desarrollar el proyecto, que implica también a los técnicos municipales. Después, para su validación por parte de SUMA y, finalmente, con su aprobación en el pleno municipal, que debe dar el visto bueno final al cambio de ordenanzas. Un camino muchas veces tortuoso por la falta de experiencias similares en territorios cercanos. «Ahora estamos transmitiendo nuestra experiencia a otros municipios que se han sumado al pacto. Aunque las medidas todavía no han tenido demasiada repercusión en la localidad, es un paso importante para que los vecinos se conciencien sobre nuevas energías y que puedan comparar el gasto y el ahorro que suponen», subraya Ferrús.

Alcaldes que apuestan al verde | ÁXEL ÁLVAREZ

En Altea, María Antonia Lavio, concejala de Proyectos Europeos, sigue de cerca los pasos de Pedreguer para desarrollar políticas similares. También allí se subvenciona ya el impuesto ligado a construcciones entre quienes ejecutan inversiones para el aprovechamiento energético y van un paso más allá de lo que exige la normativa. Se bonifica igualmente a los vehículos que menos CO2 emiten a la atmósfera. Su aportación al proyecto europeo, en el que han participado un total de nueve países, pasa por experimentar la variación de la ordenanza municipal para rebajar el 25% la tasa de licencias de apertura de negocios a aquellos que acrediten que contratan con empresas que promueven el uso de energías limpias, explica la edil. Desde el consistorio se intentó asimismo articular bonificaciones ligadas al IBI pero, según Lavio, no se consiguió por las reticencias de los funcionarios que debían dar el visto bueno. « En Intervención se frenó al considerar que la legislación establece los supuestos en los que se puede modificar el IBI, pero poco a poco Europa va marcando el camino y acabará siendo posible», destaca. Ese es solo un ejemplo de los obstáculos que han ido sorteando los consistorios pioneros en articular esta serie de cambios, pero ahora, señala la concejala, poco a poco se va abriendo camino con las experiencias puestas en marcha en otras localidades y, por ello, volverán a intentarlo. «Sabemos que Europa está marcando el camino, la economía del futuro va a ser sostenible y seguiremos insistiendo en el tema del IBI», añade. Y no le falta razón, porque los 14.000 millones que se calcula que recibirá la Comunidad Valenciana en el marco del plan para incentivar la economía tras la pandemia están intrínsecamente ligados al desarrollo de propuestas en materia de transición energética o movilidad sostenible. Al final, explica Gonzalo Albir, coordinador de proyectos europeos de la FVMP, lo más importante son las sinergias que se crean entre los países participantes, «para compartir conocimientos de las políticas que se aplican en otros territorios, conocer técnicos en materias relacionados con el medio ambiente y la fiscalidad, y tener acceso a los diferentes proyectos». Y es así, según coinciden todos ellos, como se asientan los cimientos de lo que será una Europa más verde, un objetivo en el que el municipalismo tiene mucho que decir y que aportar, como lo demuestra su propia experiencia.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats