Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puig encuentra apoyos en Compromís, Cs y UP a su idea de descentralizar las instituciones y el PP lo tacha de "cortina de humo"

El presidente de la Generalitat reprocha "la actitud intolerante" de no querer "ni debatir" sobre su propuesta y Ayuso habla de "majadería"

Ximo Puig, detrás el presidente canario Ángel Víctor Torres antes del extremeño Guillermo Fernández Vara

Ximo Puig, detrás el presidente canario Ángel Víctor Torres antes del extremeño Guillermo Fernández Vara

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha defendido este jueves que su propuesta de descentralizar las sedes de la instituciones del Estado "busca cohesionar" España sin confrontaciones, y al respecto ha lamentado: "Lo intolerable es la actitud intolerante y que no se pueda ni debatir". Puig ha afirmado que su idea de descentralización solo busca "cohesionar mejor el país" y ha considerado que quienes "patrimonializan el sentido de España" lo único que logran es "desapegar a una parte importante de la población" y "descoser" el país. En declaraciones a los periodistas tras la presentación de la Feria del Libro, Puig ha insistido en que no hay "ninguna razón para que todo esté en Madrid", y ha calificado de "inexplicable" que este proceso de descentralización "no se haya producido desde el primer momento". Ha indicado que no se trata "de un hecho polémico o de confrontación", sino "de normalización de un estado plural y diverso", y de trasladar al plano institucional lo que dice la Constitución de que España es "una nación que está formada por nacionalidades y regiones". "España es plural y diversa. No es Madrid, es mucho más que Madrid", ha asegurado Puig, para quien la gran pregunta debe ser "por qué está todo en Madrid", y ha destacado que hay muchos países que ya están avanzando en esta dirección, como Alemania o Portugal.

El jefe del Consell ha asegurado que no se trata una cuestión nueva de ahora, sino que este debate lleva planteándose años, y ha dicho no entender la actitud "intolerante" de algunas personas, que no aceptan, ni siquiera, que se pueda abrir o nombrar este debate. En este sentido, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha tildado de "majadería" la descentralización y vaticina que "no se va a llevar a cabo", y ha advertido que el Ejecutivo madrileño "dará una contestación a cada ataque que reciba" la autonomía. Puig, no obstante, ha recalcado que todos los presidentes autonómicos de España "en términos generales" están de acuerdo respecto a este debate, "que se ha hablado de manera informal" y en ese sentido ha insistido en que "no se trata de generar una confrontación con una comunidad -en referencia a Madrid- sino de sumar".

De este modo, el presidente de la Generalitat ha defendido que hay "muchas posibilidades" para llevarla a cabo ya que con el "teletrabajo no se trataría de grandes traslados de funcionarios" ni convertir este debate en "un mercado" para ver qué sede va a cada sitio, sino de abordarlo de forma "razonable" como situar el Tribunal Constitucional en Cádiz o Puertos del Estado en València por ser el primer puerto del Mediterráneo. No obstante, ha recalcado que tampoco se trata de afrontar este debate de forma partidista, preguntado por si se tratará en la Convención del PSOE de este fin de semana, "sino de unir España desde la diversidad y capitalizar en el territorio".

Puig ha encontrado apoyo a su idea de descentralizar las instituciones del Estado en cuatro de los seis grupos de Las Cortes, aunque Compromís, Ciudadanos y Unides Podem han puesto matices a la idea: la coalición valencianista aboga por "descentralizar competencias, más que edificios"; la formación liberal valora la idea pero pide efectuarla "de manera razonable" y la confluencia de izquierdas comparte el principio pero pide "ir más allá" y abordar un cambio de modelo de estado.

Así se han pronunciado los portavoces parlamentarios de las tres formaciones -Fran Ferri, Ruth Merino y Pilar Lima- tras la Junta de Síndics de este miércoles, en la que también ha apoyado la idea el portavoz socialista, Manolo Mata, que considera que esta propuesta acerca a un estado "federal". Mientras, PP y Vox han criticado la propuesta: la síndica popular, María José Catalá, ha calificado la idea de "cortina de humo" para no hablar sobre financiación, mientras que el portavoz adjunto de Vox, José María Llanos, se ha preguntado si Puig se quejaría si fuera Barcelona la ciudad que acogiera estas instituciones y no Madrid.

Puig ha encontrado apoyo a su propuesta en su propio grupo parlamentario, desde el que Manolo Mata ha recordado que este debate se lleva produciendo desde el año 1978 y ha apuntado que ha habido propuestas como trasladar el Senado a Barcelona o el Tribunal Constitucional a Andalucía. Mata ha incidido en la idea de Puig de que "no tiene sentido que el Instituto Oceanográfico esté en Madrid", y ha apuntado que las comunidades autónomas "son estado", por lo que el hecho de que haya "centros de la administración general en sedes autonómicas es buena noticia".

El síndic de Compromís, Fran Ferri, coincide con Mata en señalar que las comunidades autónomas también son estado, por lo que, a su juicio, "se las debe tratar como tal". "Más que enviarnos edificios que trabajen para el estado, queremos ejercer esas competencias", ha manifestado. Así, ha apuntado a la competencia en Puertos, que actualmente se decide desde una ciudad que no tiene mar, como Madrid, por lo que ha pedido que las comunidades "pudieran decidir libremente qué hacer con sus puertos y su fachada marítima".

Esta cuestión también ha sido objeto de debate por parte de la síndica del PP, María José Catalá, que ha considerado que estaría "fantástico" que Puertos del Estado estuviera en València para que la consellera de Emergencia Climática, Mireia Mollà, "tuviera interlocución directa nada más bajarse del coche oficial sobre su historia personal de hundir la ampliación norte del puerto de València". No obstante, ha incidido en que "no hay una propuesta encima de la mesa" respecto a la descentralización y ha rechazado la "política ficción". Preguntada por el caso concreto de Puertos del Estado, que Puig pidió trasladar a València por carta al Gobierno, se ha preguntado si ha habido contestación por parte del ejecutivo central. Catalá se ha preguntado en qué condiciones se produciría este traslado y si se trata de una propuesta para "salir del paso" en el Congreso Federal que organiza el PSOE este fin de semana en València. "Si va en serio, estupendo", ha agregado.

Por parte de Unides Podem, Pilar Lima ha defendido que comparten la propuesta de descentralización, pero han pedido "ir más allá" del cambio de sedes de organismos, y ha pedido "hablar de algo más", como la política fiscal, o el cambio del modelo de estado, y también de la monarquía. Lima ha remarcado que hay encuestas recientes que muestran que la población estaría a favor de la implantación de una república y ha pedido "superar el modelo agotado de las autonomías".

Mientras, la síndica de Ciudadanos, Ruth Merino, ha coincidido en la idea de que "no tiene por qué estar todo concentrado en la capital", pero ha pedido que "si se lleva a cabo la descentralización, debe hacerse de manera razonable, siguiendo criterios de eficacia y eficiencia y en absoluto como herramienta para enfrentar a unas autonomías con otras". "La descentralización de instituciones públicas es una buena idea, pero en ningún caso puede ser una moneda de cambio entre territorios para privilegios de los nacionalistas y populistas, como lamentablemente estamos acostumbrados en este país". Asimismo, a Merino le "llama la atención que Puig reivindique algo que él mismo no aplica en la Comunitat Valenciana, donde la mitad de las instituciones se encuentra en Valencia." Por ello, la portavoz de Cs ha instado al presidente a "ser más coherente" y a "dedicarse menos a separar y más a trabajar por lo que hace falta, como un sistema de financiación autonómica justo".

En esta misma línea se ha pronunciado Catalá (PP), que ha apuntado que no se ha creado la Conselleria de Turismo en Alicante que se prometió y que el 80% de los funcionarios de la Conselleria de Innovación, con sede en Alicante, trabajan desde València.

El portavoz socialista, Manolo Mata, ha aseverado al respecto que este es el "gobierno que más ha descentralizado" la administración autonómica y ha asegurado que han intentado que "haya instituciones por toda la Comunitat Valenciana", como la Conselleria de Innovación y la AVI en Alicante y la Agencia Antidespoblación en Castellón.

Respecto a la propuesta de descentralización, Catalá ha considerado que Puig ha lanzado una "cortina de humo" porque "no quiere que esta semana se hable del cambio de modelo de financiación". "Se inventa debates estériles sobre la ubicación de sedes ministeriales para no tener que plantarle cara a su jefe el sábado y exigirle que cambien ya el modelo de financiación", ha agregado. "La Comunitat Valenciana perderá el próximo año 2.000 millones de euros por la falta de voluntad de Sánchez de cambiar el modelo de financiación. Y esto es lo que quiere esconder Puig. Vamos a tener 2.000 millones menos para sanidad, educación y políticas sociales", ha denunciado la dirigente.

Desde Vox, José María Llanos ha criticado que Puig esté pidiendo descentralizar las sedes que se encuentran en la capital española, precisamente "para copiar mal a Vox o con el afán de atacar a Madrid". Y ha dicho que "si fuese Barcelona la ciudad en la que estuviesen todas las instituciones no le vería ningún problema". José María Llanos ha asegurado que "es posible que Ximo Puig esté intentando copiar a Vox, pero lo hace mal" ya que, "cuando Vox propone una descentralización administrativa, lo que propone es una descentralización de los organismos que pueden ayudar a las infraestructuras de cada provincia". A su juicio, "no tiene sentido es una descentralización de las instituciones básicas del Estado para que un valenciano tenga que irse a Finisterre a realizar un trámite administrativo y otro trámite tenga que realizarlo en Cádiz".

El presidente del PPCV, Carlos Mazón, ha acusado a Ximo Puig de "inventarse falsos debates para tapar los problemas de la Comunitat Valenciana" y cree que está tratando "de desviar la atención sobre los problemas que es incapaz de solucionar". "El Consell, tras siete años de tripartito, se esconde y es incapaz de gestionar nada", ha señalado Mazón en un comunicado, tras las declaraciones de ayer de Puig, quien defendió que la descentralización de instituciones del Estado y empresas públicas "ayudaría a la cohesión de España" frente a independentistas y centralistas y que reduciría el "efecto capitalidad, tan nocivo para España". Mazón ha ironizado con que "igual Puig cree que todo el mundo está esperando que el Tribunal Constitucional traslade su sede a Cádiz o cosas por el estilo" y le ha recomendado "hablar menos de oficinas y más de empresas e inversiones, de empleo juvenil, falta de agua, o reclamar infraestructuras como el Corredor Mediterráneo. Debería centrar sus esfuerzos en lo que de verdad importa a los ciudadanos", ha exigido. Para Mazón, "lo que Puig debe explicar de verdad en la Comunitat Valenciana es por qué sigue en Madrid la financiación que todos estamos esperando y (Pedro) Sánchez nos sigue negando, sin convocar el Consejo de Política Fiscal y Financiera. O por qué las Cercanías son un desastre con Sánchez, con (José Luis) Ábalos y con Puig. O por qué no reclama infraestructuras". Asimismo, le ha pedido que explique "por qué hay consellers que hacen marchas catalanistas en el 9 d'Octubre; por qué ha dejado a Alicante y Castellón sin cobertura para emergencias sanitarias; por qué se comprometió a seis consellerias y ahora son doce o por qué es el gobierno autonómico con más asesores de la historia". En esta línea, le insta a explicar "por qué los salarios bajos pagan más impuestos aquí que en el resto de España, por qué no funciona ni un solo programa de empleo juvenil con un 42% de paro juvenil o por qué las políticas de vivienda pública son un fracaso en la Comunitat Valenciana". Mazón sostiene que Puig también debería explicar "por qué desde la Generalitat ni siquiera se pide perdón por tratar de ocultar los abusos a menores o por qué algunos familiares de Puig han montado un cártel con subvenciones públicas".

Por su parte, el jefe del Consell ha replicado al presidente del PPCV que "yo hago lo que es importante para la Comunitat Valenciana, no nos inventamos problemas, los dirigentes estamos para defender los intereses de la Comunitat y para la Comunitat sería bueno contar con sedes", ha señalado Puig, que ha apostillado: "Yo defiendo la Comunitat, otros pueden defender otras comunidades", ha zanjado Ximo Puig.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats