Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell tramitó por la vía de emergencia el 43% de su contratación en 2020

Un total de 351 millones de euros, la mayoría suministros de Sanidad, se adjudicó de forma urgente y 426 millones se atribuyeron por concurso

Mascarillas procedentes de China en marzo de 2020. | EDUARDO RIPOLL

Mascarillas procedentes de China en marzo de 2020. | EDUARDO RIPOLL

El año 2020 fue de emergencia, también en la contratación pública. La cuenta general relativa a ese ejercicio difundida ayer en su integridad por la Conselleria de Hacienda es un ejemplo de cómo la pandemia impacto en el día a día de la gestión presupuestaria. De hecho, la tramitación de emergencia, un procedimiento acelerado que reduce de manera efectiva los plazos y que suele ser residual en un ejercicio normal, copó buena parte de la contratación pública. El 43% del valor de toda la contratación ese año, es decir, 351 millones de euros de un total de 812 millones, se tramitó por la vía de emergencia. Como era de esperar, la Conselleria de Sanidad fue la que más recurrió a esta vía, ya que contrató por emergencia servicios y suministros por valor de 273 millones de euros. Fue el año en el que hubo que fletar aviones para traer de China material para proteger al personal sanitario. Después de Sanidad, Educación fue el departamento que más contratos adjudicó de esta manera (21 millones), mientras que Igualdad y Políticas Inclusivas hizo lo propio con contratos por valor de 16 millones de euros.

La hipoteca del Consell por los gastos comprometidos a futuro alcanza ya los 54.261 millones de euros

decoration

Con todo, en términos generales, el procedimiento abierto (simplificado o no) siguió siendo el más utilizado por las distintas consellerias. Así, un total de 426 millones de euros se contrataron por concurso abierto. Sanidad, Educación e Igualdad fueron las que más recursos adjudicaron por esta vía. Por otro lado, el procedimiento por negociado, que en la práctica viene a suponer una contratación directa aunque deben pedirse varias ofertas, sumó 31 millones de euros.

Por otro lado, la cuenta general de ese año volvió a constatar la hipoteca que arrastra la Generalitat en forma de compromisos de gasto a futuro. La bola sigue creciendo y, según los último balance, suma ya más de 54. 261 millones de euros. De cantidad, más de 22.000 millones de euros deberán pagarse más allá de 2024, lo que evidencia el lastre para generaciones futuras. La gestión de la deuda es una de las principales fuentes de estos gastos de futuro.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats