Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oltra: “Nadie deja de viajar porque tenga que pagar 2 euros”

Ximo Puig se muestra contrario a gravar las pernoctaciones en alojamientos mientras Francesc Colomer tilda la propuesta de inoportuna - La vicepresidenta de la Generalitat advierte de que es el momento de abordarlo

Intensa agenda de la vicepresidenta en Elche, con parada en Bodegas Faelo de Matola | ANTONIO AMORÓS

El frente común de Compromís y Unides Podem para resucitar la tasa turística ha generado un nuevo cisma en el Botànic, una significativa brecha con el PSPV que alimenta la confrontación de los socios de gobierno. Las relaciones ya estaban tensionadas a cuenta de la elaboración del nuevo presupuesto, pero la alianza de Mónica Oltra y Héctor Illueca para aplicar un gravamen a las pernoctaciones en alojamientos de la Comunidad ha abierto un nueva guerra que rebasa los muros de la Generalitat. Con la patronal y el sector radicalmente en contra, el jefe del Consell evidenció este miércoles su rechazo frontal a la iniciativa. Es un melón que ni siquiera está dispuesto a abrir, que asegura que no está en la agenda autonómica, a pesar de que los valencianistas y los morados han emprendido una sonora campaña mediática para demostrarle que se sienten fuertes para echar este pulso.

Alicante es el territorio que concentra este nuevo campo de batalla, la provincia turística por excelencia de la Comunidad y donde se desplazó Mónica Oltra, en concreto a Elche, para protagonizar una visita institucional. Lo hizo mientras Ximo Puig acudía a Castelló de la Plana para participar en la presentación de la Fundación de Investigación de Excelencia. Separados y sin hablar desde hace días, ambos lanzaron mensajes contrapuestos sobre la oportunidad de aprobar la polémica tasa. El presidente aseveró que el principal objetivo ahora pasa por «superar la pandemia, la reactivación económica, social y emocional, y, en el ámbito del sector turístico, ayudarle a superar la peor crisis de los últimos años». Se dedujo, por tanto, que no está entre sus intenciones, como ratificaron después desde su entorno más próximo; una postura que se encargó de enfatizar después Francesc Colomer. El secretario autonómico de Turismo recordó que siempre ha mostrado su «discrepancia» al respecto de esa tasa, pero ahora, remarcó, dijo estar sorprendido por lo «inoportuno del momento, en el año de la pandemia, donde el sector ha perdido más que nadie», valorando que sería «muy poco recomendable». En esa línea, dijo que «cabría esperar empatía por parte de todo el mundo» sobre un sector cuya aportación tributaria es de 3.600 millones de euros. «El que más aporta y menos recibe», zanjó.

En el polo completamente opuesto se posicionó Mónica Oltra, que durante su estancia en la ciudad ilicitana remarcó su apuesta de rescatar la tasa turística pese a la falta de acuerdo con el PSPV. «Nadie deja de viajar porque tenga que pagar una tasa de dos euros» o «las kellys también forman parte del sector hotelero y su opinión es diferente a la de la patronal» fueron algunas de las frases que pronunció la vicepresidenta del Consell en Elche.

«Se trata de una tasa que no tiene que pagar la patronal y que está vigente en muchos países europeos. Nadie deja de ir París porque tenga que pagar dos euros al día por alojamiento, ni a Bruselas ni a Mallorca. Las personas que viajan no van a dejar de hacerlo por que una pequeña tasa que grava el impacto ambiental y el coste que tiene en los precios del alquiler la presencia de turistas», aseveró la líder de Compromís, que, no obstante, se mostró partidaria de que la tasa varíe en función de si es un hotel de cinco estrellas o una casa rural. Habrá que estudiarlo de cara a los presupuestos, alertó. Casi al mismo tiempo, la portavoz adjunta de su grupo en las Cortes, Aitana Mas, que defendió que el año pasado se dejó aparcado ese tema para negociarlo este curso político. «No es ninguna sorpresa para el PSPV ni para Ximo Puig», advirtió.

Las palabras de Oltra levantaron todavía más ampollas en Presidencia. Desde el entorno de Puig tildaban de poco serias las aseveraciones de la valencianista y se preguntaban a qué corresponderían esos dos euros a los que aludió, una cifra que, subrayaron, podría suponer el 10% de los 20 euros que se pagan por un día de alojamiento en el programa del Imserso. Se pone en duda, además, la legalidad de la medida planteada, que consiste en destinar la recaudación de la tasa turística -calculan que 50 millones de euros- a políticas de vivienda para jóvenes. Sea como fuere, lo que está meridianamente claro es que este debate condicionará la negociación de las cuentas para el próximo año, un proceso que, al menos por ahora, proyecta más división que unidad.

Mónica Oltra tuvo una apretada agenda este miércoles en Elche. La vicepresidenta del Consell comenzó su visita a la ciudad ilicitana en las Bodegas Faelo, en la pedanía de Matola, donde tuvo la oportunidad de probar los vinos locales. Oltra, que estuvo acompañada en todo momento por la portavoz municipal de Compromís en Elche, Esther Díez, también visitó el Hort de Felip y, ya por la tarde, inauguró un congreso sobre violencia machista digital.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats