Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las siete vidas de Bernabé Cano: el diputado recupera las competencias en Deportes y vuelve a salir indemne de una polémica

El archivo del caso de su vacunación es el último de otros frentes judiciales que han quedado archivados y que lo pusieron en el disparadero

El diputado provincial del PP, Bernabé Cano. Jose Navarro

Bernabé Cano es, sin duda, uno de los grandes supervivientes de la política provincial. El diputado y alcalde de La Nucía ha salido indemne de varios frentes judiciales que lo pusieron en la picota, y dieron alas y artillería a la oposición para reclamar su dimisión, tanto como regidor, con 21 años en el cargo, como en la institución provincial (con acta en tres de los últimos cuatro mandatos). El último revés que ha conseguido salvar el político del PP es el de su vacunación contra el covid antes de que le tocara, por lo que se enfrentaba a los delitos de cohecho impropio y prevaricación. La Audiencia Provincial ha archivado la causa y Cano ha vuelto a coger las riendas del área de Deportes que el presidente de la Diputación, su compañero de filas Carlos Mazón, le retiró en enero de 2021 tras hacerse público que el político se habría saltado los protocolos sanitarios recibiendo la vacuna contra el covid-19 antes de que le tocara. Mazón se vio obligado a quitarle no solo las competencias, también la dedicación exclusiva que tenía, de 4.400 euros brutos al mes, tras la presión ejercida por su socio de gobierno, Ciudadanos.

Cano vuelve a ocuparse del área de Deportes tras firmar Mazón el decreto que le devuelve las competencias y que, desde que le fueron retiradas, fueron asumidas por el diputado popular Eduardo Dolón, también alcalde de Torrevieja, que seguirá al frente de Presidencia, Economía y Régimen Interior. Lo que aún no ha solicitado Bernabé Cano es la restitución de la dedicación exclusiva, según han confirmado fuentes de la institución provincial. Es algo que tiene que partir del propio diputado a través de un documento que envía a secretaría para remitirlo a personal. Cano tiene derecho a cobrar ese sueldo siempre que no sea incompatible con otro, lo que no sucede en su caso. Desde que Mazón le retirara del área que dirigía, el político nuciero seguía como diputado provincial, pero sin dedicación. Eso sí, cobrando las indemnizaciones por asistencia a plenos y por las dos comisiones informativas en las que está, las de Cultura e Infraestructuras, además del Patronato de Turismo y del Consorcio de Aguas de la Marina Baixa. Por ello, ingresa en sus cuentas una media que ronda los 1.500 euros al mes. Así, en el primer trimestre del año, el también alcalde de La Nucía percibió 3.850 euros por acudir a los órganos colegiados. A estos emolumentos se suma lo que percibe del Ayuntamiento de La Nucía, cuyo consistorio es uno de los menos transparentes y no notifica a Hacienda el sueldo de su primer edil. Allí también cobra indemnizaciones por asistencia a plenos, junta de gobierno y comisiones, lo que le reporta unos ingresos de 3.000 euros mensuales. Cano ha rehusado hablar con INFORMACIÓN, al contrario que su antecesor al frente de Deportes, Eduardo Dolón, quien ha explicado que tendrá como retos gestionar los distintos planes de deportes y cerrar la tramitación del acuerdo con la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) por el que la provincia acogerá el "play-off" de ascenso a Primera RFEF.

Mazón, que ha mostrado siempre gestos de complicidad con Cano para hacer ver que confiaba en su inocencia, considera que devolverle las competencias al alcalde de La Nucía es "hacer justicia". Berna, como le llaman sus amigos, ha conseguido salir airoso de este último frente judicial, pero también el propio Mazón, ya que una condena al político nuciero le hubiera puesto las cosas muy difíciles para mantenerlo en el grupo popular. Su socio, Cs, ya había anunciado que exigiría su salida de la Diputación si era condenado, tras haberse conformado con la retirada de las competencias cuando saltó el escándalo. El PP cuenta con 14 diputados y Cs, con dos, mientras que el PSOE tiene también 14 y Compromís, uno. De haber sido condenado y haberse negado a dejar su acta, Cano hubiera puesto en un serio aprieto a su partido y a la estabilidad del gobierno de la Diputación Provincial. No obstante, la Fiscalía de Alicante ha recurrido ante el Supremo el sobreseimiento provisional de la causa instruida con relación a su supuesta vacunación irregular. La reanudación del proceso volvería a poner al político de La Nucía en el disparadero.

No es la primera vez que el polémico diputado ha pasado por los juzgados y ha salido con un archivo bajo el brazo. En 2019 la Audiencia Provincial ratificó el archivo del llamado "caso nóminas" por el que estaba investigado el alcalde de La Nucía y doce concejales del Partido Popular en la localidad. "Un vía crucis judicial y personal de seis años", según señala en el blog personal que tiene en internet el propio Cano, muy activo en las redes sociales. También salió su nombre en el sumario de una conocida trama, sin que se le haya podido achacar actividad delictiva alguna. José Joaquín Ripoll le llevó a la Diputación en 2007, al frente de Deportes, como hasta ahora. Su relación se vio resentida y llegó incluso a acusar al expresidente de la institución provincial de tener una actitud "dictatorial". César Sánchez lo recuperó para la Diputación en 2015 y en 2019 Carlos Mazón también le otorgó su confianza. Ningún escándalo, de los que ha salido airoso de todos, ha podido con la carrera política de quien está considerado uno de los principales valedores del PP para conseguir votos en la Marina Baixa, avalándole sus últimas cinco mayorías absolutas en la autoproclamada Ciudad del Deporte. A Cano le gustan los baños de masas y en sus campañas electorales va casa por casa regalando una maceta con su nombre, que muchos vecinos ven crecer sin marchitarse, como le sucede al político de las "siete vidas".

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats