Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nuevo curso, nueva estrategia para llegar hasta el Palau

Carlos Mazón impulsa una revolución en la Diputación y el PPCV para tener más presencia y rearmarse con vistas al ciclo electoral

El presidente de la Diputación y líder del PP en la Comunidad, Carlos Mazón, junto a la vicepresidenta segunda de la Diputación, diputada de Ciclo Hídrico y alcaldesa de Albatera, Ana Serna

Sorpresa entre los diputados provinciales, tanto de la bancada de la derecha como de la izquierda, ante la revolución que Carlos Mazón tenía preparada esta semana. A la salida de Adrián Ballester se sumó la renuncia de Juan Francisco Pérez Llorca para asumir mayor protagonismo en València. Y esto es solo la antesala de lo que está por venir en los próximos días.

El nuevo curso ha traído un viraje de estrategia política. El presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, pone fin a una semana frenética en la que ha iniciado una profunda reestructuración en la institución provincial, como antesala de los cambios que también va a efectuar en los próximos días en las Cortes y en el partido a nivel orgánico. Se trata de una apuesta por nuevos perfiles y proyectos con vistas al ciclo electoral de 2023 y con el runrún generalizado de un posible adelanto de las autonómicas a 2022.

El también líder de los populares valencianos quiere reforzar su aterrizaje en València y preparar a su equipo de asalto en sitios clave, a sabiendas de que es necesaria mucha fontanería para alcanzar el objetivo que se ha marcado: el Palau de la Generalitat. Consciente de que tiene la Diputación de Alicante controlada y que, de hecho, funciona prácticamente con mando a distancia, la primera jugada ha sido desplazar a sus personas de confianza de Alicante a València, en un plan que en absoluto responde a una reacción en caliente, sino que lo tenía meditado desde hace meses con el fin de tener más garantías de que nadie va a ir por libre. Esto no quiere decir que deje de tender puentes con los cargos valencianos o castellonenses porque, de hecho, los necesita para que le abran puertas, pero Carlos Mazón no va a renunciar a tener oídos que le den información y le digan de qué pie cojea cada uno en el cap i casal.

El diputado de Infraestructuras, portavozde Cs y edil de Xixona, Javier Gutiérrez.

El diputado de Infraestructuras, portavozde Cs y edil de Xixona, Javier Gutiérrez.

El claro ejemplo fue el nombramiento este verano del diputado autonómico y portavoz adjunto en las Cortes, el alicantino José Antonio Rovira, como nuevo secretario del grupo, dentro de su estrategia por tomar el control de la organización y ganar visibilidad en la escena autonómica. Esta semana ha hecho una maniobra similar con el diputado provincial Juan Francisco Pérez Llorca, que va a renunciar a su escaño en la Diputación para centrarse en la portavocía de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias con el fin de apostar por el municipalismo y reforzar la conexión con los pequeños pueblos. Con esta jugada, el líder autonómico del PP premia a una de las personas que históricamente ha formado parte de su núcleo duro para afinar su estrategia electoral y ponerse las pilas para el nuevo curso político. Es una apuesta diáfana por quienes han sido sus fieles escuderos alicantinos, justo en el momento en el que las encuestas vaticinan un momento dulce para el PP.

El Consell y la Diputación celebrarán mañana una comisión para tratar de reorganizar sus relaciones

decoration

La salida de Juan Francisco Pérez Llorca se suma a la renuncia del diputado Adrián Ballester, considerado en el inicio del mandato como el delfín popular y la mano derecha de Mazón. Sin embargo, los grupos políticos, y también los medios de comunicación, han sido testigos de cómo Ballester ha ido perdiendo peso político como portavoz del equipo de gobierno con dos socios (PP y Cs) que en muchos momentos han tenido dificultades para ponerse de acuerdo en el mensaje que se quería trasladar, lo que ha dado alas al PP para que Eduardo Dolón, portavoz del grupo popular y que siempre ha actuado en sintonía con el presidente, asumiera mayor protagonismo. Es precisamente el diputado de Presidencia, Eduardo Dolón, una de las piezas clave en esta nueva etapa. El principal logro del también alcalde de Torrevieja ha sido la coordinación de los presupuestos de la Diputación que fueron pactados el primer año con Compromís y el segundo también con el PSOE, un hito histórico.

El diputado de Presidencia y Economía, y alcalde de Torrevieja, Eduardo Dolón

Con esta remodelación que se ha puesto en marcha para encarar la última parte del mandato, el PP va a preparar una ofensiva de desgaste contra el Consell y va a centrar sus críticas en temas como el trasvase, un asunto en el que la vicepresidenta segunda, Ana Serna, jugará un papel fundamental por los numerosos contactos que tiene con regantes, empresas y sectores implicados y por su gestión durante estos dos años en cuestiones relacionadas con el ciclo hídrico.

Ana Serna tendrá un gran protagonismo en la comisión bilateral que mañana celebrarán la Diputación y la Generalitat para reordenar sus relaciones. Este encuentro promete convertirse en el inicio de un nuevo enfrentamiento institucional. Otra persona de la máxima confianza de Mazón es María Gómez, diputada de Hacienda.

La diputada provincial  de Hacienda y alcaldesa de Almoradí, María Gómez

La diputada provincial de Hacienda y alcaldesa de Almoradí, María Gómez

El entorno del presidente destaca su capacidad de trabajo y su coordinación con otras áreas. Gómez ha gestionado la reducción del recargo del IAE provincial por el covid, y también los aplazamientos y bonificaciones de Suma. Sobre una de estas tres personas -todos ellos de la Vega Baja- recaerá a partir de ahora la portavocía del equipo de gobierno tras la salida de Adrián Ballester, aunque el presidente no dará a conocer el nombre hasta el miércoles, después de que en el pleno se hagan efectivas las renuncias de los dos diputados.

También anunciará entonces la remodelación de otras áreas del equipo de gobierno que conforman PP y Ciudadanos y que afectarán a la mayoría de diputados. Será la alcaldesa de Bigastro, Teresa Belmonte, quien asuma el acta de Ballester en la Diputación, aunque eso no quiere decir que se haga cargo de las competencias de Proyectos Europeos y Agenda Digital que él desempeñaba. Por otro lado, el escaño de Juan Francisco Pérez Llorca lo ocupará el actual edil en Benidorm José Ramón González de Zárate. Pero la guardia pretoriana de Carlos Mazón en esta nueva etapa no se queda ahí. En ese núcleo duro también se incluye el portavoz de Ciudadanos y diputado de Infraestructuras, Javier Gutiérrez, quien se ha centrado más en ser uno de los principales apoyos de su socio de gobierno que en tratar de devolver a Ciudadanos a la primera división tras sus últimos varapalos electorales.

El diputado de Proyectos Europeos, Agencia Digital e Innovación, Adrián Ballester

Solo hace falta echar un vistazo a las redes sociales de Carlos Mazón para darse cuenta de que su principal objetivo ahora es ganar notoriedad en València. Esta semana se ha convertido en todo un instagramer fallero publicando un sinfín de fotografías de su recorrido por las Fallas. Al líder de los populares valencianos no le ha costado demasiado, hasta ahora, llegar hasta donde está. Fue bendecido por Génova con una clara estrategia de Pablo Casado y Teodoro García Egea por controlar el PP en la Comunidad Valenciana, imprimiendo un golpe de timón como puente para tomar las riendas del partido y fijar su mirada en el Palau. Pero una vez conseguido este propósito, a Carlos Mazón le ha llegado el momento de batirse el cobre y ejecutar cambios de calado para demostrar a Ximo Puig que no va a vivir tan cómodo como lo hacía con Isabel Bonig. Al menos, ese es el elemento central de toda la maniobra que ha puesto en marcha para dar un impulso político a su liderazgo antes de que se celebre la convención del PP en València los días 2 y 3 de octubre, y que acabará con un acto en la Plaza de Toros, donde los populares quieren demostrar que esta Comunidad se va a convertir en el campo de batalla clave contra los socialistas.

El todavía diputado de Arquitectura y Hogar Provincia, Juan Francisco Pérez Llorca

LAS SALIDAS

Adrián Ballester ha anunciado que deja la política después de 14 años. Comenzó su andadura en el Ayuntamiento de Redován en junio de 2007, donde fue concejal en la oposición hasta junio de 2011. En el ámbito autonómico, fue director general del Institut Valencià de la Joventut de julio de 2007 a junio de 2011. Después pasó a ser diputado provincial en la Diputación de Alicante y concejal y primer teniente de alcalde en el Ayuntamiento de Redován, cargos que ha desempeñado hasta la actualidad. A la vez, fue diputado autonómico de la X legislatura en las Cortes, cargo que abandonó para continuar en la Diputación. En cuanto a Juan Francisco Pérez Llorca, ha renunciado a su escaño en la Diputación para encargarse de la portavocía de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias. Es alcalde de Finestrat desde hace seis años, pero entró como concejal de la oposición en 2003 y durante años ha abarcado áreas como Turismo, Hacienda o Urbanismo. Es diputado provincial desde hace dos años, cuando entró con Mazón.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats