Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adoptar buenos hábitos previene hasta el 80% de las enfermedades cardiovasculares

Unas 120.000 personas mueren al año en España debido a alguna de estas patologías | Presión arterial, tabaquismo, obesidad y colesterol, entre los principales factores de riesgo

Adoptar buenos hábitos previene hasta el 80% de las enfermedades cardiovasculares. FDV

Las enfermedades cardiovasculares son las asesinas número uno en España: según el Instituto Nacional de Estadística, matan a 120.000 personas al año, cifra no igualada por el COVID en su peor año (2020). Sin embargo, se pueden prevenir hasta en el 80% de los casos siguiendo hábitos de vida saludables. Así lo aseguran la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y la Fundación Española del Corazón (FEC), que ponen el foco, en el Día Mundial de este órgano vital, en los principales factores de riesgo cardiovascular. Lo hacen a través de la campaña “Pactos por tu corazón”. Cada inicial de “pactos” corresponde a una cuestión a vigilar: presión arterial (P), alimentación (A), colesterol y contaminación (C), tabaquismo (T), obesidad (O), sedentarismo y salud emocional (S).

“Entre todos podremos reducir el impacto de estas enfermedades en nuestro país”, dijo en la presentación de esta campaña el doctor Andrés Íñiguez Romo, presidente de la FEC y director del área de Cardiología del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (CHUVI). Íñiguez, que comparecerá hoy en el Congreso de los Diputados junto a Julián Pérez-Villacastín, presidente del SEC, explica que “la idea es que cada persona haga un pacto por su corazón, comprometiéndose con su salud cardiovascular, controlando los factores de riesgo y dándoles la importancia que realmente se merecen”.

¿Cuál es el peor hábito para el corazón, el que primero deberíamos eliminar? ¿La alta presión arterial? ¿El tabaquismo? ¿La mala alimentación? ¿El sedentarismo? “No hay uno del que podamos decir que quitándolo eliminamos el 80% del riesgo –responde a FARO, del grupo Prensa Ibérica, Andrés Íñiguez–. Todos contribuyen, y cuando se unen varios, el incremento del riesgo no es un sumatorio, sino multiplicatorio, logarítmico”.

El cardiólogo recalca que no se trata solo de ejercer una labor preventiva para tener controlada la hipertensión arterial, el colesterol o el azúcar, cuando sus niveles amenazan con provocar una diabetes. “Lo que deberíamos hacer –subraya– es empezar desde la infancia con hábitos cardiosaludables: con una alimentación sana, no llena de grasas saturadas, y sin una ingesta calórica excesiva que conduzca a la obesidad, que es un problema ya en adolescentes”.

El hábito tabáquico está aumentando, sobre todo entre las adolescentes

En este sentido, el jefe de Cardiología del CHUVI aboga por fomentar desde edades tempranas la práctica de ejercicio y combatir así el sedentarismo. “Es un hábito que se está empezando a acrecentar en nuestra población infanto-juvenil por las pantallas de televisión, ordenador y móvil”, recuerda el doctor del Hospital Álvaro Cunqueiro.

También incide sobre el tabaco, y avisa de que el consumo de este tóxico está repuntando. “Aunque había descendido, desgraciadamente está aumentando, especialmente en las adolescentes”, advierte.

En definitiva, la campaña “Pactos por tu corazón”, resume Andrés Íñiguez, pretende “promover la salud, que es lo que evita que aparezcan estos factores de riesgo. Cuando aparecen hacen un daño silente durante muchos años en el organismo, y cuando nos damos cuenta, el perjuicio es difícilmente reparable”, concluye el especialista.

“En Galicia deberíamos tomar nota en el tema del consumo de sal, que no es pequeño”

Andrés Íñiguez Romo - Presidente de la Fundación Española del Corazón (FEC)

decoration

¿Por qué es un factor de riesgo la salud emocional? ¿Los disgustos nos rompen literalmente el corazón?

Hay que ser positivos y evitar situaciones de estrés, que son las que provocan la activación del sistema simpático, desencadenante de episodios agudos de patología cardiovascular. Está muy descrito que determinadas situaciones psicoemocionales juegan un papel muy negativo en las enfermedades cardiovasculares. Este ha sido uno de los mensajes de la Organización Mundial de la Salud este año, y del que se hace eco la Fundación Española del Corazón. Hay que hablar más con los amigos y la familia y disfrutar con lo que uno hace.

¿Qué asignaturas pendientes tenemos los gallegos en cuanto a hábitos para proteger el corazón?

En Galicia deberíamos tomar nota en el tema del consumo de sal, que no es pequeño en nuestra comunidad. De hecho, las tasas de insuficiencia cardiaca e hipertensión no son las mejores que podríamos tener. Debemos hacer un esfuerzo para tener una dieta más saludable, hacer más ejercicio y evitar la sal de los alimentos. Nos vendría muy bien.

“Hay que hablar más con los amigos y la familia”

decoration

¿Se conocen bien las posibles secuelas que puede tener la infección por COVID en el corazón?

Sí, se conoce que ha podido provocar, en algunos casos, inflamación de miocardio, la miocarditis. En otros casos ha provocado arritmias, como la fibrilación auricular, o fenómenos de trombosis en las arterias o en las venas. Son fenómenos que suceden en otras patologías, no solamente en el COVID.

Claro.

Pero me gustaría lanzar un mensaje de tranquilidad, porque esos efectos son muy infrecuentes. Me importa, sobre todo, crear conciencia sobre el impacto negativo que tienen las enfermedades cardiovasculares. En 2020, en la peor fase del COVID, murieron unas 80.000 personas por coronavirus en España. Pero ese mismo año murieron 120.000 por enfermedad cardiovascular. El COVID nos ha afectado dos años o algo más, pero imagínese que tuviésemos una situación como el COVID todos los años. Eso es lo que vivimos cada año con las enfermedades cardiovasculares: cada año se mueren 120.000 personas y no se dedica ni la mínima parte de recursos que se dedican al tratamiento, diagnóstico y prevención del COVID. Debemos reflexionar al respecto.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats