Instituto de Neurociencias: investigación de vanguardia y avances en salud cerebral

El centro busca soluciones clínicas para desafíos como la longevidad, la salud mental y enfermedades neurodegenerativas mediante proyectos avanzados y colaborativos

El Instituto de Neurociencias (IN) tiene entre sus objetivos la investigación traslacional y la innovación.

El Instituto de Neurociencias (IN) tiene entre sus objetivos la investigación traslacional y la innovación. / INFORMACIÓN

Nuestra actual forma de vida genera nuevas situaciones y retos ante los que nuestro sistema nervioso debe responder y adaptarse. Algunos de ellos afectan notablemente a nuestra salud. La longevidad, la soledad no deseada, las alteraciones de salud mental, la depresión o cualquier forma de enfermedad neurodegenerativa son retos que debemos enfrentar como sociedad.

Pese a que aún no conocemos buena parte de los mecanismos detrás del funcionamiento del sistema nervioso, las respuestas deben emanar desde la ciencia básica hacia la práctica clínica.

El Instituto de Neurociencias (IN), centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche, tiene entre sus objetivos la investigación traslacional y la innovación como facilitadoras de ese tránsito desde la ciencia hacia su aplicación clínica para solucionar estos retos o, al menos, paliar sus síntomas y mejorar la calidad de vida de las personas.

Sus resultados así lo corroboran. Entre los proyectos desarrollados durante el último año en el Instituto de Neurociencias, enumeramos a continuación algunos que se han llevado a cabo siguiendo esas directrices de orientación a la solución de problemas de salud.

Un estudio realizado por el laboratorio que dirige el Dr. Félix Leroy descubrió un circuito neuronal que vincula la memoria social con las preferencias a la hora de interactuar con los congéneres, así como los mecanismos moleculares de esa interacción.

Las investigaciones del centro se han centrado en los problemas de salud.

Las investigaciones del centro se han centrado en los problemas de salud. / INFORMACIÓN

Estos resultados suponen un primer paso en el desarrollo de medicamentos para tratar condiciones como el trastorno de ansiedad por separación o el trastorno de la personalidad por evitación.

Una investigación multicéntrica en la que ha participado el laboratorio que dirige la Dra. Berta Sánchez-Laorden, junto a los centros de investigación biomédica NavarraBiomed e IRB Barcelona, determinó que el fármaco ranolazina, utilizado para tratar dolencias cardiacas, retrasa la aparición de tumores resistentes al tratamiento contra el melanoma ejerciendo un bloqueo del metabolismo de los ácidos grasos.

Además, este laboratorio ha demostrado la eficacia de la inmunoterapia para frenar la capacidad de crecimiento del melanoma y sus metástasis.

Un estudio liderado por el laboratorio del Dr. Santiago Canals, en el que también participó la Dra. Silvia De Santis, encontró una vía para frenar la progresión del deterioro de la sustancia blanca del cerebro de los pacientes con trastorno por consumo crónico de alcohol. Este trabajo abre una nueva vía terapéutica para prevenir la recaída en pacientes que consumen alcohol.

Un estudio realizado por el laboratorio del Dr. Jorge Manzanares demostró que el cannabidiol, un compuesto químico de la planta Cannabis sativa, contribuye a reparar el daño cerebral y las alteraciones en la conducta en ratones con espectro alcohólico fetal.

La administración de cannabidiol tras el nacimiento de los ratones mejoró los procesos de formación de nuevas neuronas, aumentó su supervivencia e incrementó la plasticidad en el hipocampo.

Otro estudio de este laboratorio, que se llevó a cabo en una muestra de más de 600 adolescentes con distintos patrones de consumo de alcohol y antecedentes familiares de alcoholismo, reveló que el maltrato infantil modula el procesamiento emocional durante la adolescencia.

Los resultados de este trabajo indicaron que la respuesta de sobresalto podría considerarse un biomarcador que defina la necesidad de poner en marcha estrategias preventivas personalizadas durante la adolescencia, lo que ayudaría a evitar, en gran medida, problemas futuros derivados del consumo de alcohol.

El Instituto de Neurociencias ponen en evidencia su vocación por la búsqueda no solo de conocimiento básico.

El Instituto de Neurociencias ponen en evidencia su vocación por la búsqueda no solo de conocimiento básico. / INFORMACIÓN

El laboratorio que dirige el Dr. Salvador Martínez realizó un estudio que reveló que la transmisión del COVID-19 al feto podría afectar al desarrollo del cerebro y a la memoria.

Los investigadores se centraron en localizar la expresión de la enzima ACE2, puerta de entrada del SARS-CoV-2 en el organismo, durante el desarrollo fetal y determinaron que esta proteína se expresa en el hipocampo mientras se están formando los precursores neuronales que migran para formar diferentes estructuras del cerebro, por lo que la infección podría causar alteraciones de la formación de recuerdos y del aprendizaje.

Algunos de los resultados aquí resumidos han sido patentados, si bien es necesario incrementar su nivel de madurez tecnológica antes de poder ser llevados a la práctica clínica.

En este aspecto, las ayudas procedentes de la Agencia Valenciana de Innovación (AVI), actualmente IVACE+I, han sido en el pasado y siguen siendo de gran utilidad para avanzar hacia una transferencia efectiva tanto al sector público de salud como al tejido empresarial especializado en este sector.

Estos y otros ejemplos de resultados obtenidos en el Instituto de Neurociencias ponen en evidencia su vocación por la búsqueda no solo de conocimiento básico sobre el desarrollo y el funcionamiento del cerebro, sino también por la búsqueda de soluciones aplicables a la práctica clínica y a la promoción de una sociedad saludable, una sociedad mejor.