El Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Alicante (COEA) recomienda empezar el año con la mejor salud bucodental posible, para lo que hay que comenzar por el principio: una revisión del dentista, que detectará cualquier problema que pueda haber surgido desde la última visita y nos aconsejará cómo cuidar de nuestra boca y dientes de la mejor manera. Este es el punto de partida para salir del ciclo de descuido dental en el que podemos haber caído. 

El COEA y el Consejo General de Colegios de Dentistas de España advierten: lo caro no es ir al dentista, sino descuidarse. El hecho de acudir periódicamente a la consulta dental no solamente ahorra dinero, sino también algo que no sobra: tiempo. “Acumular patologías bucodentales hace que la complejidad de los tratamientos sea mayor, que el tiempo para realizarlos aumente y, en definitiva, que los costes se eleven”, apuntan los dentistas alicantinos.  

Y no solo esto. Aún hay mucho más: Es necesario saber que una adecuada salud oral evita problemas mayores de salud general, como son posibles patologías cardiovasculares, el empeoramiento de la diabetes o complicaciones en el embarazo. 

El ciclo del descuido dental

Pasa a menudo que, por falta de tiempo, descuidamos nuestra salud bucodental y acumulamos meses o años sin acudir a nuestro dentista. Sabemos que lo que en un principio puede tener una fácil y sencilla solución, a la larga puede convertirse en un problema técnicamente difícil. Entramos en lo que se llama el ciclo del descuido dental. Un mal hábito, pero evitable. 

El círculo del descuido dental.

La falta de limpieza provoca la acumulación de placa y sarro en nuestros dientes, situación que puede desembocar en la aparición de caries o de enfermedad periodontal. 

Una simple revisión y limpieza profesional detendría el proceso. En caso contrario, si aparece una caries será necesario realizar una obturación (empaste) o colocar una corona. Si dejamos que progrese, terminará por dañarse la pulpa del diente (nervio), apareciendo dolor

El dentista tendrá que hacer una endodoncia y proteger el diente mediante una corona. Finalmente, si la caries llega a un nivel elevado de destrucción del diente, no quedará más remedio que extraerlo y reponerlo mediante un implante. 

De esta forma, lo que era una solución sencilla se convierte en un problema grave que alcanza hasta 25-30 veces el coste inicial de prevención. 

¿Por qué prevenir?

Antes de contestar a la pregunta de ¿por qué debemos prevenir?, debemos hacernos otra: ¿Por qué llevamos el coche al mecánico con periodicidad y nos parece extraño tener que hacerlo para revisar nuestra salud bucodental? 

¿Por qué prevenir?

La mayoría de las patologías orales son difíciles de diagnosticar por nosotros mismos. Ni la caries ni la enfermedad periodontal duelen ni son detectables por el propio paciente. Lo mismo ocurre con el cáncer oral. Sin embargo, solamente se diagnostican de forma precoz entre el 25-30% de los cánceres orales. Un elevado porcentaje de españoles tiene caries sin saberlo. Lo mismo ocurre con la enfermedad periodontal que termina por destruir el hueso que rodea a los dientes. 

La prevención en salud, incluyendo la salud oral, es fundamental para evitar problemas mayores y para aumentar nuestra calidad de vida, pero también por motivos económicos: prevenir es ahorrar dinero en el futuro. Más vale prevenir. 

Ahorro en dolor y en dinero

La prevención de las enfermedades orales evita la mayoría de las caries y enfermedades periodontales. Esto impide que puedan aparecer enfermedades sistémicas (cardiovasculares, renales...) o que empeoren las existentes (diabetes). 

Esta práctica también aumenta la calidad de vida de una manera muy importante: menos dolor, menos molestias, mayor autoestima y mejor imagen, son algunos de los beneficios. 

Por último, prevenir es echar dinero en la hucha. La prevención ahorra tiempo y dinero. Por cada euro que inviertas en prevención te ahorras 20 euros en tratamientos dentales, ya que no serán necesarios.

Sobre COEA

Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Alicante