Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La salida de Adrián Ballester fuerza una remodelación de competencias en la Diputación

El portavoz de la institución renuncia para dedicarse a la docencia y Teresa Belmonte asumirá el acta - Pérez Llorca y Ana Serna, entre los nombres mejor situados para ocupar la portavocía

El diputado Adrián Ballester y el presidente de la institución provincial, Carlos Mazón, en la primera sesión del mandato. | RAFA ARJONES

El diputado provincial Adrián Ballester deja la primera línea de la política, de momento. El hasta ahora portavoz de la Diputación de Alicante ha presentado este martes su renuncia a sus cargos orgánicos en el Partido Popular, al acta de concejal en el Ayuntamiento de Redován y al acta en la institución que preside Carlos Mazón. Alega motivos profesionales y personales. Su salida de la Diputación se formalizará en el pleno previsto el 8 de septiembre. La alcaldesa de Bigastro, Teresa Belmonte, asumirá su acta en el Palacio Provincial, pero no las competencias que ha venido desempeñando al frente de las áreas de Proyectos Europeos, Agenda Digital e Innovación. Su abandono empuja a la corporación alicantina a acometer una remodelación en el reparto de áreas de gestión, una serie de cambios que serán perfilados entre PP y Cs, los dos grupos que integran la coalición de gobierno.

PP y Cs negocian retocar el reparto de áreas y buscan nuevo perfil para asumir la gestión de los fondos europeos

decoration

Designar un nuevo portavoz de la institución provincial será uno de las cuestiones clave en los próximos días. Aunque las conversaciones en el equipo de gobierno siguen en marcha, son cuatro nombres los que más suenan para ocupar la portavocía. Son los de Eduardo Dolón, Ana Serna y Juan Francisco Pérez Llorca, por parte del PP, y Javier Gutiérrez, de Cs. De entre ellos, Serna y Pérez Llorca son a quienes más se apunta como posibles sucesores. En principio, cumplen el perfil comunicativo que se busca, tendrían el visto bueno de ambos grupos políticos y, además, son dos de los diputados de máxima confianza de Mazón.

Ballester se marcha sin hacer ruido, sigue como militante y no descarta su futuro regreso a la primera línea política

decoration

Adrián Ballester se marcha sin hacer ruido, tras haber pactado con el presidente de la institución provincial y del PPCV los tiempos para formalizar su salida. Lo hace, asegura, para centrarse en la actividad académica, la docencia y la investigación, que ejercerá a partir de ahora de forma exclusiva como profesor de secundaria y de la Universidad de Alicante junto a su trabajo en las Fuerzas Armadas como reservista voluntario.

Los cambios que se introducirán en el esquema de competencias de la institución provincial resultan claves en áreas como la de Proyectos Europeos, justo en la antesala de la inyección económica de Bruselas para estimular la economía tras la crisis del covid.

Fuentes de la institución tratan de restar importancia a la futura remodelación. En cualquier caso, son pequeños cambios a los que Mazón ha venido haciendo frente, también en el plano orgánico del partido, desde su desembarco inicial como presidente del PP de Alicante hasta su designación como líder regional. Precisamente, en la configuración de la ejecutiva autonómica diseñada este mismo verano, Ballester no ha ocupado cargos de relevancia. Se integró como vocal de la junta directiva regional, además de ser vicesecretario de comunicación en la provincial. Nunca ha sido enemigo de Mazón, pero lo cierto es que tampoco ha formado parte de su círculo más próximo de confianza, su guardia pretoriana en Alicante y en la Comunidad Valenciana. Con todo, Ballester niega que se marche desencantado. Recalca que su salida solo responde a que: «Por motivos profesionales y personales, no puedo continuar en la labor pública con la misma intensidad y trabajo que lo he estado haciendo durante los últimos años. Prefiero dar un paso al lado para que otras personas tengan la misma oportunidad que he tenido». Ahora seguirá como un afiliado más, «al servicio de mi partido cuando necesite mi ayuda». Resalta que siempre «he entendido la política como algo temporal. La renovación, la no duplicidad de cargos públicos y la regeneración política es fundamental; lo mejor es dar ejemplo», asevera. Claro que la opción de volver en el futuro no la descarta.

Mazón, por su parte, ha puesto en valor «el buen hacer y la dedicación con la que Ballester ha ejercido sus responsabilidades políticas y públicas durante los últimos años, impulsando proyectos e iniciativas que han contribuido a situar a la Diputación de Alicante y a la provincia en su conjunto en la vanguardia en materias como la transparencia, la innovación o los fondos europeos».

14 años en política y de los primeros en apoyar a Casado en la provincia

La biografía de Ballester refleja su paso durante 14 años de forma activa en la política. Comenzó como concejal en Redován y dio el salto a la escena autonómica como director general del IVAJ de la mano de Juan Cotino y Francisco Camps. Desde 2011 ha sido diputado provincial y edil en su municipio, cargos que ha desempeñado hasta la actualidad. A la vez, fue diputado autonómico de mayo de 2019 a septiembre de 2019, cargo que abandonó para continuar en la Diputación. Coordinador del partido en la Vega Baja durante ocho años, fue uno de los primeros cargos públicos en apoyar a Casado en la provincia durante el último congreso nacional del PP, haciendo campaña electoral de su candidatura.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats