Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ciudadanos salta por los aires en las Cortes con la marcha de cuatro diputados argüesistas al grupo de no adscritos

José Antonio Martínez, Cristina Gabarda, Jesús Salmerón y Sunsi Sanchís, partidarios del expulsado Argüeso y más cercanos al PP, se marchan entre duras críticas a los nuevos responsables del partido

El grupo parlamentario de Cs en las Cortes, en una imagen de archivo de antes de la pandemia y, por tanto, de antes de la crisis. | INFORMACIÓN

El grupo parlamentario de Cs en las Cortes, en una imagen de archivo de antes de la pandemia y, por tanto, de antes de la crisis. | INFORMACIÓN

La fractura del grupo parlamentario de Ciudadanos en la Cortes Valencianas ha llegado a un punto de no retorno. Los diputados José Antonio Martínez, Cristina Gabarda, Jesús Salmerón y Sunsi Sanchís, partidarios del expulsado Emilio Argüeso y del sector más cercano al PP, anunciaron ayer su marcha del partido para pasar a formar parte del grupo de los no adscritos. Lo hicieron entre duras críticas a los actuales responsables de la formación naranja, a los que acusan de haber virado a nivel ideológico para convertirse en una muleta del sanchismo. La dirección, por su parte, califica el comportamiento de los cuatro de «vergonzoso», y les exige la devolución del acta. El cisma, en cualquier caso, no parece que vaya a quedar ahí, ya que todo indica que se podrían registrar nuevas fugas en el grupo parlamentario.

La guerra interna que se venía viviendo de forma larvada en el seno de Ciudadanos se recrudeció con el portazo protagonizado por el anterior síndic, Toni Cantó, cuando a raíz de la fracasada moción de censura de Murcia decidió abandonar el partido, anunciando pocos días después que iba a respaldar la candidatura de la popular Díaz Ayuso en Madrid. En medio de este embrollo, Inés Arrimadas daba una vuelta más de tuerca a la tensión cuando decidía expulsar al senador alicantino Emilio Argüeso, que fue acusado de ofrecer prebendas a cargos y afiliados para que abandonaran la formación y se pasaran a las filas del PP, algo que él niega.

La dirección naranja en la Comunidad califica su comportamiento de «vergonzoso» y les exige la devolución del acta

decoration

En este contexto, los dos bandos en que se encuentra dividido el grupo parlamentario en las Cortes, los oficialistas por un lado y los argüesistas por el otro, habían venido velando armas en las últimas semanas, hasta que las recientes elecciones de Madrid, que han traído consigo la desaparición de la formación naranja, lo han hecho saltar todo por los aires.

Fue ayer cuando Jesús Salmerón y Sunsi Sanchís, diputados por Valencia; Cristina Gabarda, por Castellón; y José Antonio Martínez, por Alicante, todos ellos del bando de Argüeso, anunciaban su marcha al grupo de los no adscritos a través de un comunicado muy crítico con el rumbo que ha tomado la formación naranja desde la marcha de Albert Rivera.

En un comunicado, destacaron que, «desde hace más de un año, con la nueva dirección del partido, hemos observado como Cs ha ido abandonando los principios liberales que nos llevaron a sumarnos a este proyecto. Conseguimos grandes resultados electorales y aportamos soluciones reales a los valencianos y españoles. Sin embargo, hoy vemos como se confirma el giro ideológico de Cs para seguir siendo una muleta del sanchismo. No nos sumamos al partido para ir de la mano de Sánchez y de toda su tropa que quiere destruir España y la Comunidad Valenciana».

También censuraron la falta de autocrítica. «Los mismos dirigentes que llevaron a que Cs perdiese el 90% de sus votos en Cataluña o a que en Madrid desaparezcamos, siguen agarrándose a la silla sin asumir ninguna responsabilidad», afirmaron, al tiempo que destacaron que «la falta de asunción de responsabilidades tras las elecciones catalanas y la vergonzosa moción de censura de Murcia son solo un ejemplo de la pérdida de valores de los que están dirigiendo el partido».

Así, resaltaron que, tras abandonar el grupo parlamentario de Cs en las Cortes Valencianas, «seguiremos trabajando y defendiendo en libertad los intereses de todos los valencianos desde nuestros principios y valores».

Cabe reseñar, asimismo, que la marcha de los diputados coincide con el anuncio de que Carlos Mazón va a presidir el PP valenciano, lo que podría interpretarse como un guiño en este sentido.

Por su parte, la dirección de Ciudadanos en la Comunidad Valenciana, alineada con Inés Arrimadas a través de la nueva síndica, Ruth Merino, exigió a los cuatro diputados que entreguen el acta, «en virtud del compromiso suscrito con la formación a través de la Carta Ética, que exige a todos los cargos elegidos bajo las siglas del partido que la devuelvan en el supuesto de abandonarlo».

En un escrito, la dirección «lamenta, condena y rechaza este tipo de comportamientos tan lamentables como vergonzosos por parte de quienes degradan la política a los niveles más ínfimos, cuando ponen los escaños que han recibido en virtud de unas siglas comunes al servicio de intereses personales, faltando al respecto a todos los afiliados de este proyecto que siguen trabajando por el mismo».

Por detrás de Compromís

Con la marcha de estos cuatro diputados, Ciudadanos, que había obtenido 18 escaños en las pasadas elecciones autonómicas, pasa a ser la cuarta fuerza política en las Cortes por detrás de Compromís, que cuenta con 17. Además, todo parece indicar que estos no serán los últimos diputados naranja que abandonan el partido, lo que le daría al grupo de los no adscritos el control de la reforma de la Ley Electoral que persigue el Botànic. Sólo haría falta una fuga más para que ello fuera posible.

La vicealcaldesa de Alicante dice que el pacto no peligra

La vicealcaldesa y portavoz municipal de Ciudadanos en Alicante, Mari Carmen Sánchez, tras los acontecimientos vividos en las Cortes Valencianas, aseguró ayer que el pacto con el PP en el Ayuntamiento de la ciudad «es firme y estable, por lo que tenemos una tranquilidad absoluta en este sentido». Respecto a la marcha de los cuatro diputados, señaló que «la puerta está abierta en el partido tanto para entrar como para salir. Aquellos que no comparten el proyecto es mejor que salgan para no poner palos en las ruedas. Lo que lamento es que no hayan entregado sus actas».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats