Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El jefe de los sanchistas en Alicante se cae de la ejecutiva y entra la diputada Patricia Blanquer

La parlamentaria alcoyana, cercana a Toni Francés, asumirá la Secretaría de Industria, Comercio y Turismo - La ministra Diana Morant, el conseller Arcadi España y la alcaldesa de Castellón, Amparo Marco, completan la representación valenciana

El sector franquista y los herederos del pajinismo, este sábado, durante el congreso del PSOE. | INFORMACIÓN

No es cuestión de cantidad, sino de calidad. Ese es el mantra que han venido invocando desde la cúpula del PSPV en los últimos días. Sostienen que la salida de José Luis Ábalos de la Secretaría de Organización el pasado mes de julio ha hecho que las relaciones con Ferraz se hayan normalizado por completo. Sin embargo, tras conocerse la composición de la nueva comisión ejecutiva federal del PSOE, ese argumento cobra más sentido. Al final, la federación valenciana se queda con cuatro nombres, frente a los seis logrados hace ahora cuatro años. La provincia de Alicante, en este sentido, pasa de dos representantes a uno, con la incorporación de la diputada nacional alcoyana y portavoz de Hacienda en el Congreso, Patricia Blanquer, cercana al regidor de su municipio, Toni Francés. Asumirá la Secretaría de Industria, Comercio y Turismo. La representación valenciana estará integrada, además, por la exalcaldesa de Gandía y hoy ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, que se ocupará de Ciencia, Investigación y Universidades; por el conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, Arcadi España, con Transportes, Movilidad Sostenible y Agenda Urbana; y por la alcaldesa de Castellón, Amparo Marco, con Emprendimiento e Impacto Social. Todo en el marco de una negociación que no se hizo pública hasta el sábado a ultimísima hora de la noche, y que, desde la cúpula de los socialistas valencianos, se interpreta como un gesto más hacia el PSPV y su secretario general, Ximo Puig.

José Luis Ábalos, a su llegada a Feria València, junto a compañeros de su sector. | GERMÁN CABALLERO

De los alicantinos, no repite, pues, Toni Ferrer, exnúmero dos de Cándido Méndez en UGT, pero más significativo es que quien en su día abanderó la causa del sanchismo en la provincia de Alicante, el ilicitano Alejandro Soler, que ostentaba el cargo de secretario ejecutivo adjunto de Política Municipal, también se queda fuera, en lo que en determinados círculos se ve como una suerte de castigo que se veía venir desde la caída de José Luis Ábalos como secretario de Organización. De hecho, el hoy diputado nacional se ha convertido en el líder de la revuelta que hace solo unas semanas desembocó en el plante de su sector en la provincia a formar parte de la lista de delegados al federal, mientras que sus afines en la ciudad de Alicante rechazaron ir en la candidatura al cónclave nacional de noviembre, en lo que se interpretó como un pulso en toda regla a Pedro Sánchez y a Ximo Puig.

Ese cambio de fichas en la ejecutiva, además, llega justo el día después de que Soler participara en la cena con Ábalos que se celebró en Burjassot con un centenar de personas. Algo a lo que el propio Ábalos trataba de restar hierro ayer por la mañana, al decir que sólo fue una «cena de amigos», que, al final, literalmente, «se les fue de la manos». Y todo en una jornada en la que, de nuevo, volvió a quedar claro que, hoy por hoy, existen dos bloques en la provincia: los otrora denominados sanchistas y hoy rebautizados como alejandrinos, cuyos principales cabezas visibles se dejaron ver ayer por el congreso, pese a que se negaron a entrar como delegados en las listas; y los más cercanos a Puig, entre los que se encuentra el sector liderado por el exsenador Ángel Franco y el de los herederos del pajinismo, con la secretaria autonómica de Cooperación y Calidad Democrática, Toñi Serna, y Toni Francés al frente. Tanto es así que franquistas y pajinistas hicieron gala de que, en estos momentos, van de la mano. Hasta el punto de ni siquiera faltó la foto de familia.

Ábalos: «No necesito ningún tipo de reconocimiento»

La llegada de José Luis Ábalos a Feria València despertó mucha expectación. En ese contexto, admitió que aún no había hablado con Pedro Sánchez y que asistía al cónclave «sin ningún tipo de actitud». El ministro incidió en que «siempre me he sentido bien en mi partido. No necesito ningún tipo de reconocimiento. El mayor reconocimiento es el de tener la conciencia tranquila de haber servido».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats