Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

NUEVA VICEPRESIDENTA DEL CONSELL

Aitana Mas: «Las relaciones del Botànic en las Cortes son excelentes y me gustaría que fueran igual en el Gobierno»

Aitana Mas se convertirá el próximo jueves por la tarde, cuando se celebre la toma de posesión, en la nueva vicepresidenta y portavoz del Ejecutivo valenciano, y en la consellera de Políticas Inclusivas e Igualdad. Llega al cargo tras la dimisión de Mónica Oltra, después de ser imputada por la gestión del caso de los abusos de su entonces marido a una menor tutelada. La crevillentina es consciente de que, por delante, no lo tiene fácil. Sin embargo, ha aceptado por responsabilidad, como asegura.

La crevillentina Aitana Mas, en una visita reciente a la ciudad de Alicante. | PILAR CORTÉS

¿Se veía de vicepresidenta hace solo una semana?

No. La prueba es que me ha pillado de viaje. La verdad es que no me lo hubiese imaginado nunca.

¿Asusta?

Mucho, muchísimo. Nunca he tenido miedo a las responsabilidades, pero ser vicepresidenta de un gobierno, y, además, de tu propio gobierno, es una de las cosas que más miedo y orgullo al mismo tiempo te pueden dar.

Asume los cargos en un contexto bastante complejo. ¿Qué es lo que pesó para que, finalmente, acabara aceptando?

Intenté sopesar no la parte personal, que es la que más he querido cuidar en el proceso de decisión, con la parte de partido y de responsabilidad. Siempre he sido una persona muy responsable y, en este caso, el hecho de que las distintas patas de Compromís depositaran su confianza en mí ha sido el detonante de mi sí a la vicepresidencia y a todos los cargos que tenía Mónica Oltra, pero no ha sido una decisión nada fácil en lo personal, la verdad.

El liderazgo de Mónica Oltra en Compromís era indiscutible. ¿Qué perfil quiere darle a las áreas en las que la releva en esta nueva etapa?

Efectivamente, el liderazgo de Mónica Oltra es indiscutible y, para mí, lo sigue siendo, y sí que me gustaría dejarlo claro. Ahora mismo faltan prácticamente diez meses para las elecciones, si coinciden con las locales. Por tanto, no es un periodo para poder vislumbrar grandes cambios ni propuestas innovadoras en la conselleria, porque evidentemente tampoco da tiempo, y creo que el trabajo que se ha realizado hasta el momento es excelente. Por eso, la motivación, en este caso, es garantizar que la hoja de ruta que había marcado Mónica Oltra siga adelante, que el trabajo salga y podamos mejorar lo que se estaba haciendo, que es mejorar la vida de los valencianos y valencianas. En un momento como el actual, con la inflación y la crisis económica, y cuando la cuesta de septiembre va a ser muchísimo más alta, es importante seguir blindando los derechos de las personas en situación de vulnerabilidad, y con el trabajo que ya había implementado Mónica Oltra en los últimos años más el impulso propio de una persona que llega nueva a la conselleria se van a sentar las bases en los próximos diez meses.

Y, si tuviera que priorizar algo en esa hoja de ruta en los próximos diez meses, ¿con qué se quedaría?

Con el seguir bajando la lista de la dependencia, porque se han hecho grandes esfuerzos en los últimos meses, pero me toca a nivel personal, y creo que en parte se lo debo a mi abuelo. Mi abuelo fue una persona dependiente, murió en la época del PP, pasó de empezar cobrando 320 euros a 20 euros, y la situación de mi familia fue indigna. Por tanto, lo que ahora mismo más me motiva en este caso es continuar rebajando esta lista, como lo lleva haciendo Mónica en los últimos años, e intentar que se lleguen a cobrar todos los atrasos y se dignifique la situación de muchas personas que, a lo largo de los años, lo han pasado mal por las políticas de recortes del PP.

Usted misma decía que faltan diez meses para las elecciones y el propio Síndic de Greuges alertaba en su último informe de los retrasos en la dependencia, incluso en la renta valenciana de inclusión. A menos de un año de las elecciones, ¿es posible ponerse al día?

Bueno, primero quiero entrar y que me expliquen cuál es la situación, cuáles son los números y, evidentemente, cuál es el plan que se ha diseñado en los últimos meses para poder llegar a eso. Creo que, precisamente, el camino que se había abierto era el adecuado. Somos la comunidad autónoma que, en plena pandemia, más redujo las listas de espera. Eso lo que implica es que, aunque todo el mundo estuviésemos en casa encerrados con una incertidumbre como la que nunca habíamos vivido, en la Conselleria de Políticas Inclusivas se seguía trabajando a diestro y siniestro para que se pudiese bajar esa lista. Ante eso, lo difícil es mejorar. Lo que cabe es intentar imprimir el mismo carácter de rapidez en los próximos meses. No nos queda otra que, si hay una posibilidad de aumentar el personal se tendrá que contemplar, pero estos esfuerzos que ya conocemos todos que se están haciendo son importantes.

Mónica Oltra protagonizó un sonado choque institucional con el Síndic de Greuges a cuenta de los centros de menores y precisamente el departamento que va a dirigir es el que más quejas acumula tradicionalmente en su informe anual. ¿Se puede romper la tendencia?

Creo que es importante que se hablen las cosas, que haya interlocución con el Síndic y que se intente mejorar en todo momento. La función del Síndic, precisamente, es la de intentar ayudar a mejorar, y lo que nosotros tenemos que hacer como conselleria es atenderlo cuando sea necesario, responder y, en este caso, atender también a las mejoras que se puedan llevar a cabo. De todos modos, creo que es la tónica que se ha seguido habitualmente, y, si es necesario reforzarla, se reforzará.

El Síndic de Greuges, de hecho, lo que recriminaba era la falta de colaboración por parte de la conselleria que va a dirigir...

Prefiero también ver cuando acceda a la conselleria, pero la colaboración con otros órganos estatutarios es imprescindible, y, en este caso, si el Síndic considera que hay alguna propuesta concreta para mejorar relaciones, la tendremos en cuenta, y si no continuaremos trabajando como hasta ahora, entregando la información y la documentación, y con lo que es el trabajo de la conselleria, que es intentar, con las políticas que se llevan a cabo, mejorar la vida de las ciudadanía y tratar de que haya las menos quejas posibles.

Una de las grandes asignaturas pendientes de su predecesora es no haber logrado revertir el modelo Blasco-Cotino en las residencias de mayores. ¿Qué va a pasar en ese sentido?

Es pronto para responder a eso porque todavía no tengo información al respecto.

¿En qué medida puede influir en la gestión que hasta trece funcionarios de la Conselleria de Políticas Inclusivas e Igualdad estén imputados en estos momentos?

Estar imputados quiere decir que están investigados, que han ido a declarar y que han puesto negro sobre blanco toda su gestión respecto a un caso concreto. A partir de ahí, creo que no se pone en cuestión la palabra de una persona que está trabajando en el propio centro ni de una persona que desarrolla los servicios de psicología. Lo que se está intentando esclarecer es qué ha pasado o en qué se ha podido fallar, o qué se puede mejorar incluso. Estamos en una fase de investigación en la que a mí sí me gustaría recordar que no es una fase en la que se esté juzgando a nadie. Estamos en una fase muy preliminar y, por lo tanto, vamos a dejar que el proceso judicial se lleve a cabo con la normalidad que se tenga que llevar y, en función de lo que se vaya viendo en cada uno de los diferentes pasos, habrá que ir tomando medidas. De todos modos, hay que dejar claro que ahora mismo el juez lo único que ha querido preguntar es qué ha pasado y qué tienen que aportar a esta querella presentada por la extrema derecha.

Aitana Mas, que tomará posesión el próximo jueves. | PILAR CORTÉS

Ha habido choque con el Síndic de Greuges, pero no menos sonados han sido los enfrentamientos con la Conselleria de Justicia y su titular, Gabriela Bravo, el último caso por la modificación de la ley de espectáculos públicos para abolir la prostitución, y las acusaciones de Igualdad de que se estaban invadiendo sus competencias. ¿Hay margen para mejorar las cosas?

Una de las cuestiones que están encima de la mesa es intentar rebajar tonos para intentar acercar posturas. Al final, el diálogo tiene que estar por encima de las discusiones o del ruido, y será una de las cuestiones que tengamos que abordar.

Las relaciones con el PSPV han sido muy tensas a lo largo de esta legislatura y la situación judicial de Mónica Oltra las ha complicado más. ¿Se ha roto la confianza?

Yo vengo de las Cortes, donde se funciona de manera muy botánica, donde hay un perfil de funcionamiento botánico y donde hay realmente una coalición de partidos que gobiernan juntos. Ese es el espíritu que quiero trasladar o que es más innato a mí en el cargo o en el desarrollo de mis competencias como consellera y vicepresidenta. Eso es lo que viví cuando estuve de directora general en el primer Botànic y es lo que creo que es este Gobierno. Este es un gobierno plural, un gobierno de coalición que necesita interlocución entre los socios, no de arriba abajo sino de tú a tú, que es como se configuró este Gobierno al principio y como se volvió a configurar en 2019. Eso tiene que prevalecer por encima de todo, y con una serie de lealtades también entre socios de gobierno. Desconozco cómo están ahora las relaciones a nivel de Gobierno. Conozco las relaciones del Botànic en las Cortes y son excelentes, y me gustaría que fueran de esa misma manera en el Gobierno si no lo son. No entiendo otra manera de gobernar que no sea desde el diálogo, el consenso y el respeto al compañero que tienes al lado.

Y, desde fuera del Ejecutivo, ¿a qué o a quién se le puede atribuir que el funcionamiento botánico que se da en las Cortes no se dé en el Ejecutivo?

No estaba dentro del Gobierno, no sé a qué se debe. Lo que sí quiero dejar claro es cuál es la cultura botánica que he vivido en estos años, como la del Botànic I que era una cultura ilusionante de respeto, y que en este Botànic II en las Cortes ha sido de la misma manera, y no sé trabajar de otra manera. No me gusta trabajar desde la crispación, desde el ruido y desde la sospecha, porque lo contrario no es trabajar en equipo. Si existen tensiones en el Gobierno, me gustaría que desaparecieran y poder trabajar de manera coordinada y de forma normal y lógica para un gobierno de coalición. Soy de esa manera de trabajar, aunque las tres partes del Gobierno deben poner de su parte. Habrá que preguntar al resto si quieren trabajar de esa manera también.

¿Ha quedado Compromís tocado con la situación que se ha vivido con Mónica Oltra en los últimos días?

La situación de Mónica Oltra es la situación de Compromís y, evidentemente, ni estamos contentos ni es algo fácil para el total de la coalición. No son momentos agradables ni fáciles para la coalición, pero nosotros, además de dejar claro que estamos al lado de Mónica, que es un momento muy difícil y muy injusto para ella y para Compromís, lo que también queremos dejar claro es que no van a conseguir amedrentar a una coalición. Con esta querella, que sabemos quién la impulsa, es evidente que quieren terminar con una figura política del cambio, de la lucha contra la corrupción, que les ha molestado durante todo este tiempo porque ha decidido hacer políticas valientes pensando en la ciudadanía. Eso, al final, lo que hace es recabar dentro de esta coalición las ganas, los esfuerzos y la energía para tirar hacia adelante y para plantarle cara a quien haga falta. Jugar a querellarse cuando no se tiene razón y jugar a quemar a personas en su ámbito privado es jugar sucio. Ese es un plano en el que nunca vamos a caer y vamos a intentar salir con mayor fortaleza si es posible.

En cualquier caso, ¿les puede penalizar electoralmente?

Imagino que la gente no vive de espaldas a la realidad y es consciente de que una persona, cuando tiene algo que ocultar, no se expone a 40, 50 o 60 preguntas de la prensa cada semana o no es capaz de ir a dar la cara a las Cortes valencianas a pecho descubierto ante todos los grupos de la oposición. La gente no es tonta y es capaz de ver que una persona honrada no ha tenido problemas en hacer un ejercicio de transparencia que nunca jamás un político o política valenciana ha hecho en las Cortes, y eso dice mucho de la integridad de Mónica Oltra y de su inocencia, y lo vemos en la calle cuando la gente demuestra su apoyo a Mónica Oltra.

Tres de los cuatro consellers de Compromís son de Alicante. ¿En qué se puede traducir eso para la provincia?

Creo que eso habla de lo que es Alicante para Compromís. Es importante que nuestras comarcas se sientan representadas, y que sientan que el núcleo de poder que siempre se ha asociado a València esté distribuido de otra manera. Eso en Compromís lo entendimos y prueba de ello es que tres consellers son de Alicante, pensando con esa idiosincrasia propia de Alicante, que muchas veces se ha llegado a olvidar.

¿Cómo son sus relaciones con Mireia Mollà?

Normales.

¿Por dónde pasan los liderazgos de Compromís?

Compromís es una fuerza que tiene por suerte multitud de liderazgos, gente preparada y dispuesta a dar la cara, y eso nos fortalece más como coalición.

¿Se ve como candidata a la Generalitat en 2023?

Es demasiado pronto para eso, sobre todo cuando no he tomado posesión aún ni de mi cargo como vicepresidenta.

«No entiendo por qué una persona que no ha ido ni a declarar tiene que dimitir»

¿Debería haber dimitido Mónica Oltra antes para evitar el desgaste?

No entiendo por qué una persona que todavía no ha ido ni a declarar tiene que dimitir. Se ha precipitado todo, pero, en realidad, es una persona que todavía no ha podido defenderse y ni siquiera la están acusando de nada. Simplemente la han citado para declarar, y que pueda tener todos los derechos y las garantías para poder explicar todo lo que ya ha explicado antes en las Cortes o en ruedas de prensa. En cualquier caso, es una decisión personal que le compete a ella, y lo respeto.

La nueva vicepresidenta sostiene que la extrema derecha está utilizando los juzgados y defiende la inocencia de Oltra

decoration

Compromís siempre puso la línea roja en la imputación...

Antes no ha habido una persona que haya salido a explicar cada uno de los pasos con fechas, con datos. Aquí hemos vivido una época, además basada en la corrupción, que nada tiene que ver con este caso, en el que se dedicaron a esconderse, a esperar a que pasase la tormenta y a no dar la cara. Ahora estamos viendo que numerosos cargos de Compromís que están siendo imputados en distintas causas están saliendo absueltos porque muchas de esas imputaciones son por gente de extrema derecha que está utilizando los juzgados para poder cargarse a los políticos que no pueden cargarse en las urnas.

¿Qué papel va a jugar Mónica Oltra en esta nueva etapa?

Ahora mismo Mónica tiene que centrarse en su defensa, en que toda la verdad salga a la luz y en lograr que todo esto acabe en lo que tiene que acabar, que es en su inocencia.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats