Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ortiz asume el liderazgo en las Cortes hasta que el aparato decida quién sustituye a Bonig

La secretaria general del PPCV toma las riendas en el próximo pleno mientras el grupo sigue sin resolver quién estará al frente de la sindicatura en la Cámara

La portavoz adjunta del grupo popular, Eva Ortiz, interviene en las Cortes.

La portavoz adjunta del grupo popular, Eva Ortiz, interviene en las Cortes.

La salida de Isabel Bonig de la escena política autonómica, tras su renuncia al escaño en las Cortes Valencianas, donde ostentaba el cargo de síndica, ha obligado a buscar una alternativa. Y rápido. La próxima semana está programada una sesión de control al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y ayer, para sorpresa de ciertos diputados populares, se notificó que será Eva Ortiz, portavoz adjunta y mano derecha de Bonig, la que formulará la pregunta de rigor al jefe del Consell. Al fin y al cabo, la alicantina es en estos momentos el cargo más relevante del PPCV en la Cámara, pero su continuidad en la ejecutiva del partido, una vez que se ensalce a Carlos Mazón como presidente, está en entredicho. Ortiz se sitúa fuera de prácticamente todas las quinielas para ocupar cargos de relevancia orgánica. No se descarta que continúe como portavoz adjunta, pero nunca como síndica.

Concejala en Orihuela, diputada en las Cortes y eurodiputada en Bruselas son los cargos que figuran en el currículum político de Ortiz, que ha sobrevivido a varios presidentes de su partido durante sus 19 años de actividad institucional. Ayer, fue ella misma quien dio a conocer que formulará la pregunta a Puig, y en ese preciso momento se enteraron algunos diputados de su propia bancada.

En principio, será el grupo popular el que tendrá que rubricar el acuerdo para designar al nuevo síndic, pero todavía no hay fecha determinada mientras el PPCV se encamina hacia el congreso para la renovación de liderazgos, el 3 de julio. Nadie duda que el próximo líder, que será el candidato de Génova, Mazón, tendrá mucho que decir al respecto de la elección del nuevo portavoz, a todas luces un diputado de su círculo de confianza.

Parece del todo improbable que el grupo popular alargue la designación de su nuevo portavoz casi dos meses, hasta el congreso, y aunque algunas voces apuntaban a la posibilidad de que los tres adjuntos -Eva Ortiz, Elena Bastidas y Miguel Barrachina- pudieran realizar un trabajo conjunto, desde la filas del Botànic se empezó ayer apretar las tuercas para que se tomen decisiones y, de paso, para evidenciar que en el seno del PPCV todavía no existe una posición clara al respecto. PSPV y Compromís recalcaron que el reglamento de las Cortes establece que la pregunta de control la efectúan los síndicos, quienes pueden ser sustituidos temporalmente por cuestiones muy concretas: enfermedad o incapacidad temporal, o por ausencia con motivo de un viaje oficial. Coincidieron en que, por situaciones sobrevenidas, se suelen hacer excepciones, tal como se hizo recientemente en Cs tras el portazo de Toni Cantó; pero apelaron a la necesidad de tomar decisiones para que el funcionamiento de la Cámara no se vea afectado por los procesos internos de los populares. La socialista Carmen Martínez recordó a este respecto que, cuando Mónica Oltra era síndica de Compromís y no pudo acudir a un pleno, el PP impidió que el adjunto, Enric Morera, pudiera tomar la palabra.

En el próximo pleno, la polémica también está servida desde las filas del Botànic. El Consell comunicó ayer que seis conselleres faltarán a la sesión del miércoles y cuatro más a la del jueves; una decena de faltas que han generado críticas de la oposición, pero también de los grupos parlamentarios de la izquierda, que reconocen lo anómalo de tantas ausencias en un pleno que sirve, entre otras cuestiones, para fiscalizar al Gobierno, aunque difícil lo tienen si no acude.

Anaya trunca las aspiraciones de Mazón de lograr una candidatura única

El alcalde de Ayora planta cara a Génova y cuestiona la doble «vara de medir» entre los candidatos

El alcalde de Ayora y aspirante a la presidencia del PP valenciano, José Vicente Anaya, ha plantado cara a Génova al mantenerse firme en sus aspiraciones y ratificarse en su posición de querer liderar el partido. El martes anunció que se quejará a la dirección nacional porque el PP provincial le ha exigido que renuncie a sus cargos internos antes de presentarse como candidato, algo que no se ha exigido a otros candidatos. En clara alusión a Carlos Mazón, el alcalde de Ayora cuestionó la «doble vara de medir en este proceso, porque para un candidato es incompatible ocupar un cargo en el PP y presentarse a liderar el partido, y para otros la acumulación de cargos no es un problema».

Esta decisión amenaza con truncar las aspiraciones de Carlos Mazón para conseguir una candidatura única. Anaya anunció este martes que deja el cargo de coordinador del PP en la provincia de Valencia para tener vía libre y presentarse al XV congreso autonómico del partido que se celebrará en València el 3 de julio.

El alcalde cumple así con lo establecido en el comité ejecutivo del PP provincial, dejando todos sus cargos en el partido antes de optar a la presidencia autonómica del mismo. En esta línea, reclamó «limpieza e igualdad en el proceso». Por su parte, Carlos Mazón volvió a reiterar su oferta a José Vicente Anaya para integrarse en la directiva del partido. El líder alicantino manifestó su deseo de que en los próximos días puedan llegar a ese «punto de encuentro».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats