La propuesta del presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, para que gobierne la lista más votada en los ayuntamientos ha abierto un debate interno y críticas externas. Sin embargo, la dirección alicantina ha tomado como buena la iniciativa de su líder y se ha manifestado a favor de generar bloques de gobernabilidad. El alcalde de Benidorm y presidente provincial de los populares, Toni Pérez, asegura que «el PP está dispuesto a ese pacto por la estabilidad y a hacerlo siempre, no solo cuando le favorece».

Pérez subraya que, desde las filas populares, se ve bien «siempre que se haga siempre. No sabemos si el PSOE solo lo ve bien cuando le favorece». Con esta frase, el primer edil popular evita entrar en polémicas como ha ocurrido en otros territorios. Toni Pérez gobierna en Benidorm con mayoría absoluta, pero es consciente de que su partido vio como en las pasadas elecciones se les escapaban varios ayuntamientos.

Sin embargo, choca que la posición sea tan clara, cuando precisamente la Diputación Provincial se gobierna gracias a un pacto con Ciudadanos, pues el PP no fue la fuerza más votada. El PSPV fue el partido que recibió más sufragios en las elecciones locales de 2019 en la provincia. Obtuvo el 31,94% de los votos frente al 29,60% de los populares. El acuerdo de gobierno con Cs fue el que permitió finalmente que Carlos Mazón obtuviera la presidencia.

Contra la Constitución

Desde el PSPV provincial, no se han pronunciado sobre el tema, si bien desde Ferraz las críticas han sido contundentes. Por su parte, la vicepresidenta Aitana Mas ha asegurado que «el PP de Feijóo sigue alejándose del constitucionalismo y buscando la bronca vacía por el poder. Nuestra Constitución busca proteger el multipartidismo y premiar la capacidad de diálogo y consenso». La líder de Compromís entiende que esta propuesta responde más al «miedo del PP al multipartidismo» y al hecho de que la formación popular sea «incapaz de mantener un gobierno plural tanto en el ámbito municipal como en los autonómicos. Su tradición política proviene del puño de hierro, del golpe encima de la mesa y de la batalla excluyente». Para la consellera, Compromís «es mucho más horizontal, de gestión de la diversidad tanto interna como externa».

Frente al condicional expuesto por Toni Pérez que implicaría un pacto hermético con el PSOE, la fuerza naranja cree que «debe gobernar quien es capaz de poner de acuerdo a mucha más gente para que los pueblos y ciudades avancen. También, demuestra que sacar este debate ahora es sinónimo de falta de proyecto político, económico, social, medioambiental y cultural».

Siete pérdidas, tres sorpresas

Feijóo ha bautizado esta iniciativa bajo el nombre de Plan de Calidad Institucional y, esencialmente, conllevaría una reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (Loreg). Si echamos la vista atrás, estamos ante un discurso ya empleado por el Partido Popular en 2014 y que se desvaneció. En cualquier caso, en la provincia de Alicante, el PP es el partido que más habría salido ganando en el cómputo local.

De acuerdo con los datos del Ministerio del Interior, los populares obtuvieron 20 mayorías relativas frente a las 17 de los socialistas, dos de Compromís y tres de Ciudadanos.

Con el paso de estos cuatro años de mandato, los datos le siguen siendo desfavorables. No alcanzaron la alcaldía en siete localidades y, además, se han dado tres casos especiales. Si comenzamos por el norte, encontramos la pequeña población de Agres, donde ganó el PP pero ahora gobierna Rafael Sanjuan, exconcejal del PSOE, tras una moción de censura con el PP.

En la Vega Baja, también la formación popular fue la más votada en Benejúzar y están gobernando el PSOE y Cs en un sistema de turnos de dos años. En Catral ganó por mayoría; pero el gobierno lo formaron una alianza APCatral-PSOE.

En el Vinalopó, ocurrió lo mismo en Crevillent. Fue la fuerza más votada y ahora la Alcaldía la ocupa Compromís. José Manuel Penalva gobierna junto a l’Esquerra. En la Marina Alta, el esquema se repite en Gata de Gorgos. Los populares fueron la fuerza más votada y obtuvieron seis concejales, frente a los cuatro de Compromís y los tres de PSOE. La Alcaldía está en manos de Josep Francesc Signes merced a la unión entre Compromís-PSOE. Similar es el caso en la vecina Els Poblets. El PP en su día se vio relegado por un tripartito formado por PSOE, Compromís y los independientes de PIREE.

En el Alto Vinalopó, está el caso de Villena. Los populares se alzaron con la victoria en las urnas, pero de poco les sirvió ante el acuerdo al que llegaron PSOE-Verdes / Compromís.

Distintos han sido los casos de Orihuela por la moción de censura que le dio el Ejecutivo local al PSOE o los municipios donde el PP no fue el partido con más votos y gobierna, dícese Benilloba, donde sumaron con el PSOE o los reciente hechos de Sant Joan, localidad en la que Cs les ha integrado.