Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Candidato a la Secretaría General del PSPV-PSOE en la provincia, alcalde de alcoy y portavoz en la diputación.

Toni Francés: «Las primarias han de ser el gran momento de superación de los bloques y de la división»

El alcoyano Toni Francés, en las instalaciones de INFORMACIÓN de Alicante. | HÉCTOR FUENTES

El secretario general del PSPV, Ximo Puig, no se ha pronunciado, ni puede hacerlo, aunque todos ven a Toni Francés como su candidato en Alicante. Unidad, integración y trabajo en equipo es lo que propone el alcoyano si gana las primarias el domingo.

¿Por qué el secretario general tiene que ser Toni Francés y no Alejandro Soler?

Porque el trabajo que he desarrollado durante estos años y mi trayectoria aportan un valor para el momento que estamos viviendo los socialistas y el reto de futuro que tenemos. En este momento lo que hace falta son equipos de trabajo; liderazgos orgánicos y sociales; y capacidad para integrar, para contar con todos, que es mi forma de entender la política. También porque llevo dos años y medio trabajando por esta provincia como portavoz de la Diputación, defendiendo a todos los municipios frente a la políticas del PP, defendiendo las políticas de Pedro Sánchez y Ximo Puig y, en definitiva, defendiendo el proyecto socialista desde las instituciones. Se puede reforzar ese papel tan importante que tenemos que hacer de apoyo a nuestros municipios, a nuestras agrupaciones, a los proyectos de Pedro Sánchez y Ximo Puig, sumando la voz de la provincia en la Diputación con la voz del partido en la secretaría general.

¿Ser el candidato de València siempre suma o puede acabar convirtiéndose en un lastre?

Las primarias garantizan que va a haber un secretario general de los militantes de la provincia. Cada militante, con el voto individual, secreto, decidirá. Me siento apoyado por los militantes. Es cierto que siempre he sentido el apoyo y cariño de mi secretario general, Ximo Puig, y estoy muy orgulloso de ese apoyo, aunque sabemos todos que en este proceso nuestro secretario general se ha mantenido al margen. No sé quién prefiere que gane, y tampoco importa, porque quienes votan son los militantes de la provincia.

En cualquier caso, ¿en qué medida resta capacidad de maniobra ser el candidato de València?

Todos conocen mi trayectoria, mi forma de ser y actuar, y saben que no soy influenciable y tomo por mí mismo las decisiones. He demostrado a lo largo de mis años de militancia y en los liderazgos que soy una persona autónoma que asume sus decisiones y las consecuencias de sus decisiones, pero que no admite tutelas de ningún tipo. La tutela es el trabajo en equipo, la capacidad de confiar en el resto de compañeros para trabajar conjuntamente, pero asumiendo la responsabilidad que supone ser secretario general de la provincia.

Uno de sus principales apoyos es el exsenador Ángel Franco, denostado en ciertos círculos. ¿Puede llegar a ser una rémora?

Ningún militante de este partido es una rémora. Algo que tenemos que superar es eso de clasificar a los militantes, etiquetarlos, considerar que hay militantes buenos o menos buenos. En este proyecto hacemos falta todos, y militantes con la experiencia y la trayectoria de Ángel Franco son necesarios para construir proyectos de futuro. El proyecto que pretendo construir para provincia es un proyecto sin exclusiones.

El alcalde de Elche, Carlos González, y Diego Maciá han sido sus fichajes estrella. Sin embargo, ¿qué hay de vendetta?

Cada militante libremente se ha posicionado apoyando aquel proyecto que considera mejor para el conjunto de la provincia. Evidentemente, es un orgullo que dos municipalistas convencidos como Diego Maciá y Carlos González me hayan apoyado, además, de una forma tan clara y decidida. Entienden que en estos momentos hacen falta liderazgos orgánicos y sociales y capacidad de crear equipos para conectar con la sociedad, y para establecer políticas de diálogo y consenso, que es lo que representa mi candidatura.

Alcalde de Alcoy, portavoz en la Diputación y, si gana, secretario general. ¿No se corre el riesgo de dejar abandonado algo por querer abarcar tanto?

La apuesta es la de sumar y ser capaces de potenciar las políticas que ya se están haciendo, y las voces y los liderazgos que ya se están ejerciendo en la provincia. Soy una persona que trabaja siempre en equipo, y eso es lo que me permite asumir y ejercer las responsabilidades que tengo con éxito y eso es lo que quiero en la provincia, como lo hago en mi Ayuntamiento y en la Diputación. Si alguien cree que una persona es la que va a hacerlo todo, es un error, tenga una responsabilidad o tenga cinco. Es un trabajo coral.

El grupo socialista está partido entre los que apoyan a Alejandro Soler y los que le apoyan a usted. ¿Cómo puede afectar el proceso en el día a día de la Diputación?

El grupo de la Diputación no está dividido. Evidentemente, cada diputado, como cualquier militante, tiene una preferencia y una opción en estas primarias, pero en ningún momento eso ha supuesto ni división ni un distanciamiento en el grupo, que trabajamos de forma unida, cohesionada. Por tanto, no va a tener ninguna repercusión el resultado de estas primarias. No la ha tenido durante la campaña y mucho menos la tendrá a partir de la elección del secretario general de la provincia.

Ambos aspirantes han pedido que se vote en libertad. ¿Han existido presiones por parte de alguna de las candidaturas?

No tengo constancia de que haya presiones. Muchas veces las presiones no se ejercen y se sienten, y eso es lo que hay que superar, sobre todo porque en ocasiones las primarias las hemos entendido como una fuente de enfrentamiento entre compañeros. Además, la libertad debe estar presente antes y después de la votación, que eso no condicione ni para ejercer el voto ni después, para formar parte de un proyecto. Todos los militantes van a ser iguales voten a quien voten, y voy a contar con todos.

¿Por qué la provincia no ha tenido un PSPV fuerte hasta ahora?

La provincia para los socialistas es una estructura novedosa. Llevamos doce años de estructura provincial, y es una estructura que se ha ido consolidando, y ha ido ganando peso. Ahora es el momento de un proyecto que vertebre la provincia, y también de una estructura que sume y que aporte al proyecto de todos los valencianos y valencianas desde la provincia. Ese rodaje es el que ha ido evidenciando la necesidad de que cada vez más haya una dirección provincial y una estructura con más peso, con más fuerza, y con más capacidad de trabajo, de sumar y de aportar.

¿Cómo definiría a Alejandro Soler en tres palabras?

Inteligente, trabajador y buen socialista.

¿Cómo se ve el domingo por la noche?

Evidentemente, me veo ganador de este proceso de primarias.

¿Qué pasará si pierde?

Nada, no pasará nada, pero uno ha de estar preparado para ganar, porque perder es fácil. Lo importante es que estoy preparado para ganar y para ejercer la responsabilidad que supone ser secretario general de esta provincia.

¿Y si gana?

Que empezaremos a trabajar y los que me conocen saben que cumplo mis compromisos, y que siempre trabajo integrando, creando equipos, motivando para construir proyectos colectivos.

Con una campaña tan polarizada como la de estas primarias, ¿es posible la integración del bloque que pierda?

Es necesario. Aquí no habrá bloques. Las primarias han de ser el gran momento de superación de los bloques y de la división en este partido. A partir del 16 de enero habrá un Partido Socialista fuerte en la provincia con un equipo y un proyecto para ofrecer al futuro de nuestros militantes y al conjunto de la sociedad. Sé que eso requiere de un doble esfuerzo, por parte del candidato que gane y también por parte de aquel que no consiga la victoria.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats