El despegue fallido de Sumar en Alicante

La plataforma que impulsó Yolanda Díaz llevaba un año intentando implantarse en la Comunidad Valenciana a través de Alicante sin éxito y ahora se ve obligada a afrontar su relevo en el liderazgo para intentar sobrevivir

Yolanda Díaz, en un mitin de Sumar celebrado el pasado año

Yolanda Díaz, en un mitin de Sumar celebrado el pasado año / Pilar Cortés

Borja Campoy

Borja Campoy

Unos catorce meses han transcurrido, de abril del año pasado al presente junio, desde que Yolanda Díaz diera el pistoletazo de salida al proyecto de Sumar para presentarse a las últimas elecciones generales hasta que este lunes anunciara que daba un paso al lado en el liderazgo de la plataforma. En este tiempo se han dado varios reveses en las urnas, muchas confrontaciones con otras fuerzas del espacio ideológico a la izquierda del PSOE, reviviendo de nuevo el canibalismo de este sector, y un despegue fallido en la Comunidad Valenciana, que se ha intentado hacer a través de Alicante, conscientes de que en el sur de la autonomía la fuerza de Compromís es menor que en Valencia y Castellón. Yolanda Díaz encomendó a uno de sus hombres de confianza, Txema Guijarro, la implantación autonómica sin que alcanzara el éxito. Antes de lograr el objetivo ella ha tenido que renunciar al liderazgo, aunque mantendrá sus responsabilidades en el Gobierno.

Que Sumar lograra asentar una estructura como partido en Alicante y la Comunidad Valenciana y le plantara cara a Compromís, con quien ha concurrido en coalición tanto en las generales del 23J como en las europeas del pasado domingo, se vio desde el principio como una misión complicada. Sobre todo, por las fricciones que ha ido protagonizado con los valencianistas y con Podemos. Todavía como presidente de la Generalitat, al socialista Ximo Puig ya le tocó en abril del año pasado dar un toque de atención a los que eran sus socios en el gobierno del Botànic por las tensiones que estaban protagonizando con los de Yolanda Díaz.

La política gallega solo ha protagonizado un mitin en Alicante en todo este tiempo. Fue a tres días de las elecciones autonómicas y municipales del 28M. Lo hizo en Las Cigarreras y en su discurso se decantó claramente por la candidatura de Unides Podem, en detrimento de la de Compromís. El éxito en aquellos comicios del Partido Popular y la inmediata convocatoria de elecciones generales por parte de Pedro Sánchez forzó a Sumar a confeccionar su lista a contrarreloj, en un proceso complicado que dejó muchos heridas abiertas, siguiendo la tónica de los que han sido estos meses.

Compromís: tensión entre Iniciativa y Més

La entrada en escena de Sumar ha provocado en Alicante tensiones internas entre los dos principales partidos que conforman la coalición de Compromís: Iniciativa y Més (el antiguo Bloc). Estas diferencias se han protagonizado, principalmente, por la forma en la que cada uno de estos partidos ha visto la forma ideal de relacionarse con los de Yolanda Díaz. Desde Iniciativa se ha apostado por un mayor acercamiento. «Tenemos que representar a todos los espacios de la izquierda, no solo al nacionalismo», llegó a afirmar su portavoz en Alicante, el concejal Rafa Mas. Desde Més, por su parte, se ha apostado por un acercamiento prudente y, primero, por fortalecer su posición territorial en la Comunidad Valenciana. Compromís concurrió tanto en las generales del 23J como en las europeas con Sumar, pero, a luz de los últimos resultados, marcarán distancias.

Mientras que con Compromís se cerró un acuerdo en un tiempo más o menos razonable, con Podemos la incertidumbre se mantuvo hasta el último minuto, sellándose finalmente un pacto agónico y repleto de condicionantes, que dejó un papel totalmente secundario a los morados. La confección de la lista que se presentó por Alicante tampoco fue nada sencilla. Desde la provincia, Compromís, Podemos y EU apostaban por Carlos Bernabé, líder de Cambiemos Orihuela, como cabeza de cartel. Pero pesó más le cercanía de Guijarro a Yolanda Díaz para que desde Madrid se impusiera el candidato. Bernabé, al que relegaron al número tres, declinó formar parte de la lista como medida de protesta a la imposición.

Aquella candidatura hizo su presentación en Alicante el 30 de junio, en una calurosa mañana en la que Guijarro compareció para lanzar un mensaje de contención a la extrema derecha en un acto en el que estuvo acompañado, entre otros, por Àgueda Micó, Imma Orozco, Naiara Davó, Manuel Alcaraz, Manolo Copé o Víctor Domínguez. En las elecciones del 23J la izquierda consiguió mantenerse en el Gobierno y dio paso, meses después, al comienzo de una legislatura que se ha caracterizado, entre otras cuestiones, por su inestabilidad. Salvado el primero objetivo, y tras el parón estival, se dejó para el otoño algo casi más difícil todavía: establecer las bases de una estructura orgánica.

Proyecto

Sumar comenzó en octubre a buscar la consolidación de su proyecto en la Comunidad Valenciana de la mano de Guijarro. El diputado en el Congreso inició el trabajo para crear la estructura orgánica con el reto de encontrar un encaje a su relación con el resto de la izquierda. Pocas semanas después llegó por boca de Pablo Iglesias el anuncio de Podemos de romper con los de Yolanda Díaz, mientras Compromís miraba la jugada de perfil y ponía el foco en defender la agenda valenciana en la Cámara Baja. «Las declaraciones de Iglesias no aportan nada nuevo, vivimos esta situación desde hace un año», manifestaba por entonces Guijarro.

El principal acto celebrado en este tiempo en Alicante por Sumar para constituirse como partido tuvo lugar el 16 de diciembre. Su cabeza de lista por la provincia compartió el escenario con los ilicitanos Laura Moreno y Fran García, en un encuentro en el que se hizo un llamamiento a alcanzar una unión «estable» entre la izquierda, respetando la autonomía de cada partido. En esta cita se pudo ver, entre otros asistentes, a los concejales de Compromís en Alicante, Rafa Mas y Sara Llobell, a la portavoz de los valencianistas en Elche, Esther Díez, a otros referentes de Compromís en Alicante, como Natxo Bellido y Sonia Tirado, al concejal alicantino de EU-Podemos, Manolo Copé, o al histórico de Iniciativa Pasqual Mollà.

Podemos: continuos enfrentamientos

La relación de Sumar con Podemos, en la Comunidad Valenciana y en el conjunto de España, ha sido mucho más complicada que con Compromís. Prueba de ello es que, en la confección de las candidaturas para las elecciones generales del 23J, el acuerdo entre los de Yolanda Díaz y los morados no se produjo hasta última hora y dejó a Podemos con un papel totalmente secundario. Posteriormente, en noviembre, fue Pablo Iglesias el que anunció que el partido impulsado por él rompía toda relación con Sumar. Ahora, cuando Yolanda Díaz se ha visto forzada a dar un paso al lado, aparecen informaciones que apuntan a una hipotética reconciliación, aunque para ello se tendrían que dar otras condiciones, como que Íñigo Errejón también se apartara. Su líder en la Comunidad, la petrerense María Teresa Pérez, se ha mostrado muy crítica con Sumar.

Transcurridos cuatro meses de aquella cita, Sumar celebró el pasado marzo un segundo acto para constituirse en Alicante, una cita que tuvo mucho menos tirón que la primera. El pinchazo fue tal que de los mencionados que acudieron al primer acto solo repitió Pasqual Mollà. Lejos de solucionar sus diferencias con Podemos, en esta ocasión también les dieron la espalda tanto Compromís como EU.

En paralelo a esto se fueron celebrando en España elecciones autonómicas como las de Galicia o Euskadi, en las que Sumar se llevó duros golpes. Y en estas llegó la campaña de las europeas, en las que los de Yolanda Díaz, en coalición con Compromís, han protagonizado sus últimos actos en Alicante. El principal de ellos fue en el Mercado Central y en él comparecieron Estrella Galán, Joan Baldoví, Íñigo Errejón y el candidato Vicent Marzà. El tortazo del pasado domingo ha llevado a su líder a dar un paso al lado antes de que su partido consiga despegar.

Un «alicantino» como aspirante

Tras la renuncia de Yolanda Díaz Sumar ha dado a conocer esta semana una dirección interina que se va a encargar de pilotar el periodo de transición que ahora afronta. Este equipo está formado por Elizabeth Duval, Lara Hernández, Rosa Martínez y Txema Guijarro. Este último fue el cabeza de lista por Alicante en las elecciones generales del pasado 23 de julio y actualmente es el secretario general del grupo parlamentario en el Congreso.