Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puig dice que el Consell no permitirá ningún trato de favor hacia Cataluña

El presidente respalda la implantación del pasaporte covid en la Comunidad a partir de octubre para «garantizar el regreso a una normalidad mejorada» - Asegura que, «sin la vacuna, la última ola hubiera sido terrorífica, con miles de muertos»

El jefe del Consell, Ximo Puig, en su reciente reunión con el presidente catalán, Pere Aragonès.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, afirma que «en ningún caso» la Generalitat permitirá ningún trato de favor del Gobierno a Cataluña, «ni a otras comunidades». Al margen de eso, no obstante, defiende que el Ejecutivo de Pedro Sánchez debe abordar la mesa de diálogo con la autonomía vecina «desde la máxima empatía, sabiendo la dificultad que existe». Según dice, «es exigible un debate y un diálogo, pero también es muy importante que lo haya dentro de Cataluña», y que «no se puede pensar que el 50%, por más legitimidad que tenga un gobierno, pueda hablar sin tener en cuenta al resto».

De esta forma se pronuncia Puig en relación a la posible solución al conflicto del Gobierno con Cataluña, que, según señala, bien podría terminar con alguna «especie de refrendo por parte de los catalanes y, si afecta a toda España, de los españoles», al preguntársele si cree esta mesa de diálogo va a terminar en la votación de un referéndum. «Pero en cualquier caso sería el final de un proceso y este va a tardar tiempo», añade. Asimismo, en alusión a quienes sienten que esta mesa de diálogo supone en sí misma una derrota para el Ejecutivo, el jefe del Consell sostiene que «hay una parte importante de las derechas españolas que imaginan un país con derrotados», pero «no puede haber un país en el que una parte se sienta derrotada», puesto que «las humillaciones son el prólogo de grandes confrontaciones».

En cuanto a un tema que afecta de una forma mucho más directa a la Comunidad Valenciana como es la financiación, el presidente autonómico espera que el Gobierno tenga una propuesta de financiación autonómica antes de que finalice el año, «al menos los criterios fundamentales», como el de ajustar la población, que ha expresado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. «Es un debate inaplazable, aunque soy consciente de la dificultad», recalca. Puig apunta también, en este sentido, que en todas las conversaciones que ha tenido sobre este tema con miembros del Ejecutivo han sido «conscientes de la necesidad de abordar esta cuestión y de su dificultad».

El jefe del Consell admite que «es obvio que se necesita un gran acuerdo de país» en este tema, y que «no es solo el sistema, además están también la deuda y la fiscalidad». Con todo, considera que «ya hemos avanzado» en aspectos como el reparto de los recursos adicionales para paliar la crisis provocada por el covid», en donde «la Comunidad Valenciana ha tenido la sensibilidad del Gobierno que no tenía antes».

Botànic II

Respecto a la situación que atraviesa el gobierno autonómico del Botànic II, en relación a la posibilidad de que esté ejerciendo un hiperliderazgo, Puig señala que «cada uno debe asumir su responsabilidad», y que siente que forma parte de «un liderazgo compartido», donde «cada uno hace lo que le corresponde». Admite que ha habido que tomar en algunos momentos «decisiones rápidas», pero asegura que ha intentado «compartirlas al máximo», y que asume «todos los errores» que hayan podido producirse. Al mismo tiempo, preguntado por si cree que sus socios, Compromís y Unides Podem, están cuidando el gobierno, señala que los tres partidos son «conscientes de nuestra responsabilidad», ya que en 2015 la Comunidad «salió del agujero de la corrupción, la fractura social y la falta de posición del autogobierno, y estamos en un camino que no puede ser un paréntesis entre dos nadas».

Acerca de si pensó que la crisis sanitaria del coronavirus sería tan larga, Puig explica que «al principio pensábamos que iba a ser mucho más leve», pero pone el foco en que «en la última ola, la vacunación ha sido definitiva», dado que «sin ella, hubiera terrorífica, habrían muerto miles y miles de personas». Pese a ello, reitera que la pandemia «desgraciadamente no es historia», puesto que «aún cada día vemos cómo hay personas que están muriendo».

Lecciones tras la pandemia

Sobre las posibles lecciones que dejará la pandemia, el jefe del Consell señala que, al margen «del dolor, la incertidumbre y el miedo», la experiencia permitirá poner en el lugar que corresponde «la importancia de la vacunación y la ciencia», ya que gracias a ellas «hemos conseguido mitigar el impacto». Además, Puig hace énfasis en «la potenciación de una sanidad pública y el papel del Estado en la economía», porque «hemos visto que el neoliberalismo ha fracasado, que salvarse cada uno no sirve a la sociedad».

El presidente añade que «en estos momentos, cualquier persona que quiere puede ser vacunada», y que «estamos en más del 85% de vacunación del público objetivo, los mayores de 12 años». Reitera que «la vacuna se ha demostrado absolutamente eficaz», que «ahora tenemos que intentar convencer a las personas que alejadas del pensamiento científico no quieren participar». Y en cuanto a si se ve como un «AntiAyuso», afirma que «no tengo interés en ser ‘antinada’. Pero la pregunta es por qué ha de estar todo en Madrid».

«En política el sucesor no se elige. Los dedazos no funcionan»

decoration

Puig reconoce que no habla con José Luis Ábalos «desde su salida del Gobierno, pero no tengo ningún problema en hablar. No ha cambiado nada», y sobre si pudiera ser recuperable en el Consell agrega que «él tiene la capacidad de definir su futuro y no sé lo que piensa hacer, pero tiene mi máximo respeto».

En cuanto a si aspira a dejar ordenada su sucesión al frente del PSOE, el presidente recuerda que «en política el sucesor no se elige. Los dedazos no funcionan». Y sobre si este va a ser su último mandato al frente del partido, manifiesta que «no voy a decir nada, que si no siempre se malinterpreta».

Respecto a cuándo se va a reunir con el presidente del PPCV y de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, afirma que «no tengo constancia de que haya pedido la reunión, pero no tengo ningún problema: lo más pronto que podamos».

Puig considera que el PP de la Comunidad Valenciana ha perdido una oportunidad de abrirse al diálogo con el Fondo de Cooperación, «pero mi voluntad es acordar en todo aquello que podamos». Y admite que «desgraciadamente» no ve a Mazón «diciéndolo no a Vox y alejándose de la ultraderecha».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats