Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barceló se estrena como síndica del PSPV: diálogo y trabajo de calle para apretar en la recta final de legislatura

Las Cortes recuperan la actividad tras la remodelación de Gobierno y la exconsellera de Sanidad ocupa el escaño de portavoz, Marzà pasa a tercera fila, toma posesión la diputada Xelo Angulo y debuta Raquel Tamarit como consellera

Papi Robles, Vicent Marzà, Ana Barceló y Ruth Merino antes del inicio de la sesión parlamentaria celebrada este miércoles. Fernando Bustamante

Una vez efectuados los movimientos tácticos en el tablero de ajedrez de la izquierda valenciana, es el momento de continuar la jugada. Las Cortes retomaron este miércoles la actividad tras la remodelación de gobierno que ha introducido cambios en la dirección de cinco consellerias, con sus correspondientes derivadas en la Cámara autonómica. La exconsellera de Sanidad, la alicantina Ana Barceló, inició su nueva etapa como síndica del grupo socialista. Lo hizo arropada por el presidente de la Generalitat y líder del PSPV-PSOE, Ximo Puig, que asistió a la reunión previa del grupo parlamentario para ratificar su nombramiento como portavoz. A priori, no se avecinan alteraciones de calado en sus filas, puesto que Barceló no tiene pensado introducir cambios en las competencias que tienen delegadas sus compañeros de escaño. Por lo pronto, centrará su esfuerzo en las dos líneas de trabajo que le ha remarcado el jefe del Consell: apostar por el diálogo en un momento que está llamado a ser delicado, pues se da por hecho que aumentarán las tensiones en el tripartito conforme se vaya agotando el mandato, y, de igual modo, y no por ello menos importante, pisar la calle, recorrer de punta a punta el territorio autonómico para conectar con la sociedad. Todo con la vista puesta en la gran partida que se celebra en 2023, cuando las urnas determinarán si el Botànic retiene un tercer mandato al frente de la Generalitat.

Barceló saluda a Vicent Marzà en la primera sesión en la que ambos se integran en el legislativo. Información

Por primera vez en lo que va de legislatura, Barceló no se sentó en el banco azul de las Cortes, reservado al Consell, y ocupó el asiento que dejó libre su antecesor en el cargo, Manolo Mata, es decir, el que está ubicado justo detrás del presidente de la Generalitat. Tampoco el exconseller de Educación, Vicent Marzà, ocupó esta vez la primera línea de las Cortes, sino que pasó a tercera fila como diputado raso, justo detrás de la síndica adjunta de Compromís, Aitana Mas. No fueron las únicas variaciones, puesto que el hemiciclo fue testigo además de una nueva incorporación, la de la hasta ahora directora general de Cooperación Internacional del Desarrollo en la Conselleria de Participación, Xelo Angulo, quien tomó posesión del escaño de diputada autonómica en el grupo socialista, en sustitución de Mata. Además, una de las nuevas conselleras, la titular de Educación, Cultura y Deporte, Raquel Tamarit, se subió a la tribuna para realizar su primera intervención, en la que puso énfasis en el "talante" con el que quiere gestionar su departamento. Todo en una sesión cuyo orden del día hubo que modificar para suprimir cuestiones que estaban dirigidas a los miembros que han saltado del Consell como consecuencia de la crisis de gobierno que ha afectado a cuatro consellerias lideradas por los socialistas -Hacienda, Política Territorial, Innovación y Sanidad- y a una de Compromís, Educación.

Cuentan que Barceló estaba ayer encantada de su regreso a las Cortes como portavoz, una plaza que conoce bien tras haber ejercido como adjunta la pasada legislatura desempeñando la labor de la mano de Mata, entonces síndico, y con quien aseguró tener buena sintonía y una relación fluida. Aunque en su círculo de confianza se aseguraba que, en los albores de la remodelación de gobierno ella apostaba por poder seguir al frente de Sanidad, el cambio de chip ha sido rápido para volver al legislativo. Y para acabar de aterrizar, lo primero que hará será mantener reuniones uno a uno con los diputados socialistas para empezar a marcar la hoja de ruta en un parlamento en que todas las síndicas son ahora mujeres.

El exconseller de Educación, Vicent Marzà, ocupa su nuevo escaño. Información

Aunque en la sesión de este miércoles no tenía intervenciones programadas en la Cámara, la síndica, en un encuentro con los medios, puso el acento en su pretensión de reivindicar el diálogo entre los socios del tripartito con el objetivo de reforzar la acción de gobierno del Consell y, al mismo tiempo, trabajar para cumplir las expectativas de la ciudadanía. Porque eso es, precisamente, a lo que aseguró que dedicará todo su esfuerzo y rehusó entrar al trapo sobre el runrún que la ha perseguido durante los últimos meses, con relación a si encabezará la lista de su partido en la ciudad de Alicante de cara a las próximas elecciones locales. En esa línea, subrayó que lo que toca ahora es "centrar toda su actividad y su trabajo" en el Parlamento así como en la calle, escuchando a la sociedad. Porque ese es uno de los objetivos que le ha remarcado el líder de su partido, que confiaba que lleve a cabo su nueva misión "defendiendo el interés general" y con la "humanidad" que, aseguró, ha evidenciado en el ámbito de la Sanidad, donde ha demostrado "templanza, serenidad y capacidad de diálogo". El problema del parlamentarismo, dijo Puig, es que "muchas veces se ha convertido en una secuencia de monólogos", cuando de lo que se trata es de intentar acordar y de "desfronterizar la política" y acordar con aquellos que no piensan lo mismo. Una de las primeras cuestiones en las que tendrá que aplicar esa noción será, probablemente, la relacionada con la petición de Compromís para tramitar como una ley el decreto de medidas aprobado por el Consell para sortear los efectos de la crisis derivada de la guerra en Ucrania y fomentar las energías renovables.

No se descarta que, quizá, tenga que negociar este asunto con Marzà, que aseguró que se integra en su grupo como diputado raso, sin más pretensiones, y que evitará estar en las comisiones de las que ha ejercido como conseller, porque cree que es "más adecuado" hacerlo así y que no parezca que quiere hacer alguna "injerencia" o estar "encima" de las personas que se encargan de ellas.

Composición del pleno de las Cortes.

Ximo López será el nuevo secretario autonómico de Cultura

Ximo López Camps será el nuevo secretario autonómico de Cultura en sustitución de Raquel Tamarit, quien ha dejado vacante ese cargo tras ascender a consellera de Educación, Cultura y Deportes.

De esta manera, se opta la promoción interna para cubrir el puesto, ya que López Camps ha sido desde 2016 jefe de servicio de Cultura y Deporte en la Dirección Territorial de València de la Conselleria. Por tanto, está muy familiarizado con ambas áreas y, además, especializado en la conservación y gestión del patrimonio cultural.

El futuro secretario autonómico, nacido en Benimàmet, València, en 1977, es licenciado en Historia y doctor en Historia Moderna y tiene además plaza de profesor de secundaria de Geografía e Historia en un instituto público de València.


Los grupos del Botànic defienden que en propuesta tasa turística caben todos

Los grupos del Botànic -PSPV, Compromís y Unides Podem- han defendido que en la propuesta de implantar una tasa turística en la Comunitat Valenciana caben todos porque su aplicación es voluntaria por parte de los ayuntamientos, mientras la oposición ha asegurado que solo servirá para arruinar el turismo.

En el pleno de las Cortes valencianas se ha debatido este miércoles una moción del Partido Popular sobre la tasa turística en la que pedían al grupo socialista que se posicionara si está a favor o en contra "del turismo, de ayudar a una industria que lo está pasando mal y que genera el 15 % del PIB, de miles de trabajadores que quieren recuperar la normalidad en su trabajo, y de lo que piensa la mayoría de los valencianos".

La diputada del PSPV Trini Castelló ha asegurado que no hay ninguna experiencia nacional ni internacional que demuestre que la tasa en sus diferentes variedades haya sido perjudicial para el sector, y le ha preguntado al PP por qué se pone la tirita antes de la herida.

Tanto Ciudadanos como Vox se han pronunciado a favor de la moción del PP, cuyo diputado Manuel Pérez Fenoll ha reiterado en varias ocasiones que se trata de "una tasa de ideario político", y Compromís y Unides Podem han asegurado que los populares anuncian "una catástrofe que no se ha producido en ningún sitio".

Pérez Fenoll ha asegurado que las organizaciones del sector turístico "no quieren de ninguna forma la tasa turística" y también la rechazan la empresa familiar, los autónomos, los círculos empresariales, los jóvenes empresarios y los administradores de fincas, así como el gremio de panaderos, pasteleros y heladeros, el sector del calzado, las asociaciones de turismo interior y entidades culturales y académicas que la han estudiado.

"Si la mayoría está en contra, ¿por qué son tan cabezotas", ha preguntado el diputado, al que la síndica de Compromís, Papi Robles, ha cuestionado por no haber citado "ni una sola asociación o elemento" que sea del sector empresarial, y ha argumentado que la Federación valenciana de vecinos sí quiere la tasa.

La socialista Trini Castelló ha expuesto que la tasa, con un año de margen para su aprobación, se aplicará como mínimo en 2024 y de forma voluntaria por el ayuntamiento que quiera implantarla, y además los ingresos que genere se destinarán a inversiones y promoción, impulso y fomento del turismo, con el fin de aumentar la competitividad del sector.

"Es una oportunidad para los ayuntamientos de promover sus destinos y proteger lo que tienen", según la socialista, que ha añadido que los valencianos "no podemos ser los únicos pagafantas de eso".

El popular ha sugerido a Compromís que hable con el secretario autonómico de Turisme, Francesc Colomer, "para que les enseñe algo de turismo", y ha afirmado que el grupo socialista tiene un problema, que es Ribó, y tienen que aceptar la tasa "para que los de Compromís dejen a Ximo Puig sentado en su sillón".

Robles ha defendido que en Berlín, París o Roma se aplica la tasa y el turismo continúa funcionando, y en Baleares y Cataluña, donde el PP no se ha posicionado en contra de la tasa, "hay más turistas y más calidad del turismo". También en Turquía, Egipto y Túnez existe la tasa, ha apuntado el diputado de Unides Podem Ferran Martínez.

Desde Ciudadanos han calificado la tasa como "un error" y "una ocurrencia ideológica" que aun no tiene informe favorable de la Dirección General de Tributos, según Carlos Gracia, y Vox ha acusado a la izquierda de "falta de escucha activa" y de generar incertidumbre en "el malogrado" sector turístico.

La moción del PP se votará en el pleno que continuará el jueves, y según han anunciado, contará con el apoyo de Cs y Vox. 


Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats