Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rifirrafe en la ejecutiva del PSOE de Alicante a cuenta de la gestión de las redes sociales

Los opositores al sector franquista reprochan que sólo se dé visibilidad a los más cercanos al exsenador

El secretario general del PSOE en Alicante, Miguel Millana, y la portavoz, Trini Amorós. Jose Navarro

Ni una integración más o menos generosa ha impedido que las discrepancias internas en el seno de la ejecutiva de Alicante no sólo afloren sino que vaya elevándose la tensión hasta acabar todo en un rifirrafe. La prueba fue lo que ocurrió este viernes por la tarde. Uno de los puntos estrella del núcleo duro del exsenador Ángel Franco y, por tanto, del secretario local de los socialistas alicantinos, Miguel Millana, era reivindicar a Ximo Puig que la plaza que ha dejado libre en el Senado la nueva consellera de Innovación, Josefina Bueno, tras su entrada en el Ejecutivo valenciano sea ocupada por una persona de la agrupación de Alicante. Da igual si hombre o mujer. Así tiene previsto plantearlo Millana este sábado al jefe del Consell y secretario general de los socialistas valencianos, Ximo Puig.

Se escuda en que la agrupación alicantina es uno de los principales «puntales» de los socialistas en la Comunidad, ya no sólo por el número de militantes y simpatizantes, sino también por tratarse de la segunda ciudad de la autonomía. «Creo que esta elección sería un impulso y reconocimiento a la labor realizada y su aportación al proyecto socialista que ha permitido una transformación total, no solo del país, sino de la propia Comunitat Valenciana, aplicando una política centrada en el bienestar social y el interés general de la ciudadanía», alegó Miguel Millana en un comunicado posterior. Eso no quita para que en el marco del encuentro se llegara a plantear que quizás sería conveniente consensuarlo con la provincia, sin que la cosa pasara a mayores.

La tensión sí se elevó cuando los opositores al sector franquista, que son quienes en un primer momento enarbolaron la bandera del sanchismo en la ciudad y que en los últimos procesos congresuales han cerrado filas con el bloque del diputado nacional y exalcalde de Elche Alejandro Soler, reprocharon al núcleo duro del partido que se esté invisibilizando a través de las redes sociales tanto al portavoz municipal, Francesc Sanguino, como a los que no son afines a Ángel Franco. Tanto es así que incluso llegaron a calificar de «deshonesto» el proceder del exsenador y su guardia pretoriana en ese sentido. La situación llegó a tal extremo que incluso se dio fin a la ejecutiva antes de lo que muchos de los presentes -en torno a una treintena- tenían previsto.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats