Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mazón arrasa con 12.000 avales en la carrera para liderar el PP y Anaya mantiene su pulso

El presidente de la Diputación supera de largo las 7.200 adhesiones logradas por Bonig hace cuatro años y el alcalde de Ayora se queda en 200. El dirigente alicantino pide abrir las puertas del partido mientras el valenciano denuncia presiones a la militancia

Carlos Mazón, rodeado de simpatizantes en la sede regional del PP de València. | INFORMACIÓN

Carlos Mazón, rodeado de simpatizantes en la sede regional del PP de València. | INFORMACIÓN

El comité organizador del congreso regional del PP ratificó el viernes la candidatura de Carlos Mazón para optar a convertirse en el nuevo líder de los populares valencianos. Pero Mazón no estará solo en esta carrera, puesto que la candidatura que lidera el alcalde de Ayora, José Vicente Anaya, también fue ratificada, por lo que el todavía líder provincial no será el único aspirante en liza como le ocurrió en el congreso provincial que se celebró hace un año. Aunque está por ver si se alcanza un acuerdo a cambio de cesiones, en estos momentos Anaya ha roto los esquemas de Mazón al acentuar la sensación de inestabilidad y división en el partido y complicar el congreso por aclamación al que aspiraba el dirigente alicantino.

El cierre del plazo para presentar los avales finalizaba este viernes a las ocho de la tarde. Al mediodía, José Vicente Anaya acudía a la sede regional del partido junto a miembros de su candidatura para presentar en torno a 200 firmas, aunque aseguró haber recibido unas 500. Por su parte, Carlos Mazón volvió a hacer una demostración de fuerza y acudió a la sede a las seis y media de la tarde con cerca de 12.000 avales recogidos. Allí le esperaban decenas de militantes entre aplausos y gritos de «president» o «Valencia con Mazón». La cifra supera con creces a las 7.200 firmas que Isabel Bonig presentó hace cuatro años. A última hora de la tarde, el expresidente de Nuevas Generaciones en la Comunidad, José Luis Bayo, también se presentó en la sede con sus apoyos, pero finalmente el comité decidió que no reunían las condiciones exigidas. Pasadas las ocho de la tarde, los miembros de la organización confirmaron las candidaturas y comunicaron también a los dos protagonistas la resolución. Para ser proclamado candidato a la presidencia regional era necesario presentar el apoyo de, al menos, 90 afiliados que estén al corriente de pago de sus cuotas.

José Vicente Anaya, con miembros de su candidatura, tras presentar los avales. | INFORMACIÓN

Los movimientos de Pablo Casado y Teodoro García Egea para controlar el PP en la Comunidad Valenciana empezaron a gestarse en el momento en el que Carlos Mazón se convirtió en presidente de la Diputación. Desde entonces, el alicantino ha tenido un papel determinante en la renovación de la organización, muy debilitada tras las últimas elecciones autonómicas de 2019 en las que registró el peor resultado de toda su historia que le dejó en apenas 19 diputados cuando en 2011 llegaron a superar los cincuenta parlamentarios.

A ningún dirigente popular se le escapa que Mazón es el ungido por Génova para controlar la nave regional, y eso ha generado muchas suspicacias entre los precandidatos. En los círculos populares ya consideran al presidente de la Diputación como el candidato a la Presidencia de la Generalitat de cara a las elecciones de 2023, si no se celebran antes.

Por su parte, José Vicente Anaya, que cuenta con el respaldo de Francisco Camps, volvió a abrir este viernes el debate sobre los favoritismos que existen en el partido y elevó el tono de sus declaraciones al asegurar que los afiliados no han tenido la libertad de poder decidir a quién le daban el voto, en clara referencia a la candidatura de Carlos Mazón. «El aparato del partido ha hecho su trabajo y nosotros, el nuestro», dijo Anaya, apostillando que hay personas que «han dado su aval», pero les han pedido «que no lo entreguen» porque «no quieren salir en la foto». Sin embargo, fuentes del PP aseguraron a este medio que el alcalde de Ayora no llegará a someterse a la votación de los compromisarios y que a lo largo de esta semana anunciará que deja el camino libre al alicantino.

Ya por la tarde, en la sede regional del PP, Carlos Mazón se dedicó a criticar el «ninguneo» de Pedro Sánchez a esta Comunidad y se comprometió a bajar los impuestos y crear empleo. «Este es un partido con las puertas abiertas en el que la gente va a encontrar mucha ilusión y un proyecto con muchas ideas». Mazón elogió el papel de María José Català, a quien ha confiado la dirección de la campaña y que previsiblemente se convertirá en la próxima secretaria general. Pero, a lo largo del discurso que pronunció frente a los militantes, el presidente de la Diputación se centró sobre todo en cargar contra el Botànic y contra la gestión de Ximo Puig por las listas de espera de Sanidad o por lo que considera una falta de contundencia a la hora de reivindicar los intereses de los valencianos: «Me sorprende que se le llame Botànic a un Gobierno al que no le veo las flores por ningún sitio. La financiación es nuestra sanidad, nuestra educación y nuestras infraestructuras. Cuando el Gobierno de España se ríe de nosotros, aquí se mira hacia otro lado», dijo el dirigente.

La campaña electoral comenzará el sábado y terminará el 29 de mayo. Puesto que Mazón tiene el objetivo de seguir uniendo el mando institucional de la Diputación con el control regional del PP, la estrategia a lo largo de esta semana va a ser centrarse en su cargo institucional y, de hecho, el miércoles acudirá a Fitur, después de una semana en la que ha estado más fuera que dentro del Palacio Provincial. Mazón ha recorrido nada menos que 2.700 kilómetros en tan solo seis días a través de una ruta que le ha llevado a Alzira, Gandía, Castellón, València, Orihuela o Santa Pola, entre otros municipios.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats