Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell convoca la mesa bilateral con la Diputación en agosto y en Alicante para que Carlos Mazón no pise el Palau

El objetivo de la Generalitat es que esta comisión no se convierta en un trampolín con el que el presidente del PP regional pueda ganar notoriedad en la escena política autonómica

El presidente de la Diputación, Carlos Mazón, y el jefe del Consell, Ximo Puig, en uno de sus últimos encuentros en Alicante. | INFORMACIÓN

El presidente de la Diputación, Carlos Mazón, y el jefe del Consell, Ximo Puig, en uno de sus últimos encuentros en Alicante. | INFORMACIÓN

En el pulso político que existe entre el jefe del Consell, el socialista Ximo Puig, y el presidente de la Diputación de Alicante, el popular Carlos Mazón, nada es fruto de la casualidad. De los gestos del PSOE y del PP se desprende esta evidencia. La Generalitat Valenciana ha cumplido su compromiso de convocar la comisión bilateral con la Diputación para tratar de ordenar sus relaciones. Ahora bien, lo ha hecho tratando de sacar del foco a Carlos Mazón, quien había encontrado en esta reunión una oportunidad para volver a pisar el Palau de la Generalitat y medir sus fuerzas de igual a igual con Ximo Puig. Sin embargo, los intentos de los populares por ganar visibilidad en València no les han salido como esperaban puesto que la Generalitat ha decidido que esta comisión tenga lugar en Alicante.

Plenamente conscientes de que la repercusión no va a ser la misma si el escenario es el Palau que la Casa de las Brujas alicantina, los socialistas han tratado de hacer una jugada perfecta para que este encuentro no se convierta en un trampolín en el que el líder de los populares valencianos pueda ganar notoriedad en la escena política autonómica. Es cierto que el Gobierno valenciano va a recuperar las vías de diálogo con la institución provincial, tal y como se había comprometido, pero lo va a hacer a su manera. Y por si fuera poco, ha pedido a la Diputación convocar la mesa en pleno mes de agosto, durante el periodo vacacional, a sabiendas de que es la fecha que menos le puede servir al PP para lograr su propósito.

Este encuentro está pendiente desde hace más de un año y medio para ordenar las relaciones institucionales

decoration

Ximo Puig ha demostrado en los últimos meses que huye de cualquier enfrentamiento político con Carlos Mazón, porque eso también le daría protagonismo. Así que el jefe del Consell ha decidido convocar la comisión para no recibir más críticas de la Diputación. Eso sí, no se ha planteado acudir a defender los temas que se aborden como el PP le pidió. La Diputación se ha negado a celebrar este encuentro la primera semana de agosto, pero ante la insistencia del Consell es posible que pueda organizarse la última semana del mes. Mazón ha aceptado los términos para no ser acusado de alargar más la convocatoria, aunque en círculos populares creen que la maniobra de los socialistas es un ninguneo.

En definitiva, la Generalitat y la Diputación de Alicante retomarán sus contactos a través de una comisión bilateral que está pendiente desde hace más de un año y medio, y mediante la que se pretende perfilar el sistema de competencias y acciones de cada administración. La tregua que Ximo Puig y Carlos Mazón se dieron al principio del mandato fue solo un espejismo que se prolongó durante unas semanas. Ahora el fuego cruzado se ha desatado de nuevo en medio de una pugna política por armar un relato valenciano convincente de cara a las próximas elecciones autonómicas. A Mazón le ha venido como anillo al dedo el retraso que ha sufrido esta mesa para poder marcar posiciones contra Puig y criticar su falta de interés por llegar a acuerdos, mientras que la Generalitat ha ido atrasando la convocatoria para evitar dar notoriedad al presidente de la institución provincial y huir, además, del más que previsible enfrentamiento que este encuentro va a generar entre las instituciones. No cabe duda de que la ofensiva del PP contra el PSOE se va a mantener hasta el día de reflexión previo a las elecciones y que esta mesa bilateral no es más que la oportunidad que los populares tienen para atacar al Gobierno del Botànic.

La Generalitat ya ha convocado las comisiones bilaterales con las diputaciones de Valencia y Castellón la próxima semana pero con Alicante no ha sido posible empezar a la vez porque el PP ha trasladado su voluntad de retrasarla, por lo que previsiblemente podría celebrarse a finales de mes. El director general de Administración Local de la Generalitat, Toni Such, y la diputada provincial y alcaldesa de Albatera, Ana Serna, han mantenido contactos durante las últimas semanas para ponerse de acuerdo en la convocatoria, en la que los principales temas a tratar serán la evaluación de los programas conjuntos y, en segundo lugar, el Fondo de Cooperación y las posibles vías que la Diputación puede encontrar para incorporarse al mismo, aunque ninguna de las dos partes tiene expectativas de que se pueda llegar a buen puerto, máxime después del posicionamiento de Carlos Mazón en las Cortes negándose en rotundo a adherirse al plan de ayudas a los municipios con los criterios que marca el Consell. A sabiendas de la voluntad del líder del PP por mantenerse en todo momento en un plano de igualdad con el barón socialista, la previsión de la Generalitat es convocar la comisión en la Casa de las Brujas en lugar de en el Palau, aunque también se barajan otros emplazamientos en la ciudad de Alicante.

El próximo curso político promete comenzar cargado de tensión. Los enfrentamientos que se han vivido en los últimos meses entre las dos instituciones son solo el preludio de un otoño agitado en el que la Comunidad se va a convertir en un campo de batalla entre PP y PSOE. Y todo hace indicar que esta comisión puede convertirse en el punto de partida.

El Fondo de Cooperación, en el centro del debate

Uno de los principales puntos que se va a debatir en la comisión bilateral es la adhesión de la Diputación al Fondo de Cooperación, al ser la única institución provincial que ha rechazado sumarse para aportar 13,7 millones a los municipios. Los populares denuncian la obligatoriedad que propone el Consell con esta ley y piden un reparto de los fondos siguiendo un criterio poblacional que beneficie a los municipios más pequeños. Además, la Diputación expondrá el tratamiento de las competencias impropias que lastran su presupuesto.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats