Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PSPV se revuelve contra Oltra tras defender a los sindicatos contrarios a la empresa de salud

El síndic socialista arremete contra la vicepresidenta y la acusa de «romper las reglas del juego» del Botànic mientras Compromís defiende a su líder

El síndic socialista en las Cortes y vicesecretario general del PSPV,  Manolo Mata.  | INFORMACIÓN

El síndic socialista en las Cortes y vicesecretario general del PSPV, Manolo Mata. | INFORMACIÓN

La reunión que la vicepresidenta del Gobierno autonómico, Mónica Oltra, mantuvo el martes con los sindicatos vinculados al ámbito sanitario y, sobre todo, sus palabras de apoyo a los agentes sociales ante el rechazo generalizado a la creación de una empresa pública de salud han disparado la tensión entre la líder de Compromís y su socio, el PSPV. Los socialistas interpretan el movimiento de la valencianista como un claro desafío, una severa deslealtad para con la consellera que pilota precisamente ese proyecto de creación de una sociedad mercantil, que es Ana Barceló. La maniobra de Oltra ha echo saltar chispas en las filas del PSPV hasta el punto que el síndic de la formación en las Cortes y vicesecretario general de la organización en la Comunidad, Manolo Mata, advirtió ayer que es «uno de los incumplimientos más graves y rompe unas reglas del juego que hasta ahora han venido funcionando» en el Gobierno del Botànic.

La inminente reversión del departamento de salud de Torrevieja, prevista el 15 de octubre, y la necesidad de articular el mecanismo para gestionar de forma directa el hospital y los centros de salud de este área de la Vega Baja han hecho aflorar las hostilidades en la coalición de izquierdas. Oltra se ha desmarcado definitivamente y en público del proyecto que defiende el PSPV y ha abogado por implantar el mismo modelo que se ejecutó en el departamento sanitario de La Ribera. Las manifestaciones de Oltra al respecto han motivado que Manolo Mata haya calificado la situación como «muy grave, de las más graves que ha habido», advirtió ayer, pues es como si el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, recibiera a la patronal de las residencias Aerte, que hace «muchas críticas» a la vicepresidenta, o a las «decenas de Ayuntamientos» que no están a favor del contrato programa que ella propone.

«Escenificar una posición contraria a la de la consellera de Sanidad» y hacerlo en la sede de la vicepresidencia del Consell, no en la de Compromís, «me parece muy mal», aseveró el dirigente socialista, para quien se trata de «un fracaso» de los protocolos con los que el Botànic se ha organizado, pues los miembros del Consell pueden tener «visiones diferentes», pero al final se adopta una decisión en el Ejecutivo.

Mientras tanto, el portavoz de Compromís en la Cámara valenciana, Fran Ferri, salió públicamente a defender a la también consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas y defendió que, entre sus responsabilidades, se encuentra la de coordinación política del Consell, subrayando igualmente que también tiene atribuciones en el área sociosanitaria. Por tanto, recalcó Ferri, esa reunión se enmarcó en las funciones que tiene la vicepresidencia. «Está bien que se inicie un proceso de diálogo con todos, pero sobre todo se ha de producir también en el seno del Consell» entre sus integrantes, afirmó Ferri, quien se mostró convencido de que finalmente se llegará a un acuerdo.

La síndica de Unides Podem, Pilar Lima, dijo que se alegran de que Compromís se sume a la demanda de la gestión «cien por cien pública» de la sanidad y reiteró que la vía de la empresa mercantil no es la «correcta», por lo que confía en que se llegue a un acuerdo para aplicar el modelo de Alzira en el que será «el segundo hospital desprivatizado del País Valencià, España y Europa», que es el de Torrevieja.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats