La carrera por las primarias de Compromís en la provincia de Alicante se presenta con una gran favorita, la vicepresidenta de la Generalitat, Aitana Mas, y un aspirante dispuesto a desafiar a la cúpula del partido, Gerard Fullana. En el debate que la coalición celebró este lunes, en el que también participaron las otras dos militantes que se han presentado al número uno, María José Calabuig y Marina González, tanto Mas como Fullana defendieron los argumentos que creen que les hacen merecedores de liderar el proyecto. Lo hicieron ante la mirada del diputado nacional y candidato de Compromís a la Generalitat, Joan Baldoví, que fue el último en tomar la palabra y que lanzó un mensaje de unidad, con el objetivo de evitar que el desgaste en el proceso de primarias pueda ser un lastre cuando arranque la campaña electoral. 

Ideas clave 

Tras escuchar a los aspirantes al número uno y al resto de los militantes que se han presentando a las listas, Baldoví pronunció un discurso que refrendó las ideas principales que fueron surgiendo durante el debate, es decir, políticas transformadoras, freno a la ultraderecha y una apuesta decidida por el feminismo, la transición energética y la ayuda a los más vulnerables. Antes de hacer su llamamiento a la unidad y al trabajo en equipo tras el 11 de febrero, día final de la votación, Baldoví dejó otro mensaje que será uno de los ejes que formarán parte de la campaña de Compromís: la importancia de resaltar el trabajo que han hecho en el Botànic y les ha diferenciado del PSPV.

Mas comenzó su intervención enumerando todas las dificultades que ha habido que afrontar en la legislatura que está apurando sus últimos compases, desde la DANA que se cebó con la Vega Baja hasta las consecuencias de la guerra de Ucrania, pasando por otros momentos de enorme complejidad, sobre todo el de la pandemia. Ello lo hizo para resaltar su experiencia al frente de la gestión política. Pero lo que más puso en valor la vicepresidenta fue el paso al frente que dio en la mayor crisis de la historia de los valencianistas, cuando tuvo que ponerse en medio del huracán que desató la dimisión de Mónica Oltra y reconstruir la relación con el PSPV.

Si Mas destacó el arrojó que demostró en junio del año pasado, Fullana quiso poner el acento en el trabajo que hace por los municipios de la provincia desde su labor como diputado de Compromís en la Diputación y los más de diez años que lleva como concejal en Xaló. La principal baza que está jugando Fullana en las primarias es la de la apuesta del municipalismo y la importancia que tiene volver a defender los intereses reales de la provincia en las Cortes. Por eso, no dudó en citar a compañeros de distintas localidades que estaban siguiendo el debate. Tampoco, como acostumbra a hacer en los plenos de la Diputación, dejó pasar la oportunidad de cuestionar al PP, centrado su crítica en Carlos Mazón.

Caras nuevas

Las otras candidatas al número uno son más desconocidas y aprovecharon su turno de palabra para presentarse. Así lo hizo Calabuig, de Joves PV, que en su discurso quiso despertar la conciencia de los más jóvenes, sobre todo aquellos que en mayo votarán por primera vez. También habló de «romper los techos de cristal y renovar los liderazgos». 

Por su parte, González, la apuesta del sector de los Mollà para desgastar a Mas y dividir el voto, ofreció un emotivo discurso de índole personal, en el que explicó las razones que le llevaron a sumarse al proyecto de Compromís y a aspirar ahora a encabezar la lista provincial. Como la mayor parte de sus compañeros, también puso en la diana al PP.