Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puig intenta frenar el golpe: parte de los 300 millones que gestionará el Consell son para la provincia

El presidente de la Generalitat considera positivos los Presupuestos para la reactivación de la Comunidad, aunque reconoce que hay que compensar la menor aportación de fondos a Alicante

Ximo Puig habló ayer de los Presupuestos Generales en el acto del corte de la naranja en el municipio valenciano de Picassent. | INFORMACIÓN

 A grandes males, grandes remedios. O al menos eso es lo que ha debido pensar el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, a la vista de los escasas inversiones contempladas en los Presupuestos Generales del Estado para la provincia de Alicante. De ahí que haya anunciado un plan de compensación a través de los 300 millones de euros que el Consell va a poder gestionar de forma directa. Con todo, falta por concretar qué parte de esa cantidad irá a parar a territorio alicantino, así como los proyectos que podrán ser ejecutados.

Puig está moderadamente satisfecho con los Presupuestos Generales del Estado. Así lo manifestaba este jueves en declaraciones a los medios de comunicación, tras asistir al primer corte de la naranja en una finca de la localidad valenciana de Picassent. «Nunca podremos estar absolutamente satisfechos, pero suponen un paso adelante y van en el camino correcto, en la línea de corregir los muchos años de infrainversión que hemos sufrido en la Comunidad Valenciana», enfatizó.

En este sentido, el jefe del Consell destacó que los 1.600 millones de euros que se van a inyectar en la economía valenciana suponen alrededor de un 11,4% de la inversión total, «lo cual está de acuerdo con nuestro índice de población» y permitirá, según sus palabras, avanzar «en la recuperación y la reactivación económica y social. Lo que queremos es que sirvan para cohesionar y dar capacidad de respuesta a esta crisis tan dura que hemos tenido».

Estas aseveraciones, sin embargo, no acaban de cuadrar con la realidad de la provincia de Alicante, toda vez que los 183,5 millones de euros consignados para infraestructuras y dotaciones en este territorio suponen un 38% menos que las del ejercicio anterior, y apenas un 15% de lo que se invertirá en el conjunto de la Comunidad Valenciana. 

De ahí que Puig anunciase un plan de compensación con los fondos de hasta 300 millones de euros que por primera vez se van a gestionar directamente por parte de la Generalitat. «Vamos a ser nosotros los que decidamos dónde va a ir este dinero», resaltó el presidente, añadiendo, en este sentido, que se va a tener muy en cuenta «la menor aportación que recibe la provincia de Alicante».

Fuentes del propio Consell resaltaron que se trata de una clara «apuesta política» ante la infrainversión que sufre esta parte del territorio y, aunque ya se está trabajando en ello, falta por concretar la cantidad exacta de estos 300 millones que llega a la provincia, y qué proyectos se van a financiar.

El presidente de la Generalitat, por otra parte, confía en que los Presupuestos salgan adelante en el Congreso de los Diputados, sobre la base de que se trata de unas cuentas que «harán avanzar al conjunto de la sociedad española en el espacio de la recuperación económica y social, y creo que, con las aportaciones de las enmiendas, tendremos un buen instrumento para el gran objetivo, que es el empleo y el bienestar de los ciudadanos».

Puig, por otro lado, señaló que su homólogo en la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, no le ha invitado a la reunión con otros presidentes autonómicos sobre financiación, aunque recuerda que habló con él hace pocas semanas. Con todo, insistió en que este es un asunto que «no debe abordarse en ningún caso desde la confrontación con el Gobierno ni entre territorios. Hay más cosas que nos unen que nos separan».

La oposición acusa a Sánchez de «boicotear» a la Comunidad

PP, Cs y Vox son muy críticos con las cuentas para las tres provincias y Compromís anuncia enmiendas

decoration

La oposición cargó las tintas contra los Presupuestos presentados por el Gobierno. La síndica del PP, María José Catalá, afirmó que Sánchez «boicotea el progreso de la Comunidad Valenciana» y que «ha puesto el freno a la competitividad» del territorio. Catalá puso el foco en comparar la inversión destinada a Cataluña, 2.400 millones, frente a la que recibirá la Comunidad Valenciana, justo la mitad. Desde Ciudadanos, Ruth Merino aseveró que esta autonomía recibirá una inversión «por debajo de lo que nos correspondería según peso poblacional y quien gana es Cataluña. El Estado beneficia a los nacionalistas y a quienes se saltan la ley», lo que para Merino demuestra que el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, «no tiene verdadera influencia en Madrid para conseguir lo que necesitan los valencianos». Por parte de Vox, Llanos Massó, defendió que Sánchez «llegó mintiendo y continúa mintiendo con este presupuesto». Mientras, Compromís criticó que las cuentas «incumplen» con lo previsto en el Estatut valenciano, que establece una inversión en arreglo al peso poblacional (más del 10% del Estado) y anuncia enmiendas por las «muchas sombras» para la Comunidad, señaló el síndic Fran Ferri. Por su parte, los grupos que apoyan al Gobierno de España (PSPV-PSOE y Unides Podem) defendieron el aumento del gasto social. Para el síndic socialista, Manolo Mata, son «una inyección brutal», mientras que, para la portavoz de Unides Podem, Pilar Lima, son unas cuentas para la «recuperación inclusiva, ecologista y feminista».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats