Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell se distancia pese a salpicar el caso al PSPV

La vicepresidenta Oltra enmarca la trama en la época de la exalcaldesa Rita Barberá y asegura que ahora «la forma de gobernar es otra»

Los agentes que participaron el jueves en la operación Azud II. | GERMÁN CABALLERO

Los agentes que participaron el jueves en la operación Azud II. | GERMÁN CABALLERO

La portavoz del Consell, Mónica Oltra, trató ayer de marcar distancias con la última operación anticorrupción desplegada por la UCO en la Comunidad Valenciana, que se ha saldado con la detención de cargos relevantes vinculados al PSPV, como el hasta el jueves subdelegado de Gobierno, Rafa Rubio, o el director de los servicios jurídicos de Divalterra, José Luis Vera. La vicepresidenta hizo hincapié en que la Operación Azud es la consecuencia de una trama que enmarcó en el Ayuntamiento de València y que vinculó a la época de Gobierno de Rita Barberá: «Nos recuerda la manera de gobernar de antes de que llegara el Botànic», subrayó la también vicepresidenta del Gobierno autonómico.

Oltra aseguró que este tipo de actuaciones han quedado desterradas y que usar la política para negocios de unos pocos y para el bienestar de las persona «es cosa del pasado». Ahora, enfatizó, el Consell se caracteriza por hacer de la política una herramienta útil. Preguntada sobre si creía que el actual gobierno de la Diputación de València, con PSPV y Compromís como socios de gobierno, debe destituir como alto directivo a José Luis Vera, aún vinculado a la institución, Oltra remitió a un código de buen gobierno que debe cumplirse, en clara alusión a que, en su opinión, no debería mantenerse al jefe jurídico en su puesto.

En cualquier caso, la portavoz del Consell insistió en que, aunque «personas corruptas hay en todas partes», la diferencia está en cómo se actúa, remachó, en referencia al fulminante cese de Rafael Rubio de la cúpula de la Delegación de Gobierno.

Ábalos y Mata, «sorprendidos» por la detención de Rafael Rubio

Alarma, sorpresa y perplejidad. Son los términos empleados por dos pesos pesados del socialismo valenciano, como son José Luis Ábalos y Manolo Mata, para referirse a la última operación anticorrupción que ha arrastrado a varios cargos públicos en activo y exdirigentes vinculados a su partido. «Me parece una cosa rarísima del año 2006 que parece un sinsentido. Estamos a lo que estamos», declaró Mata -síndic del PSPV- sobre la detención del exsubdelegado del Gobierno, Rafael Rubio, que confió en que se resuelva «de manera positiva». Por su parte, el ministro de Transportes y Movilidad y secretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos, expresó su «alarma y sorpresa» por el arresto de Rubio, que fue su sustituto al frente de la secretaría local del PSPV en València. Ábalos reconoció que el exconcejal estaba imputado cuando fue nombrado subdelegado del Gobierno, aunque aseguró que se trataba de una cuestión distinta por un caso de supuesta malversación derivado de la presunta contratación de asesores que cobraban sin trabajar en la diputación.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats