Tras una complicada semana, en la que se ha cuestionado el liderazgo de Carlos Mazón al frente del PPCV, el alicantino y su secretaria general, María José Catalá, han querido cerrar filas y mostrar imagen de unidad. Los líderes populares se reunieron ayer para trabajar en nuevas medidas fiscales dentro de su propuesta de reforma fiscal y, de esta forma, escenificar que han enterrado el hacha de guerra tras unos días convulsos, en los que el alicantino hacía esfuerzos para que la Agencia Española de Supervisión de la Inteligencia Artificial (IA) tenga Alicante como sede y su número dos remaba por València.

El momento en el que se visibilizó mayor división entre Mazón y Catalá se produjo el pasado lunes. El también presidente de la Diputación juntó en un acto en el Palacio Provincial a los principales representantes de los ámbitos académico y empresarial, entre ellos, los rectores Amparo Navarro (UA) y Juanjo Ruiz (UMH), el presidente de la Cámara de Comercio, Carlos Baño, y el vicepresidente autonómico de la CEV, Toni Mayor, para hacer un frente común que haga fuerza para convertir a Alicante en el destino de la entidad tecnológica estatal. Casi en paralelo a esta importante cita, Catalá reivindicaba la sede de la IA para València y destacaba el trabajo que estaba realizando Mazón «como presidente de la Diputación», obviando que también lo es del PPCV.

Un día después, el choque se mantenía en las filas del partido de la gaviota. Mientras que la también portavoz popular en el Ayuntamiento valenciano mantenía su empeño en defender la candidatura de la ciudad del Túria, desde el entorno de Mazón se le trataba de quitar hierro a esta disputa, argumentando que conseguir la sede es una cuestión de territorios y no una estrategia de partido. En este sentido, se ponía como ejemplo a Galicia, donde hasta tres ciudades, A Coruña, Ourense y Santiago de Compostela, han llegado a postularse. Igualmente, Mazón elogiaba la actitud de Catalá y criticaba que el alcalde de València, Joan Ribó, no impulsara la candidatura de su ciudad. Paradójicamente, el regidor de Compromís salió en defensa de la apuesta del presidente Ximo Puig por Alicante, al considerar que fomenta la descentralización dentro de la propia Comunidad Valenciana.

Incluso el PP de Alcoy pidió la sede de la IA para su ciudad, una propuesta que fue retirada el miércoles tras ser llamados a filas para apoyar la opción alicantina que defiende Mazón. Ahora el líder del PPCV y Catalá tratan de mostrar que están a una.

Barcala ofrece colaboración a Puig y huye de polémicas

El alcalde de Alicante, el popular Luis Barcala, ofrece su apoyo para ir de la mano de la candidatura de Puig y que Alicante consiga la sede de la IA. «Hemos manifestado desde hace bastantes días a la Generalitat nuestro interés en que la agencia se instale en Alicante y nuestra disposición para colaborar y que la candidatura disponga del mayor respaldo posible», manifestó ayer el regidor alicantino, quien no quiso entrar en polémicas sobre si Puig debió contar o no con él para anunciar la candidatura: «No es tiempo de partidismos ni de componendas electorales».