Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PSPV y Podem acercan posturas para el presupuesto a expensas de Oltra

El conseller de Hacienda acepta una negociación transversal para diseñar las cuentas de 2022 y advierte que todas las consellerias deben presentar hoy sus propuestas - Illueca: «Las formas en política son decisivas, no venimos a regatear»

El conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, en su encuentro con el vicepresidente segundo, Héctor Illueca. | M.A. MONTESINOS

El conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, se posicionó este jueves a favor de organizar un debate a tres bandas entre los socios del Botànic para delimitar la estrategia que debe seguir la Generalitat a la hora de cuadrar el presupuesto para 2022. Tampoco tenía más opciones. Es una reivindicación compartida por Compromís y Unides Podem, que exigen una negociación transversal que supone acabar con el «modelo radial» que se ha venido aplicando hasta ahora, el que consiste en que el máximo responsable de la caja autonómica negocie directamente los números con cada conselleria. El frente común de los valencianistas y los morados había empezado a generar una escalada de tensión enmarcada, otro año más, en la batalla por el futuro reparto del dinero. El plantón de Mónica Oltra a Soler en la reunión que estaba prevista este jueves fue interpretado como el preludio de una nueva guerra, pero Soler protagonizó un giro de guion con el que salió fortalecido. En un encuentro con el vicepresidente segundo, Héctor Illueca, se mostró partidario de impulsar ese proceso de reflexión política, evidenciado así un acercamiento con los podemistas. Con esa inesperada jugada, consiguió poner todo el foco sobre la vicepresidenta. Ahora le toca a ella mover ficha.

Septiembre y octubre son los meses en los que afloran significativas desavenencias en la coalición de izquierdas que gobierna la Generalitat por la necesidad de hacer números. El enfrentamiento alcanzó su punto álgido el pasado año, cuando Oltra llegó a lanzar la acusación de que se habían falseado las cuentas para restar fondos a su conselleria. La munición disparada entre los socios fue de tal calibre que durante meses se rompieron todos los puentes de diálogo. Finalmente, las relaciones se acabaron reconduciendo, pero las heridas nunca se acabaron de cerrar y ya desde finales de 2020 la vicepresidenta viene reclamando un cambio en la fórmula para elaborar los presupuestos. La líder de Compromís pretendía abordar este asunto en la reunión que tenía programada para este jueves con Soler, un encuentro que no llegó a producirse. Decidió cancelarlo tras conocer que el conseller de Hacienda había citado dos horas después a Illueca, desdibujando la singularidad que buscaba la también consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas. Su portazo no evitó que el vicepresidente segundo sí compartiera ayer diálogo y reflexiones con Soler, protagonizando después una comparecencia conjunta en la que evidenciaron sintonía.

«Las formas en política son decisivas. Se había especulado sobre si hoy vendría o no. Si el conseller me demanda una reunión, mi obligación como vicepresidente es hablar con él». Esas fueron las primeras palabras de Ilueca tras el encuentro con el responsable de Hacienda, una valoración que puso de manifiesto su posición crítica hacia Oltra por la polémica generada tras anular la reunión con Soler, precisamente al conocer que también se vería con Illueca esa misma jornada. No obstante, aseguró que no lo interpretaba como un desprecio de Oltra. «He venido a formar parte de un Gobierno de verdad, que tiene un proyecto en común y que tiene el deber y la necesidad de discutir las grandes líneas de la radiografía de nuestra tierra, que son los presupuestos», señaló Illueca, quien también quiso dejar claro que Unides Podem no viene a «hacer regates» ni a pelear por cuatro euros más. «Esto no es un mercado, es la política económica de la Generalitat» y lo que está en juego es «el porvenir de mucha gente», afirmó.

Por su parte, Vicent Soler tampoco quiso reprochar la maniobra de Oltra, su decisión de darle esquinazo, aunque recalcó que es imprescindible que ese encuentro se produzca lo antes posible y advirtió que hoy es el último día para que todas las consellerias envíen su propuesta inicial de petición de fondos para el próximo ejercicio. En ese sentido, quiso dejar claro que el debate político sobre cómo enmarcar la negociación de los presupuestos no evita que las diferentes áreas del Ejecutivo tengan la obligación de remitir hoy los documentos, ya que fuentes de la Vicepresidencia primera amagaron un día antes con no cumplir con ese mandato.

Lo que quedó claro tras el encuentro de este jueves es que tanto Illueca como Soler se muestran flexibles en la elección del foro en el que el tripartito tiene que abordar un debate que Oltra quiere llevar a la esfera de la comisión de seguimiento del pacto del Botànic. También, que las cuentas de este año estarán condicionadas por la inexistencia del fondo covid del Estado, por la inyección financiera de Europa y por el dinero comprometido ya en los presupuestos participativos. El acuerdo «Alcem-nos» para la recuperación poscovid es, según Soler, uno de los faros que debe iluminar el próximo presupuesto.

El portazo de la vicepresidenta da alas a la oposición

La síndica del PP, María José Català, ha pedido a PSPV y Compromís que «se dejen de peleas de egos y se centren en resolver los problemas de los valencianos» en la negociación de los presupuestos para 2022. Ha valorado que, «mientras los ciudadanos ven cómo se sube la luz a máximos históricos o los comercios pagan el triple en la factura de la luz, mientras hemos liderado el paro en verano a nivel nacional, estamos en un momento de mucha dificultad con un 34% de pobreza infantil, con unas listas de espera inasumibles en prestaciones sanitarias, en vivienda o en dependencia, el tripartito de izquierdas solo está en sus peleas de gallos y no en resolver los problemas de los valencianos». Mientras tanto, el síndico del PSPV, Manolo Mata, ha replicado que «el único partido del arco parlamentario valenciano que juega a las sillas es el PP, pero se las queda todas María José Català». El socialista ha recalcado que el Consell que lidera Ximo Puig contrasta ideas, defiende a los valencianos y trabaja por generar acuerdos beneficiosos para la Comunidad y ha aprobado seis presupuestos en seis años. «Català no tiene legitimidad, ya que se sentó en el Gobierno valenciano para aprobar los presupuestos más austeros de la historia», zanjó.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats