Txema Guijarro, el «paracaidista» en Alicante que aspira a liderar Sumar

El diputado en el Congreso por la provincia es uno de los cuatro miembros de la dirección interina de la plataforma tras la renuncia de Yolanda Díaz

Txema Guijarro conversa con Yolanda Díaz en el Congreso

Txema Guijarro conversa con Yolanda Díaz en el Congreso / EP

Borja Campoy

Borja Campoy

Madrileño de nacimiento, Txema Guijarro lleva años vinculados a la provincia de Alicante, primero a través de Podemos y después de Sumar. En lo que se conoce como un «paracaidista» en el argot de la política, ha sido candidato por la circunscripción alicantina a las elecciones generales tanto con los morados como por la plataforma impulsada por Yolanda Díaz. De hecho, en las generales que se celebraron 23 de julio del año pasado fue el cabeza de lista por Alicante y logró su escaño en el Congreso, en el que es el secretario general del grupo parlamentario. Ahora es uno de los nombres de actualidad dentro de Sumar, después de que Díaz haya decidido dejar el liderazgos tras los malos resultados que han ido encadenando en distintas elecciones, las últimas las europeas que se celebraron el pasado domingo. 

Guijarro forma parte de la dirección interina que se ha confeccionado a cuatro bandas para pilotar el periodo de transición que se abre en la plataforma que ocupa el espacio ideológico situado a la izquierda del PSOE. Las otras tres integrantes de esta dirección interina son Elizabeth Duval, Lara Hernández y Rosa Martínez. Licenciado en Economía, hasta su aparición por Alicante para formar parte de candidaturas electorales, la trayectoria de Guijarro destacaba por haber sido asesor de diferentes gobiernos latinoamericanos. En el de Ecuador, con Rafael Correa, llegó a ser subsecretario de Comercio para África, Asia y Oceanía. También fue uno de los encargados de gestionar el asilo de Julian Assange en la embajada ecuatoriana.

Una de las grandes misiones que ha afrontado Guijarro en el último año ha sido la de intentar la implantación de Sumar en la Comunidad Valenciana como partido político, un trabajo que se ha comenzado por Alicante, conscientes de que es la provincia en la que Compromís tiene menos fuerza, y que no ha cuajado antes de que a la plataforma de izquierda le haya tocado buscar un relevo en su dirección. Para conseguir este propósito, el de asentarse en la Comunidad Valenciana, Guijarro ha protagonizado dos encuentros en Alicante, uno a finales del año pasado y otro a principios de marzo, en los que ha estado acompañado por miembros de Sumar como Laura Moreno o Fran García. La primera de estas citas fue más mayoritaria, mientras que la segunda, la celebrada hace tres meses, fue un «pinchazo» y tanto Compromís como Podemos les dieron la espalda.

Campaña

En la campaña de las generales del año pasado Guijarro apareció por Alicante para hacer campaña por Sumar, con un discurso que se basó en alertar del peligro que tenía una extrema derecha al alza y en el que puso el acento en el freno al turismo de masas en la Comunidad Valenciana, en la reforma laboral impulsada por Díaz, en la movilidad sostenible o en las infraestructuras hidráulicas, entre otras cuestiones. «Nosotros trasladamos un prisma que el PSOE solo asume en momentos electorales. No creemos que haya que desacelerar el ritmo de las reformas sociales», manifestó en una entrevista con este diario.

El último acto, hasta la fecha, protagonizado por Guijarro en Alicante, tuvo lugar el pasado día 7, con motivo del cierre de la campaña de las elecciones europeas, en las que Sumar ha recibido un duro revés que ha llevado a Díaz a apartarse del liderato, aunque seguirá al frente de sus responsabilidades en el Gobierno, y a abrir un nuevo periodo de búsqueda de un referente, en el que el «paracaidista» en Alicante puede salir reforzado.