Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El barómetro del Consell en Alicante: foco en la economía y rechazo a la polarización

La mayoría de ciudadanos tachan de mala la situación económica, aunque la provincia es la más optimista sobre su recuperación - La población pide diálogo a los políticos y aprueba, por encima de la media de la Comunidad, la gestión del Consell en la pandemia

La directora general de Análisis y Políticas Públicas, Ana Berenguer, en Alicante. | R.MÍGUEZ

El último barómetro de la Generalitat muestra a una sociedad alicantina muy preocupada por la situación económica de la Comunidad Valenciana y, sobre todo, de la del país, por encima de la media de las otras dos provincias. Seis de cada diez alicantinos considera que la coyuntura económica es mala en la autonomía y un 79% consideran lo mismo de la del resto de España, aunque, eso sí, son los más optimistas en cuanto a su recuperación en los próximos meses. Así, preguntados por su percepción de lo que ocurrirá en los próximos doce meses con relación a la referida coyuntura económica, el 45,4% de los encuestados en la provincia creen que mejorará, el 37,8 que se mantendrá y el 16,9 que empeorará. En la Vega Baja es donde más pesimismo hay respecto a la situación económica, ya que el 30% cree que cambiará a mejor en la Comunidad Valenciana y solo un 21% considera que se recuperará en el resto de España. En esta comarca, solo el 25% considera que la economía va bien en la autonomía y un 12% dan por buena la del país, frente al 38% de media de la provincia.

El trabajo de campo también refleja la preocupación en Alicante por la situación política y la polarización, y es mucho más favorable que las otras dos provincias de la Comunidad, València y Castellón, a que las distintas fuerzas se esfuercen por alcanzar acuerdos. Así, un 63,5% de encuestados apelan al diálogo y al consenso, frente al 61% del resto de la autonomía. En la ciudad de Alicante, con nada menos que un 90% de encuestados, y en la de Elche, con un 85%, es donde más se censura la polarización política.

La encuesta fue realizada por la empresa GfK para la Generalitat a partir de 4.000 encuestas (1.780 en Alicante), con un coste de 86.733 euros, y un margen de error, respecto al total de la provincia, del 2,3, que se eleva hasta el 7,1 en las comarcas del interior. Las entrevistas, todas ellas personales en el domicilio del entrevistado, se realizaron entre el 11 de junio y el 21 de julio, en un contexto avanzado de vacunación de la primera dosis. Así, los alicantinos, muy por encima de la media autonómica, se mostraron «muy orgullosos» del esfuerzo realizado por la sociedad en la lucha contra el covid, un 51,4% frente al 35,6 del resto de habitantes de la Comunidad Valenciana.

En cuanto a la gestión de la pandemia por parte del Consell, los encuestados en la provincia le dan un aprobado por encima de la media autonómica y solo un 28% considera que ha sido mala, seis puntos menos que el resto de la Comunidad. Sobre todo, ese porcentaje positivo se da en la gestión de la vacunación, que apoya un 62% de encuestados.

La directora general de Análisis y Políticas Públicas, Ana Berenguer, que presentó este viernes los datos territorializados del estudio, incidió en que los resultados «dibujan una sociedad alicantina que está orgullosa de lo conseguido en la lucha contra el covid», y señaló que entre las «herencias» que deja la pandemia está una preocupación económica de futuro y, además, en paralelo, un reforzamiento del sistema sanitario. Ana Berenguer destacó especialmente que es en la ciudad de Alicante donde el apoyo a la gestión de la pandemia por parte del Gobierno de Ximo Puig «más se destaca, por encima de la media». Y aseguró que la Generalitat está centrada en trabajar para lograr la recuperación económica.

Preocupaciones

Desempleo, sanidad y la pandemia son las principales preocupaciones de los alicantinos en la actualidad. En este sentido, llama la atención en la encuesta que la provincia se muestra especialmente sensible con lo que se refiere a sanidad, casi 10 puntos más que para el resto de la Comunidad Valenciana. Así, preocupa al 34,7% de los vecinos de las comarcas del Vinalopó, un 30% a los de Alicante ciudad y un 29% a los de la Vega Baja, frente al 26% de la media autonómica. En cuanto a la pandemia, con una encuesta realizada en plena fase de vacunación, el porcentaje de alicantinos preocupados es menor que el de las otras dos provincias, un 10% frente a un 18%. Y la corrupción política, que ha afectado, y afecta, bastante a la provincia de Alicante, se sitúa como un problema serio en la Vega Baja, comarca donde para un 21% de encuestados sigue siendo la mayor inquietud y que se puede entender por ser la zona que dio lugar a conocidas tramas corruptas como el caso Brugal. En Alicante, ese porcentaje cae hasta la mitad, el 10,1, y en el conjunto de las tres provincias a solo el 8,8% de entrevistados le preocupa.

Cuando se pregunta a la población acerca de su percepción sobre las prioridades que deberían recibir mayor atención en la estrategia de recuperación, el 90% coincide en que se debe facilitar la creación de trabajo, mejorar el sistema educativo, y asignar mayores recursos a la investigación sanitaria e innovación.

Apoyo mayoritario a la configuración autonómica

La gestión del covid-19 por parte de las administraciones ha provocado un incremento del apoyo al actual modelo del Estado de las autonomías, especialmente en la provincia de Alicante, donde lo respaldan casi la mitad de sus ciudadanos. En Alicante, el 49,2 por ciento de los residentes afirma que está de acuerdo con un Estado con comunidades autónomas como en la actualidad, lo que supone 4,3 puntos porcentuales más que la media valenciana (44,9) Valencia (42,1). En comparación con los datos del CIS de 2015 y 2019, se observa una reducción de los que prefieren un Estado sin autonomías o con menos competencias. 



Las instituciones y su papel en las políticas públicas

El Estado del bienestar debe estar en el centro de las políticas de los gobernantes. Así queda acreditado en el barómetros de la Generalitat, donde un amplio número de encuestados en la provincia, un 65%, creen que el Estado debe ser el responsable del bienestar de todos y confían en las instituciones para que desarrollen políticas públicas. Solo el 10% de los alicantinos señalan que tienen que ser los ciudadanos quienes se responsabilicen de su bienestar, y el 24% considera que el Estado solo debe ser responsable de velar por los más desfavorecidos.  



Rechazo frontal a rebajar el gasto público en sanidad

La mayoría de los encuestados en el barómetro del Consell muestran su rechazo a la reducción del gasto público en lo que tiene que ver con la sanidad, la educación, el desempleo, los servicios sociales o la investigación científica. Así, el porcentaje de quienes se oponen a una reducción de los recursos para el sistema sanitario es mayor en la provincia que en el resto de la Comunidad Valenciana, un 95% frente a casi el 90. En el lado opuesto, se opondrían menos a que se redujera la inversión en digitalización y transición digital, en transporte o en justicia y cultura.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats