Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El grupo de Soler se baja de la lista para el congreso federal de Sánchez en València

Los «alejandrinos» pedían más delegados y el PSPV se escuda en que se ha priorizado a cargos institucionales

Cena del sector de Alejandro Soler en Alicante

En plena carrera hacia el congreso provincial del PSPV-PSOE, cuando ni siquiera se han celebrado los cónclaves federal y nacional. Hasta el punto de que la confección de las listas de delegados no ha hecho más que evidenciar la ruptura entre el sector que encabeza el diputado ilicitano Alejandro Soler -y en el que también está el alcalde de Elda y presidente de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP), Rubén Alfaro-, y los sectores más afines al secretario general de los socialistas valencianos, Ximo Puig, donde se incluyen las familias del exsenador Ángel Franco y los herederos del pajinismo, encabezados por la secretaria autonómica de Cooperación y Calidad Democrática, Toñi Serna, y el alcalde de Alcoy y portavoz del PSOE en la Diputación, Toni Francés. Si los «alejandrinos» optaban por echarle un pulso a Franco en su principal bastión, en Alicante, y le presentaban una cabeza de delegación alternativa para el congreso nacional a mitad de semana, los que en su día enarbolaron la bandera del sanchismo en Alicante ayer dieron un paso más y acordaron bajarse de la lista para el federal. Dieron por cerradas las negociaciones, de manera que, al final, sólo irá de delegado el propio Soler, al formar parte de la ejecutiva y, por tanto, ser miembro nato. Todo, además, en una jornada en la que, en paralelo, las dos partes trataban de alcanzar un acuerdo en la ciudad de Alicante que permitiera una lista de integración, y justo en el día en el que los afines a Soler convocaron una cena multitudinaria para sacar músculo.

Cena del sector de Alejandro Soler en Alicante

Desde el sector más cercano al exalcalde de Elche justificaban el paso que acaban de dar en que no se han respetado los porcentajes que, según sostienen, se pactaron inicialmente con el propio Puig, y acusan a la cabeza de delegación para el federal, a la consellera de Sanidad, Ana Barceló, de cerrar la puerta a cualquier tipo de acuerdo. «Seguimos fuertes con nuestro proyecto, pero en este proceso nos vamos a quedar fuera, porque han roto el pacto, nos han querido humillar y otra vez vienen desde València a decirnos qué tenemos que hacer. Sólo estamos haciendo un ejercicio de responsabilidad, pero no vamos ni en contra de Pedro Sánchez ni de Ximo Puig porque son nuestros presidentes», sostienen desde el grupo de los críticos.

Desde las familias alicantinas situadas en el perímetro de Ximo Puig, sin embargo, la visión es bien distinta. «Esperábamos más responsabilidad», sentenciaban desde estos círculos. No sólo consideran que, de este modo, le están echando un pulso al secretario general de los socialistas valencianos, también al propio Pedro Sánchez. Mientras, desde el PSPV inciden en que el objetivo siempre ha sido lograr una propuesta de consenso, en la que estuvieran representadas todas las sensibilidades, y con un marcado carácter institucional, con presencia de alcaldes, diputados y otros cargos.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats