Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Botànic cierra filas: indiferencia hacia el futuro líder del PPCV para alejarlo del foco

Mónica Oltra rechaza confrontar con Carlos Mazón a pesar de sus críticas y defiende la gestión del Consell

La vicepresidenta Oltra, ayer, en el pleno del Consell.

La vicepresidenta Oltra, ayer, en el pleno del Consell. TONY SEVILLA

El Botànic, el tripartito de izquierdas que lleva las riendas de la Generalitat Valenciana, no considera un interlocutor de la oposición a Carlos Mazón. El alicantino que está llamado a coger las riendas del PPCV no tiene representación en la Cámara valenciana y, por tanto, seguirá siendo exclusivamente el presidente de una entidad local, es decir, de la Diputación de Alicante. Esa es la estrategia que está dispuesto a trazar el Gobierno autonómico, es decir, evitar la bronca con el que se convertirá en julio en el líder de los populares en un intento de frenar sus pretensiones de entrar de lleno en la escena política autonómica.

Mazón inició ayer su carrera hacia la presidencia de su partido confrontando el proyecto político que propone para la Comunidad con la hoja de ruta que sigue la coalición de PSPV, Compromís y Unides Podem. Los acusó de no defender los intereses de los valencianos en materia de financiación, frente al posible recorte del trasvase Tajo-Segura o en relación con el turismo. Minutos después de sus declaraciones, por primera vez desde el cuartel general del PPCV, la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, fue preguntada por esta cuestión durante su comparecencia posterior al pleno del Consell, celebrado ayer en Guardamar del Segura. Pero la portavoz regional, tal y como viene haciendo en los últimos meses el presidente, Ximo Puig, no entró al trapo. Se limitó a defender la labor del Ejecutivo progresista, el trabajo para hacer frente a los desafíos a los que se enfrenta la Comunidad Valenciana, y lo hizo, además, con un perfil calmado, transmitiendo absoluta tranquilidad.

El Botànic, defendió, «antepone los intereses valencianos» frente al Gobierno «o la institución que sea», subrayó, recordando, asimismo, que existe un amplio acuerdo parlamentario y social que apoya la reivindicación de la financiación justa y la regularización de la deuda que se ha producido por la infrafinanciación. Un pacto al que, recordó, también se sumó la Diputación de Alicante. Sobre los recursos hídricos, sostuvo una vez más que la Generalitat recurrirá «sin ninguna duda» sobre los nuevos caudales del trasvase Tajo-Segura «en cuanto se produzca el acto susceptible de recurso».

Recalcó en ese sentido que el Gobierno valenciano «seguirá defendiéndolo como los últimos años, política y judicialmente. Lanzó, además, un dardo al centro de la geografía nacional, y dijo que «no es un problema de cabecera, sino del tramo central», donde «se carga de aguas contaminadas y no depuradas». «La contaminación en esa parte de la Comunidad de Madrid también es libre», ironizó.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats