Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Todos los partidos se apuntan a la reforma fiscal

Cs se suma a la fiebre de los cambios tributarios y propone reducir 500 millones en impuestos en la Comunidad

Tony Woodward, junto a Toni Cantó y Ruth Merino, antes de la pandemia. | INFORMACIÓN

Reformar la fiscalidad en la Comunidad Valenciana se ha convertido en un objeto de deseo, también para Ciudadanos (Cs). El grupo liderado por Ruth Merino en las Cortes valencianas presentó este lunes su propio plan para ahorrar 500 millones de euros a los contribuyentes, con una bajada de impuestos «ambiciosa, pero al mismo tiempo equilibrada, sensata y creíble». Se trata de la tercera propuesta de este tipo en tan solo un mes, tras abrir la veda el PPCV que lidera Carlos Mazón y seguir su estela el Botànic. Aunque formalmente no hay elecciones a la vista, todo parece indicar que cada vez hay más prisa por marcar posiciones en torno a una cuestión económica que siempre resulta clave, por si hubiera adelanto.

En concreto, Ciudadanos aboga por bajar medio punto el tramo autonómico del IRPF hasta 65.000 euros, lo que calcula que supondría un ahorro de 129 millones y del que se beneficiarían el 96% de los valencianos. También apuesta por la bonificación del 99% para el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, coincidiendo con el PP, y por la ampliación del mínimo exento del Impuesto de Patrimonio hasta los 700.000 euros, mientras que los populares abogan directamente por bonificarlo al 100% y prometen un ahorro total de 1.530 millones de euros en impuestos.

La formación liberal defiende medidas para facilitar a los jóvenes la entrada al mercado laboral con sueldos dignos, el acceso a la vivienda y la formación de una familia. En este sentido, el portavoz de Hacienda y Economía de los naranja, Tony Woodward, destacó que quieren crear un cheque bebé de entre 150 y 300 euros al mes para fomentar la natalidad y la puesta en marcha de un plan de complementos salariales. En cuanto a las medidas para solucionar el problema de la vivienda, propone impulsar un programa, a través del IVF, para financiar a fondo perdido el 20% del precio.

«El Consell, desde hace seis años, está asfixiando a impuestos a la clase media y trabajadora», criticó Merino, quien puso como ejemplo Andalucía como un territorio en el que gobiernan y donde «bajando impuestos se consigue aumentar la recaudación, sin incrementar la deuda y sin déficit».

Sin embargo, la hoja de ruta que podría guiar la acción del Botànic, a partir de un informe con recomendaciones de expertos, se centra en aliviar impuestos a las rentas bajas, fiscalidad verde o gravar las bebidas azucaradas, entre otras cuestiones.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats