Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Botànic se ve reforzado con los cambios y la derecha habla de fracaso y de crisis de gobierno insuficiente

Los partidos de izquierdas elogian la labor de Soler y Barceló y confían en un nuevo impulso para sus políticas. El PP asegura que el proyecto de Puig «va cuesta abajo» y Cs vincula la reorganización a razones electoralistas

El presidente Ximo Puig en su comparecencia de este sábado ROBER SOLSONA - EUROPA PRESS

Refuerzo del Botànic o muestra de su fracaso. Los partidos de izquierdas consideran que los cambios realizados por el presidente Ximo Puig en el Consell van a suponer un impulso a sus políticas. Y ensalzan la labor de Ana Barceló y Vicent Soler, que dejan las consellerias de Sanidad y Hacienda. En cambio, desde la oposición carga contra un ejecutivo que consideran agotado.

El presidente del PP de la Comunidad Valenciana y de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, ha asegurado que las salidas de Barceló y Vicent Marzà «demuestran el fracaso en Sanidad y Educación, áreas marcadas por las condenas judiciales y por el sectarismo. El Consell tiene un problema que va más allá de los nombres: es un proyecto que va cuesta abajo y que no sabe dar respuesta a los ciudadanos».

Mazón ha señalado que es «sorprendente» que Mónica Oltra «siga estando al frente de las políticas de menores tras su gestión en el caso de abusos a una menor tutelada, de tener hasta 13 personas de su equipo imputadas y con una petición de imputación que pesa sobre ella. Parece que a Puig esta gestión nefasta le parece bien». Y ha señalado que la remodelación «es insuficiente porque no recorta estructura ni asesores y sigue siendo el Gobierno valenciano más caro de la historia».

Desde Cs han vinculado la remodelación a razones «partidistas» y «electoralistas» que «no van a mejorar en absoluto la Comunitat Valenciana», aunque han celebrado que Puig «haya escuchado las peticiones de Cs» y «coloque a un profesional independiente al frente de una Conselleria clave como Sanidad». Su síndica, Ruth Merino, ha agregado que, «dados los tiempos, a un año para las próximas elecciones, y que la mayoría de carteras han optado por la continuidad con altos cargos que hasta ahora ocupaban el segundo escalón, mucho nos tememos que no se van a abordar los cambios estructurales que necesita la administración».

Por otro lado, respecto a Raquel Tamarit al frente de Educación, Merino ha subrayado el “peligro” que supone dejar esta área tan importante en manos de Compromís, “que con su sectarismo ideológico pone en jaque la educación de las futuras generaciones de valencianos”. 

Y a través de Twitter la síndica de Vox, Ana Vega, ha manifestado que «no hay remodelación posible que salve este gobierno» y que se trata de «postureo entre saqueadores».

Botànic

Desde el PSPV, su portavoz, Ana Domínguez, ha apuntado que el nuevo Consell “contribuirá a la modernización y renovación de la sociedad valenciana en un momento clave para la recuperación”. Domínguez ha trasladado “un mensaje de enorme agradecimiento a los consellers salientes y de mucha fuerza para los que acompañarán al presidente a partir de ahora”. Y ha destacado “los resultados conseguidos gracias a la gestión de este Consell”, con “cifras de empleo históricas, la llegada de Volkswagen y todos los indicadores sociales y económicos mejor que en 2015”. El PSPV asegura que estos cambios en el Consell van a contribuir a “afianzar los cambios que ya se han conseguido en estos últimos años”.

Por otro lado, Domínguez ha apuntado que “los resultados conseguidos gracias a la gestión de este Consell en los últimos siete años”: “La Comunitat Valenciana que tenemos hoy en día no tiene nada que ver con la que encontramos hace siete años cuando llegamos a las institución”. Así, ha destacado hitos tan importantes como “las cifras de empleo históricas, la instalación de la gigafactoría de Volkswagen en Sagunto y la mejora de todos los indicadores sociales y económicos o el trabajo que nos ha permitido levantar la losa reputacional de corrupción que nos dejaron los gobiernos del Partido Popular”. 

La dirigente socialista ha apostado por “seguir trabajando a pleno rendimiento para alcanzar los objetivos fijados y seguir avanzando en las políticas de progreso que necesita la Comunitat Valenciana”.

Por su parte, la síndica de Compromís, Papi Robles, ha celebrado que el nuevo Gobierno valenciano incluya a siete mujeres al frente de diferentes consellerias, pues considera importante estén «muy presentes en las políticas públicas». Robles ha manifestado que «no es tan importante quién hace las políticas sino aquellas políticas que se hacen», que es necesario cumplir con los acuerdos del Botànic y que cree que el nuevo equipo lo conseguirá.

Finalmente, la síndica de Unides Podem, Pilar Lima, ha destacado el «buen trabajo a quienes se marchan» y ha dado la bienvenida a quienes llegan al Gobierno valenciano. «Los cambios son todos ellos legítimos y le corresponden a los partidos que han decidido hacer cambios, tanto los que hemos conocido hoy del PSPV como el de Compromis de días atrás. Unides Podem dijimos que daríamos estabilidad al Consell y así lo estamos haciendo. Estamos centradas en la acción de gobierno», añadió.

Lima ha agregado a través de Twitter que “esperamos que se cierre cuanto antes todos los cambios que han de hacerse. Nuestra prioridad es que se hagan todas las cosas pendientes y que mejoremos la vida de la gente”, y “seguir cumpliendo el pacto de gobierno de coalición valenciano”, resaltando que “hay que reforzar la sanidad pública con urgencia” y “acelerar la transición ecológica”

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats