Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nueva etapa en el Consell con muchos retos pendientes a un año de las elecciones

El Botànic trata de intensificar la acción de gobierno en la recta final del mandato tras dos años de pandemia que han encorsetado la hoja de ruta prevista

Foto de familia del Consell tras la remodelación de gobierno con la que se introdujeron cambios en cinco consellerias, cuatro lideradas por los socialistas y una en manos de Compromís. | BIEL ALIÑO/EFE

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, precisa engrasar al máximo la maquinaria del Consell para intensificar la acción de gobierno en la recta final de la legislatura. La gestión de la pandemia, con una crisis sobrevenida que lo ha condicionado todo, ha encorsetado la hoja de ruta del segundo mandato del Botànic. Durante prácticamente dos años, lo urgente se ha convertido en lo importante, y, en el momento en que, por fin, se empezaba a vislumbrar la luz al final del túnel, se han vuelto a registrar turbulencias. Esta vez, por las consecuencias derivadas de la invasión de Ucrania. Con todo, la respuesta de Bruselas para reactivar la economía con la inyección de fondos del Next Generation supone un balón de oxígeno sin precedentes que el líder autonómico está convencido de que servirá de revulsivo para potenciar las políticas del Consell en el último tramo del mandato. De hecho, Presidencia tiene puesto el foco especialmente en los recursos europeos y desempeña un papel central en los proyectos estratégicos para la recuperación y transformación económica (PERTE), movilizando a las empresas para optar a las ayudas que tienen por objeto apuntalar el crecimiento económico, el empleo y la competitividad de la economía, coordinando, además, la acción transversal de las consellerias.

La recuperación del sector turístico es otro de los objetivos que se pilotan directamente desde el Palau de la Generalitat, cuyo principal morador encabeza el reto que le ha marcado a su Gobierno para «relanzar» la Comunidad. En esa ecuación se enmarca, además, la remodelación del Ejecutivo con la que Puig quiere afrontar con la mayor fortaleza y en la próxima década una nueva fase de atracción de grandes proyectos estratégicos y la transición energética. Son cuestiones nucleares para avanzar hacia los nuevos retos, pero no son las únicas, puesto que todas y cada una de las áreas de gobierno tienen, además, proyectos pendientes . Estas son algunos de los objetivos antes de la próxima cita con las urnas:

SANIDAD

Miguel Mínguez

El médico que ha asumido la cartera de Sanidad en sustitución de Ana Barceló hereda de su antecesora los proyectos que ya se contemplan en los presupuestos. Las cuentas en vigor, según fuentes de la conselleria, recogen inversiones reales por 435 millones, un 115% más que el ejercicio anterior. Reorganizar la Atención Primaria, tratar de combatir las persistentes listas de espera, acentuadas además por la huella que deja la pandemia, aumentar los recursos destinados a salud mental, o poner en marcha la ampliación de las prestaciones de salud bucodental, como aprobaron las Cortes, son cuestiones que figuran en la agenda. Además, está previsto que en septiembre se culmine el proceso de ampliación de plantilla tras la creación de 6.000 plazas estructurales, de las que faltan por cubrir un millar.

HACIENDA

Arcadi España

El nuevo conseller de Hacienda está llamado a jugar un papel central en la gestión de los fondos europeos, que están regando ya la Comunidad con una lluvia de millones que, sin duda, permitirán vender gestión tangible durante el próximo año. Fuentes de la Generalitat explican que la Comunidad, en el marco del programa Next Generation, recibió 1.035 millones en 2021. Con relación a los PERTE, ya se han adjudicado 386 millones para 2022 y 221 para el siguiente ejercicio. Cantidades que, en cualquier caso, se espera que sigan creciendo. El titular de esta cartera toma el relevo de Vicent Soler en la lucha por reclamar un nuevo sistema de financiación autonómico que acabe con el perjuicio que viene sufriendo el territorio autonómico por el reparto injusto que limita las oportunidades. Además, deberá seguir ahondando en la exigencia de que se condone la deuda histórica derivada de la infrafinanciación, que suma el 73,6% de los 52.301 millones de euros de deuda, según datos del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas. Negociar el próximo presupuesto, el de 2023, será otro de los expedientes a cubrir, con lo que eso supone. La hemeroteca da cuenta de los vaivenes que experimenta el tripartito en cada negociación de las cuentas y este año, además, la batalla se prevé más ardua, con las elecciones a la vuelta de la esquina y con los tres formaciones tratando de apretar al máximo para gestionar un mayor volumen monetario antes de que se disuelvan las Cortes.

AGRICULTURA

Mireia Mollà

Mantener la posición de defensa de la infraestructura del Tajo-Segura sigue siendo uno de los cometidos irrenunciables de la consellera, que se enfrenta ahora, también, a las consecuencias derivadas del recorte de las extracciones de agua de los acuíferos del Júcar, que supondría el fin de los trasvases a las comarcas del Vinalopó y l’Alacantí. Ademas, Mollà deberá de aportar soluciones a la plaga de la de la xylella, que mantiene a los agricultores en pie de guerra porque la UE obliga a destruir los árboles afectados y, también, los de su entorno más inmediato. Este departamento tiene pendientes de abordar dos textos normativos: la nueva Ley Valenciana de Economía Circular y la Ley de Calidad Alimentaria. En trámite está también la creación de la Agencia Valenciana de Cambio Climático, que deberá visar que cada uno de los proyectos europeos se ajustan a los parámetros de la sostenibilidad.

JUSTICIA

Gabriela Bravo

La modificación de la Ley de Espectáculos para imponer sanciones a los prostíbulos y avanzar en la senda de la abolición del sexo de pago es uno de los retos de Bravo, que, no obstante, precisará del apoyo de los de Mónica Oltra, reticentes a trabajar en esa línea. También con los valencianistas, que encabezan el departamento de Educación, tratará de acordar el decreto para fijar los requisitos de valenciano a los funcionarios. El plazo previsto inicialmente, de un año, ya ha expirado. Hoy por hoy siguen sin llegar a un acuerdo sobre qué nivel se fija para los altos funcionarios de la Generalitat. Las ofertas de empleo público y la ejecución de infraestructuras necesarias como el Palacio de Justicia de Alicante también forman parte de las tareas pendientes.

EDUCACIÓN

Raquel Tamarit

La titular de Educación seguirá siendo la encargada de impulsar el Plan Edificant con el que el Botànic presume de haber construido o reformado más de 700 centros educativos. Desplegar la nueva Formación Profesional, ampliar la gratuidad de la enseñanza desde el primer año de vida de los niños e impulsar la digitalización en las aulas son otros de los objetivos que se marcaron tras su toma de posesión y consiguiente reunión con el jefe del Consell. De las negociaciones de este departamento con Justicia dependerá que salga adelante o no el decreto sobre los requisitos del valenciano para los funcionarios. Por ahora, la situación es de bloqueo.

POLÍTICA TERRITORIAL

Rebeca Torró

El área que asume la hasta ahora secretaria autonómica de Economía está llamada a jugar un papel clave en la reindustrialización de la Comunidad en la línea de lo conseguido para la ubicación de la gigafactoría de Volkswagen en Sagunto. Fomentar la obra pública para dinamizar la economía, revolucionar la movilidad en las grandes áreas metropolitanas desde el prisma de la sostenibilidad y la eficiencia, así como fomentar el transporte público son otras de las cuestiones primordiales para el área que dirigía hasta el estallido de la crisis de gobierno Arcadi España.

VIVIENDA

Héctor Illueca

Aumentar el parque de vivienda pública ha sido y es una de las obsesiones de la conselleria que lidera Unides Podem. A los resultados conseguidos a través de la fórmula de derecho de tanteo y retracto, se une ahora la cruzada de Illueca para aliarse con otras regiones y presionar al Gobierno central para que las viviendas de la Sareb pasen a ser gestionadas por las autonomías, lo que supondría la incorporación de 8.500 recursos en la Comunidad. Además, se lanzará ahora un concurso para construir 1.100 viviendas públicas en 17 solares de la Generalitat, que estarán dedicadas alquiler social en edificios energéticamente eficientes, con patrocinio europeo.

IGUALDAD

Mónica Oltra

La gestión de los centros de menores es uno de los asuntos que continúa en el punto de mira, después de que el Síndic de Greuges alertara de contratos vencidos, impagos y supervisión insuficiente, por lo que se espera que el área que lidera la vicepresidenta acometa cambios. También está pendiente la aprobación de una nueva normativa para regular las residencias de ancianos. El Pla Convivint de Infraestructuras Sociales contempla una inversión hasta el año 2025 de 279 millones de euros en el ámbito de las personas mayores, según anunció Oltra, lo que permitirá crear 4.000 plazas residenciales. En trámite figura también la redacción de la nueva Ley de Diversidad Familiar.

ECONOMÍA

Rafa Climent

Culminar el plan de reformas de los polígonos industriales, terminar el proceso para el cambio de modelo de los recintos feriales de la Comunidad o el proceso de reversión de los servicios de ITV son algunos de los retos que tiene el departamento de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo. Además, este área jugará un papel destacado en la apuesta por fomentar las renovables, con el decreto de medidas para impulsar la instalación de plantas que fue aprobado por el Consell y que, ahora, Compromís y Unides Podem quieren enmendar forzando su trámite como proyecto de ley.

PARTICIPACIÓN

Rosa Pérez Garijo

La titular de este departamento se ha convertido en una pieza clave para poder organizar y canalizar toda la ayuda que la Comunidad Valenciana está prestando a la población afecta por el conflicto armado desatado en Ucrania como consecuencia de la invasión del Ejército ruso. Pendiente tiene hacer realidad el proyecto del Instituto Valenciano de la Memoria Democrática, los Derechos Humanos y las Libertades Públicas, cuya sede estará ubicada en el edificio de Sanidad Exterior del puerto de Alicante.

Josefina Bueno se lanza a la conquista social con el trampolín de Innovación 

Resulta evidente que en la reciente crisis de gobierno impulsada por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, la provincia de Alicante ha jugado un papel destacado. Afinar cada movimiento hasta conseguir encajar el puzzle en el que estaba basada su estrategia ha obligado, necesariamente, a tratar de dar un nuevo aire a la Conselleria de Innovación, la única que cuenta con su sede principal extramuros de València. Ganar visibilidad y que los sectores sociales y la población en general conozcan y, por consiguiente, valoren esta apuesta histórica por la descentralización ha motivado el cambio de liderazgo al frente de este área de gobierno, situando a Josefina Bueno como nueva responsable. De hecho, en el primer encuentro oficial entre Puig y Bueno tras su designación, se acordó que uno de los objetivos prioritarios para esta nueva etapa es la necesidad de acercar la Conselleria de Innovación a la ciudadanía. Es por ello que Bueno ha anunciado que, a partir de ahora, atenderá también a la ciudadanía y mantendrá reuniones con diferentes actores sociales en la Casa de las Brujas, delegación del Consell que se ubica el centro de Alicante.  

Desde allí, aseguran fuentes de la Generalitat, escuchará la voz de la calle, recogiendo las solicitudes y propuestas de la ciudadanía, los sindicatos y el tejido empresarial en temas relacionados con su conselleria. La pretensión última es que, además, actúe como correa de transmisión y también abordará cualquier otro asunto de la provincia que tenga que ver con Presidencia para, posteriormente, trasladar directamente a Puig los temas que planteen los alicantinos. Lo que la nueva consellera persigue pasa por acortar la distancia entre los políticos y los ciudadanos, al tiempo que mantiene sus responsabilidades en las áreas de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital. 

A nadie se le escapa que en esa mirada de luces largas que el jefe del Consell asegura haber tenido a la hora de ejecutar la remodelación del Consell, Alicante, y especialmente su capital, ha sido una prioridad. Es precisamente en esta demarcación donde el PP mantiene los feudos de poder más importantes en la Comunidad, al controlar el Ayuntamiento y la Diputación, mientras los socialistas están descabezados en el plano municipal y, además, sin candidato definido para las próximas elecciones. Así las cosas, lanzar a Bueno a la conquista social no parece para nada una casualidad.

La consellera se estrena con la necesidad de reformular el sistema de financiación universitario y con el reto de seguir engrandeciendo Distrito Digital, una de las grandes apuestas de la Generalitat en la provincia durante este mandato. Tratar de poner orden en el desigual reparto de los fondos que gestiona la Agencia Valenciana de la Innovación, que solo destinó a la provincia el 17% del total subvenciones en 2021, e impulsar el Centro de Investigación del Envejecimiento que se ubicará en Elche son otras dos de las tareas pendientes en para lo que resta de mandato. 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats