Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell pondrá dinero para paliar la brecha salarial entre el personal funcionario

Se actualizarán los complementos retributivos de puestos feminizados

Gabriela Bravo en la sede de su conselleria, en la ciudad administrativa 9 d’Octubre.

Gabriela Bravo en la sede de su conselleria, en la ciudad administrativa 9 d’Octubre.

La Conselleria de Justicia y Administraciones Públicas tiene previsto consignar una dotación de fondos en los presupuestos de la Generalitat de los próximos tres años para luchar contra la brecha salarial en la plantilla pública. La propuesta, que se dirige al personal funcionario, laboral y estatutario, es una de las iniciativas que el departamento que dirige Gabriela Bravo ha planteado a los sindicatos en el seno de la Mesa General de Negociación y cuyo objetivo es suscribir un nuevo pacto de legislatura en materia de función pública. Uno de los puntos de esta negociación es el relativo a la mejora de las condiciones de trabajo del personal y, en concreto, el apartado retributivo. Función Pública ya ha puesto letra pequeña a su oferta y, en esta ocasión, la mejora salarial va directamente a tratar de reducir el desfase en las nóminas desde una perspectiva de género.

La conselleria habla de «racionalizar los desfases en las clasificaciones y tablas retributivas sobre los complementos específicos del personal». Y, en concreto, se plantearán varias líneas de actuación para incrementar las asignaciones del complemento específico y de las retribuciones de los puestos de trabajo que ejercen profesionales de las denominadas «feminizadas» e infraclasificadas, al objeto de homologarlas con los puestos de trabajo que ejercen funciones y responsabilidades similares.

Esta revisión con mirada de género era una asignatura pendiente de la conselleria desde que en 2016 encargó el Libro Violeta de la Función Pública, un estudio realizado por expertas y expertos que detectó que las funcionarias ganan un 14% menos de media al año que sus compañeros varones. El fenómeno es complejo, pero hay dos causas principales. La primera es el hecho de que los permisos relacionados con el cuidado son cogidos mayoritariamente por mujeres, lo que en muchos casos supone un recorte salarial de facto y que después merma su promoción y carrera profesional. La otra cuestión clave es la que tiene que ver con los complementos retributivos. Los datos analizados demostraron entonces que dentro de un mismo grupo de titulación los puestos mejor retribuidos son ocupados mayoritariamente por los hombres. Esto es consecuencia de sesgos de género relacionados con la promoción. El otro factor tiene que ver con el diseño y aplicación de determinados complementos. Se detectó que pluses como el de peligrosidad y toxicidad tienen un sesgo a favor de puestos copados por hombre, cosa que no ocurre en los puestos «feminizados». La conselleria, que espera alcanzar un acuerdo el próximo jueves, no ha especificado a los sindicatos la cuantía de fondos que prevé invertir, pero habla de un programa temporal de lucha contra la brecha salarial que se extendería los años 2022, 2023 y 2024.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats