Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La AVI arrincona a Alicante e inyecta el 83% de las ayudas a la innovación en Valencia y Castellón

La provincia solo recibe 8,8 millones de euros del total de 52,3 millones repartidos como subvenciones entre universidades y empresas de la Comunidad para potenciar el tejido productivo

Carolina Pascual, Ximo Puig y Andrés García Reche en una visita reciente a la sede de la AVI, en Distrito Digital, Alicante. | PILAR CORTÉS

Carolina Pascual, Ximo Puig y Andrés García Reche en una visita reciente a la sede de la AVI, en Distrito Digital, Alicante. | PILAR CORTÉS

La Agencia Valenciana de la Innovación (AVI), la entidad de derecho público de la Generalitat cuyo objeto general es la mejora del modelo productivo en la Comunidad, ha concedido 52,3 millones de euros en subvenciones durante el presente ejercicio, 2021. Una lluvia económica en forma de inversiones que, sin embargo, deja más sequía en Alicante que en el conjunto del territorio autonómico por un reparto desigual, a todas luces discriminatorio. En concreto, a los proyectos gestados en la provincia le han sido asignados el 16,8% del total de los recursos (8.807.091 euros) frente al 83,2% que acaparan los de Valencia y Castellón (43.535.522 euros); una distribución tan descompensada que dificulta la igualdad de oportunidades y, por tanto, la capacidad de emerger de la crisis mediante el desarrollo de la capacidad innovadora para la consecución de un crecimiento sostenible, integrador e inclusivo, que es, precisamente, el leitmotiv de este organismo público, su razón de ser.

Puig ubicó la sede de la AVI en Alicante pero la entidad se dirige desde València, que acapara gran parte de las ayudas

decoration

El análisis de los datos relativos al conjunto de programas de concesión de ayudas impulsados por la AVI revela que la distribución de aportaciones realizadas desde este instrumento de la Generalitat está muy lejos de ser homogéneo en la Comunidad Valenciana. Ni la provincia en general, ni las universidades alicantinas en particular, perciben un volumen de subvenciones comparable con el global de la autonomía, a pesar del indudable peso en la contribución al PIB autonómico (en torno al 30%) de Alicante y al potencial de sus instituciones académicas. En este sentido, solo el 13,3% del total de fondos adjudicados a proyectos universitarios en este ejercicio han ido a parar a la Universidad de Alicante y a la Universidad Miguel Hernández de Elche, mientras que la Universidad Politécnica de Valencia acumula el 62,4% de la dotación global destinada a centros universitarios y la Universidad de Valencia, el 20,7%. Dicho de otro modo, la Politécnica recibe casi la misma cuantía que toda la provincia alicantina, incluyendo el ámbito académico y el empresarial. Si bien es cierto que dicha institución académica mantiene un campus en Alcoy, es igual de real que su actividad es probablemente ínfima en comparación con el peso global de la Politécnica en su principal sede, ubicada en la capital del Turia.

Subvenciones de la AVI a universidades

Que el presidente de la AVI, que es el jefe del Consell, Ximo Puig; la vicepresidenta y consellera de Innovación Universidades, Ciencia y Sociedad Digital, Carolina Pascual; o el vicepresidente ejecutivo, Andrés García Reche, puedan enhebrar el discurso de la equidad en materia de asignación de inversiones desde este organismo parece complicado, por no decir que imposible, si se atiende a lo que reflejan las cifras publicadas por la propia entidad, que cuenta con sede principal en Alicante, como prometió en su día el líder autonómico, aunque, en realidad, el grueso de la gestión se pilota desde Valencia. Es, exactamente, la provincia donde se destinan la mayor parte de las subvenciones, relegando las posibilidades de Alicante de promover sinergias en el campo de la innovación. Así ocurre en cuatro de los seis programas impulsados este año.

Solo la Politécnica de Valencia recibe casi los mismos fondos que todas las universidades y empresas de la provincia

decoration

El programa de Valorización y Transferencia de Resultados de Investigación a las Empresas, cuyas subvenciones fueron convocadas en enero de este año y están dirigidas al fortalecimiento y desarrollo del sistema valenciano de innovación para la mejora del modelo productivo entre 2021 a 2023, contemplan un importe total de 6.225.793 euros. Su objetivo pasa por el desarrollo de productos, servicios o tecnologías efectuados a partir de los resultados de investigación generados por el sistema científico valenciano para que alcancen un grado de desarrollo suficiente que permita que sean incorporados por las empresas. Se trata pues de uno de las líneas más importantes y demandadas por instituciones y empresas. La resolución de ayudas, rubricada por García Reche hace unos días, contempla que solo el 5,26% del total de la partida económica acabará en la provincia de Alicante, frente al 90,8% que se inyectará a Valencia y el 3,88% a Castellón. Mientras la Universidad Politécnica de Valencia y la Universidad de Valencia podrán desarrollar proyectos por casi 1,9 y 1,4 millones de euros, respectivamente; la UMH percibirá 207.000 euros y la UA, decana en la provincia, 120.000 euros. Dicho de otro modo, las dos universidades públicas alicantinas percibirán menos fondos que, por citar un ejemplo, la Asociación de Investigación de Materiales Plásticos, agraciada con casi 340.000 euros.

Estructuras de apoyo

El programa de Acciones Complementarias de Impulso y Fortalecimientos de la Innovación, convocado también el pasado enero y que prevé subvenciones entre 2021 y 2023, contempla una dotación de 1.600.263 euros y su objetivo pasa por reforzar las estructuras de apoyo a la innovación existentes en la Comunidad Valenciana y facilitar la difusión del I+D+i entre las empresas. Pues bien, del montante global, la provincia de Alicante solo se beneficiará de los 108.713 euros asignados al Ayuntamiento de Alcoy, lo que supone el 6,79%. Nada más. De nuevo, más del 90% de los fondos son para la provincia de Valencia.

Análisis de las subvenciones concedidas por la AVI

El programa Proyectos Estratégicos en Cooperación, cuya finalidad es apoyar el desarrollo de grandes proyectos de I+D+i en cooperación entre varios agentes del sistema valenciano de innovación, como vía para el desarrollo de soluciones conjuntas a problemas de interés común, es uno de los mejor dotados por la AVI, con un presupuesto de 23,8 millones de euros. También aquí, la provincia de Alicante no sale lo bien parada que a todas luces debiera y el total de los proyectos asignados suman el 16,9% de los fondos. Mientras la Universidad Politécnica de Valencia dispondrá de más de cinco millones de euros y la Universidad de Valencia de 1,12 millones, las de Alicante y Elche ingresarán cantidades insignificantes en comparación: 367.572 euros la primera y 232.716 euros la segunda, lo que supone una décima parte.

También a empresas

También en el programa de Consolidación de la Cadena de Valor Empresarial se repite el mismo patrón. De nuevo, la provincia, mal parada. Esta línea de trabajo consiste en apoyar el desarrollo de proyectos de I+D+I que supongan aplicación de novedad en los productos o procesos, o bien en los sistemas de organización de los solicitantes, de manera que incidan o provoquen efecto en otras empresas de la cadena de valor, bien porque motiva que incorporen a su vez innovación en sus productos, mejoren sus sistemas organizativos, o incrementen su actividad económica en general. Así mismo, se pretende apoyar aquellos proyectos que potencien el desarrollo y utilización de otras tecnologías clave para impulsar el desarrollo industrial y económico. Pues bien, de los 11.442.767 euros consignados, solo el 11,9% acabarán en Alicante frente al 88,1% de las otras dos provincias. En este caso en empresas, dado que no concurren universidades en este programa específico.

Tan solo en dos programas Alicante obtiene una dotación ciertamente similar a la de Valencia y Castellón. El primero, el de Promoción del Talento: agentes de innovación, incorporación de investigadores y tecnólogos para proyectos de innovación en empresas y doctorandos empresariales, con un presupuesto previsto de 6.223.586 euros repartidos al 33% entre provincias. El segundo, es el de Impulso a la Compra Pública Innovadora, cuyo objetivo es potenciar el desarrollo de mercados innovadores a través de la contratación pública, incentivar la compra pública innovadora desde el lado de la demanda del gestor público y desde el lado de la oferta, es decir, de las empresas, estimulándolas a participar y presentar ofertas innovadoras en los procesos de Compra Pública Innovadora. Con una consignación de 3.027.938 euros, Alicante percibe el 30% mientras que Valencia y Castellón ingresan el 70% restante.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats