Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

TURISMO

Toni Pérez: «El modelo de sol y playa sostiene el tejido social y productivo»

Pérez cree que el Botànic y el Gobierno de España deberían haber aprobado un plan especial para el sector

El nuevo presidente
 provincial del PP,
 Toni Pérez.  jose navarro
 | JOSE NAVARRO

El nuevo presidente provincial del PP, Toni Pérez. jose navarro | JOSE NAVARRO

Obtuvo una mayoría absoluta arrolladora en Benidorm y su gestión como alcalde lo avala ahora para asumir el mando del PP provincial, después de que Carlos Mazón se haya centrado en su liderazgo autonómico. Toni Pérez simboliza la figura más conciliadora y dialogante de la organización. Sus valedores dicen que lo lleva en el ADN. El nuevo presidente del PP de Alicante asegura que basará esta nueva etapa en el diálogo y en la escucha activa.

Ahora que ha tomado las riendas del PP provincial, ¿cuáles son los principales ejes de su proyecto?

Esos ejes coinciden con el proyecto que presentó Carlos Mazón hace un año. Este es el partido que suma generalmente más votos por parte de nuestros conciudadanos y, por lo tanto, el eje es la escucha activa y defender los intereses de la provincia. Alicante tiene que levantar la bandera del agua o del valenciano sin imposiciones. Detrás de la infrafinanciación hay miles de vecinos que no reciben los servicios que se merecen y, además, uno de los ejes prioritarios es la recuperación de la actividad económica.

El alcalde de Benidorm, Toni Pérez.

Uno de los principales problemas que arrastra el PP alicantino en clave interna es la falta de movilización. ¿Cómo abordar estas carencias y recuperar la visibilidad perdida?

Desde la escucha activa porque eso también genera participación. Esa escucha activa va a ayudar a que se identifique al Partido Popular como la opción política que defiende los intereses de las personas. En este momento hay más personas que se acercan al Partido Popular, algunos vuelven de nuevo, pero otros son nuevos. Estamos aprovechando este momento también para que la organización mejore y que vaya creciendo en el apego a los intereses de las personas que habitan en la provincia. Hay muchas personas llamando a la puerta del Partido Popular.

¿Se refiere a muchos excargos de Ciudadanos?

Personas que entienden que el Partido Popular es su opción política porque están viendo que hay una forma de gestión que resuelve los problemas o por lo menos que se rompe la cara en aportar soluciones. Quien está gobernando en España y en la Comunidad Valenciana está incumpliendo el programa y afeando más aún a sus votantes, están decepcionando.

Volviendo al tema de Ciudadanos, ¿ha tenido ya contactos con dirigentes descontentos como sí ha hecho Mazón para posibles incorporaciones?

No estamos haciendo una política en la que provocamos un acercamiento. Llega la apertura del partido. Ni en mi agenda ni en la de Mazón ha estado acercarse a ese votante o representante de ese partido, sino estar cerca de lo que a la gente le importa y, a la vez, dejar las puertas abiertas por si quiere volver. No solo hablo de los votantes de Ciudadanos, sino también la gente del PSOE porque hay militantes socialistas que seguro que están defraudados.

Una de sus principales características es su perfil moderado, pero ahora la mayoría de las encuestas indican que el PP tendrá que gobernar con Vox. ¿Le incomodaría hacerlo?

No es algo que esté dentro de mis quinielas. Yo me presento a presidente provincial del Partido Popular. No tengo que gobernar con nadie.

Pero como presidente provincial sí tiene que dar el visto bueno a posibles pactos que impliquen que Vox entre en gobiernos municipales...

Eso está en el imaginario de la gente. Mi primer mandato como alcalde fue gobernando durante dos años con ocho miembros de la Corporación frente a 25. Creo en el diálogo permanente para llegar a acuerdos de forma constante día a día. Benidorm es un ejemplo. Hay cosas en las que coincido con grupos políticos como Ciudadanos, con el PSOE, con Compromís o Los Verdes y ahí están los acuerdos adoptados. Hay que escuchar.

Hay partidos de centroderecha en Europa como el de Merkel que ha puesto líneas rojas a la ultraderecha. ¿Está en su planteamiento poner frenos a los ultraderechistas de Vox?

No identifico a la ultraderecha en España con el modelo europeo. Quien cumple las normas establecidas en un Estado social y democrático de derecho no puede ser calificado como la ultraderecha o la ultraizquierda. La Constitución es el marco donde se desarrolla la actividad política y legítima en España. Me negaría a cualquier pacto con alguien que no respetara la Constitución. Con Vox no comparto muchas cosas, pero la Constitución es mi referencia absoluta. No creo que Vox sea la ultraderecha que se significa en otros estados y donde yo no titubearía a la hora de poner líneas rojas. Soy un gran defensor del Estado autonómico y de la capacidad del pueblo valenciano para tener su Estatut y desarrollarlo. Eso es algo en lo que no coincido con Vox, pero tampoco coincido con otras opciones políticas que quieren que la Comunidad Valenciana se anexione a otros pensamientos políticos.

Desde el jueves lidera una ejecutiva hecha a imagen y semejanza de Carlos Mazón. ¿Se siente cómodo con este equipo o introducirá algún cambio para hacerla suya?

Me siento cómodo porque también es mi comité ejecutivo. Es un equipazo.

¿No va a haber entonces ningún cambio, por ejemplo, en la función de dirigentes del PP como Luis Barcala o Eduardo Dolón, que en estos momentos tienen un papel testimonial?

Todos vamos a crecer y a seguir creciendo. Son compañeros de ejecutiva y creo que todos tenemos muy claro lo que queremos hacer. Vamos juntos en esto.

¿Qué margen de autonomía tiene con una ejecutiva elegida bajo la influencia de Mazón y en la que, además, hay dirigentes con mucho poder institucional?

Soy presidente del Partido Popular en la provincia de Alicante y habrá el mismo margen sea el presidente Carlos Mazón o sea Toni Pérez. Se trata de conseguir que el equipo sea capaz de conectar con la ciudadanía y de convertir al Partido Popular en el proyecto que colma las expectativas, que aporta soluciones y que hace más fácil la vida de la gente. No trabajamos por un rédito electoral. Trabajamos por facilitar la vida a la gente y retomar la senda de progreso y bienestar que siempre hemos tenido y que desgraciadamente hemos abandonado, en algunos casos por la pandemia, pero en otros porque la mayoría decidió o porque la unión de los representantes decidieron con gobiernos que no son del PP.

¿No teme, por tanto, que Mazón vaya a terminar teledirigiendo desde València cualquier movimiento orgánico a nivel provincial?

No va a ser así en absoluto. Eso sería no conocer a Carlos Mazón y lo conozco bien porque he sido su secretario general. Y tampoco va a ser así conociendo a Toni Pérez.

Mazón ya ha dejado claro que no va a dejar la Diputación de Alicante, pero ¿se ve usted en un futuro como presidente de la institución provincial?

No. Me veo como alcalde de Benidorm y como presidente del PP de la provincia. Estoy satisfecho con la oportunidad que se me brinda.

¿Cuáles son las principales reivindicaciones que el PP provincial va a hacer a la cúpula regional?

La reivindicación es que sea capaz de encender la llama y ser ese polo de atracción. El partido es dinámico, pero necesita escuchar permanentemente. Es lo mismo que hemos demostrado a lo largo de este año en Alicante. También le pedimos que no abandone nunca, cosa que sé que no va a ser, las grandes reivindicaciones de la provincia de Alicante, porque con ello ganaremos fortaleza.

¿Mantendría ese mensaje reivindicativo si Mazón llegara al Palau de la Generalitat?

Reivindicación ponderada siempre. Nunca he dejado de ser reivindicativo y no vamos a perder esa capacidad. Creo que una manera de entender la política es analizar, hacer diagnósticos, desarrollar el trabajo y asumir lo hecho. Y desde ahí, seguir avanzando.

Uno de los temas que ha perseguido al PP provincial es la polémica por su contabilidad en lo referente a los fondos que recibe de la Diputación de Alicante y que Compromís ha llevado a la Justicia. Si las cuentas son transparentes y todo se hizo correctamente, ¿no sería más fácil enseñarlas para zanjar tantas críticas?

Las cuentas del Partido Popular están exhaustivamente auditadas y presentadas al Tribunal de Cuentas. Se habla de lo que quieren algunos que se hable.

Partiendo de la incidencia del virus en la Comunidad y los datos de vacunación, ¿cómo valora la gestión del Botànic?

Ha habido ausencias por parte del Gobierno del Estado y por parte del Gobierno autonómico. También ha habido una normativa impuesta sin ningún tipo de diálogo y sin ningún tipo de aportación. Reitero, en mi condición de alcalde, que seguimos sin tener la información directa de la transmisión del virus en nuestras ciudades. Esto no es una queja ni un lamento, es lo cierto. Yo creo que ha habido muchas lagunas. En los momentos en los que era más necesario, los alcaldes estábamos en lo que importaba que era atender a la gente, movilizar recursos y mejorar los servicios.

¿Cree que el modelo de Madrid de apertura total hubiera sido mejor?

En todo momento hay que buscar el equilibrio. No se le puede decir a una actividad económica cuál es el camino, las medidas que tiene que adoptar, el protocolo a seguir, para luego criminalizar a ese segmento de la actividad, en este caso al turismo. Si nos encerramos todos en casa, pues evidentemente el virus podría tener otro comportamiento en nosotros. En la Comunidad hemos estado perimetrados desde octubre.

Pero esas medidas han demostrado ser eficaces para frenar la transmisión del virus, sólo hay que ver los datos...

En Benidorm también estamos bien y quizás la actividad turística no tenía culpa de nada. Somos la región con menos incidencia acumulada y está muy bien, pero hay que buscar un equilibrio. No puede ser que unos cumplan a rajatabla con las cosas y sean penalizados con el mismo cierre que se pone a otros que no cumplen. Tampoco hay que criminalizar a unos sectores en detrimento de otros.

¿Suspende, por tanto, al Botànic? ¿Qué hubiera hecho usted diferente si hubiese estado al frente de la Generalitat?

Hay algunos aspectos en los que pongo el suspenso con la letra más gruesa. Le voy a poner un ejemplo. Cuando llega el cierre de los colegios, al mismo tiempo se cierran los comedores escolares. En esos comedores escolares había menores que tenían una valoración hecha por la propia Conselleria de Educación con la situación económica del año anterior y que eran beneficiarios de una beca de comedor. La Generalitat salvó ante la opinión pública eso con un bono para los menores, pero solo del grupo A, los que tenían una beca al cien por cien. Nunca revisó la situación de los que tenían becas de otro tipo o no tenían ni siquiera beca. El Ayuntamiento de Benidorm derivó más de 80.000 euros para atender a esos menores. ¿Qué nota le ponemos a eso?.

¿También suspendería a la Diputación de Alicante teniendo en cuenta su retraso en las ayudas del Plan Resistir?

No, porque no suponen ninguna afectación para la ciudadanía.

Los autónomos de la provincia cobraron más tarde que los de Valencia y Castellón...

En la provincia todavía estamos sacando convocatorias de las ayudas del Plan Resistir. En algún momento salieron comunicaciones sobre el boicot de los alcaldes del Partido Popular con relación a esas ayudas cuando era falso porque los alcaldes salimos a movilizar recursos y atender a las personas.

¿Qué propone para poner fin a la marginación que históricamente ha sufrido Alicante por parte de los distintos gobiernos también del PP?

La marginación a veces se produce por la inacción. La provincia tiene unas necesidades, no solo en infraestructuras. También hay otras acciones en las que tenemos que ser reivindicativos. Si miramos atrás quizás vemos que no se ha avanzado lo que queríamos, pero, en cualquier caso, no estamos dispuestos a retroceder lo que ya hemos logrado. No solo hay que reivindicar para mejorar, sino que también en muchas ocasiones, que suelen coincidir cuando gobiernan los mismos, además de que no avanzamos y no recibimos, nos toca dar más.

¿Han hecho las administraciones lo suficiente para que el turismo salga de la crisis?

Nunca se hace lo suficiente, y menos en una situación tan compleja. Los ayuntamientos hemos estado en primera línea allá donde ha habido retrasos o ausencia de la Renta Mínima Vital. Quien ha tenido más capacidad y más agilidad han sido las administraciones locales, también la Diputación de Alicante.

¿Qué hubiera hecho usted para impulsar el turismo desde el Gobierno valenciano?

Con el peso que tiene el turismo, se debería haber hecho un diagnóstico correcto y haber impulsado un gran plan especial de protección que debería haberse empezado a aplicar en abril del año 2020.

¿Cree que es momento de revisar el modelo de sol y playa como planteó Mónica Oltra?

Esta pandemia ha puesto en valor lo mucho que supone el turismo, no solo para el desarrollo económico, sino para la sostenibilidad del tejido social. Es una industria que distribuye la riqueza como pocas. Ese era el diagnóstico que deberían haber hecho las administraciones competentes como la Generalitat y Gobierno de España. Y, desde luego, el turismo de sol y playa redistribuye la riqueza, sostiene el tejido social y productivo, y aporta recursos a la caja común. Desde esos recursos se puede hacer mejor política social.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats