Se acerca el verano y con él las ganas de perder peso y lucir una figura perfecta. Por esta razón durante estos días proliferan muchas dietas rápidas que prometen perder varios kilos en pocos días. Una de ellas es la dieta de la sandía. Como podrás imaginar, el componente fundamental de este régimen es la sandía, una fruta muy ligera y beneficiosa para perder peso. Sin embargo, es una dieta muy restrictiva y no puede alargarse durante más de cinco días. Vamos a contarte más detalles sobre este régimen y cómo hacerlo correctamente.

Beneficios de la sandía para adelgazar

La sandía es una fruta muy ligera. Prácticamente un 95% de su composición es agua. Por ello, es la fruta perfecta del verano. Además, es perfecta para adelgazar. Entre las propiedades adelgazantes de la sandía hay que desatacar su efecto saciante y desintoxicante, ideal para eliminar toxinas y evitar la retención de líquidos. También es un buen digestivo y ayudar a regular el tránsito intestinal y a evitar el estreñimiento.

La dieta de la sandía promete perder varios kilos en pocos días Pixabay

Por si esto fuera poco, la sandía es muy baja en calorías. Unos 100 gramos de esta fruta solo aportan 30 calorías a nuestro organismo. También es antioxidante y rica en vitaminas y potasio, por lo que ayuda a controlar la tensión.

¿Cómo se hace la dieta de la sandía?

La dieta de la sandía es un régimen bastante restrictivo y por lo tanto de duración limitada. Nunca debes hacerlo durante más de 5 días ya que podría resultar peligroso para la salud. Durante los días que dura la dieta se toman unas 1200 calorías por lo que se pueden perder varios kilos por semana.

¿Qué alimentos se pueden comer en la dieta de la sandía?

Esta dieta consiste en hacer cinco comidas al día y dos de ellas ( el almuerzo de media mañana y la merienda) están compuestas únicamente por sandía (al menos dos rodajas). En desayuno también se come sandía aunque acompañada de otros alimentos como un café, dos galletas integrales o una tostada de pan integral y un yogur desnatado. Las galletas o la tostada del desayuno serán los únicos hidratos que se consuman al día.

El resto de alimentos que se pueden consumir durante los días que dura la dieta deben cocinarse in grasas ya sea a la plancha o al vapor. También es muy importante tomar dos litros de agua al día y varias infusiones adelgazantes. A la hora de la comida puedes tomar verduras hervidas y carne o pescado a la plancha. De postre toma un yogur desnatado. Para cenar también se toman carnes magras o pescados a la plancha y verduras frescas. El postre en este caso vuelve a ser una rodaja de sandía.

Te puede interesar:

Inconvenientes de la dieta de la sandía

Esta dieta es muy restrictiva ya que limita mucho la ingesta de ciertos alimentos. Por esta razón no puede alargarse más de cinco días. Al ser una dieta tan rápida lograrás perder peso eliminando líquidos pero no perderás grasas. Pasados los cinco días puede tener un efecto rebote y recuperar de nuevo los kilos perdidos. Por esta razón, una vez pasados los cinco días de la dieta debes seguir cuidando mucho tu alimentación para no recuperar de nuevo los kilos perdidos.