Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El mercado laboral

La fidelidad de los millenials en el empleo: un gran reto para las empresas

Esta generación entiende el compromiso laboral de manera diferente a sus predecesores, coinciden los expertos

Los jóvenes muestran sus convicciones en el trabajo. Shutterstock

La inestabilidad laboral en la que viven los jóvenes ha provocado que la fidelidad hacia la empresa, esa filosofía que marcó la carrera profesional de nuestros padres, sea un comportamiento cada vez menos habitual. Así lo demuestra el estudio 'EPYCE 2018: Posiciones y Competencias más demandadas', elaborado por la Asociación Española de Directores de Recursos Humanos (AEDRH) y EAE Business School, que indica que los jóvenes de hoy en día son menos leales a su compañía que las generaciones anteriores. Tal es así que los jóvenes de la llamada generación millenial -nacidos entre 1982 y 2004- no esperan jubilarse en la misma compañía donde han firmado su primer contrato porque lejos de aferrarse a su posición actual, no descartan abandonar su trabajo si éste no cumple con sus expectativas.

No obstante, Pilar Llácer, investigadora de EAE Business School y directora del estudio, advierte que el concepto de fidelidad a la empresa ya no es el mismo. "Los profesionales de Recursos Humanos coinciden en señalar que es una generación poco comprometida" y "los jefes, que normalmente son de dos o tres generaciones anteriores y siguen haciendo las cosas de la misma manera de siempre, no entienden por qué los millenials se van", indica.

Y aunque si bien es cierto que "tienen menos resistencia a la frustración y son más inmediatos", advierte, su comportamiento radica en que el concepto de compromiso de estos jóvenes es distinto al entendido por sus predecesores. "Es un compromiso a corto plazo. Mientras están en una empresa están muy motivados, pero no entienden su estancia a largo plazo, sino que prefieren tener experiencias diferentes. Es una cuestión de actitud", explica. No por poner un futbolín en la empresa vamos a ser más atractivos, ríe Llácer, sino que "ellos buscan un proyecto, una flexibilidad y unos jefes que realmente crean en ellos y que les hagan no aburrirse", destaca.

"Los millenials están forzando un cambio, tanto en el estilo de liderazgo, como en la cultura de las organizaciones de las empresas"

Pilar Llácer - Investigadora de EAE Business School

Son una generación "abierta a nuevos aprendizajes, curiosos y con ganas de absorber conocimiento" y "eso pasa por cambiar de entorno laboral o país incluso, para enriquecerse con experiencias internacionales, porque eso es difícil hacerlo en una única empresa", indica Alicia Pomares, psicóloga experta en Recursos Humanos y socia fundadora del Grupo Humannova.

De esta forma, los millenials están "forzando un cambio", tanto en el estilo de liderazgo, como en la cultura de las organizaciones de las empresas, añade Llácer. Y es que la crisis ha provocado un cambio de mentalidad, especialmente en esta generación, que ha crecido con el último 'crash' económico. Sobradamente preparados, pero afectados por el paro y sobreviviendo encadenando empleos precarios, sus valores, intereses y expectativas han cambiado de forma radical, revolucionando el mercado laboral como lo conocíamos hasta ahora.

El impacto de la crisis en su forma de pensar

"La definición de crisis se puede sintetizar en una idea: cuando lo viejo no acaba de morir y un nuevo periodo no acaba de nacer. Con esa bipolaridad conviven los millennial; el mercado laboral les ordena coger las riendas y, al mismo tiempo, les pone la zancadilla. Pertenecen a la primera generación nativa digital, la primera en crecer en un mundo ultraglobalizado, pero también la primera en darse de bruces con los mayores índices de paro y de precariedad", advierte Iñaki Ortega, autor de 'Millenials: Inventa tu empleo' o 'Generación Z'.

Los millenials son nativos digitales, por lo que son muy valoradas sus competencias en tecnología.Shutterstock

Estos jóvenes representarán en 2025 el 75% de la fuerza laboral. "No son -como algunos les han etiquetado- frívolos y perezosos, sino los inventores de la economía colaborativa, los protagonistas de las revoluciones que demandan democracia en medio mundo, los actores de la nueva innovación abierta en las empresas, los emprendedores que hacen que nuestra vida sea mejor y, por supuesto, los llamados a sacarnos de la crisis", vaticina el director de Deusto Business School. Si bien, en esta misma cohorte, añade, conviven los llamados 'nini' y la generación más preparada de la historia. Por eso, "los 'millennials' tienen la capacidad de juntar lo mejor y lo peor", asevera.

Pero además, la coyuntura económica en la que esta generación se ha incorporado al mercado laboral, ha cambiado la percepción de estabilidad. "No conocen la estabilidad ni la buscan, han nacido y se han educado en un mundo laboral en el que los contratos a largo plazo han ido casi desapareciendo. Sus referencias son otras, por eso no la valoran", señala Pomares. En opinión de esta experta, "trabajan por proyectos y se motivan por el tipo de proyecto a realizar", por lo que "trabajarán para quien les apetezca, sin importarles la duración del trabajo". Además, "no buscan ascender en una organización hasta llegar al poder, sino que quieren aprender con los proyectos y disfrutarlos. Buscan conciliar y viajar, por lo que valoran mucho los horarios flexibles", añade.

"No conocen la estabilidad ni la buscan, han nacido y se han educado en un mundo laboral en el que los contratos a largo plazo han ido casi desapareciendo"

Alicia Pomares - Psicóloga experta en Recursos Humanos

"Ya no buscamos tanto estar toda la vida en la misma empresa; queremos progresar profesionalmente, y si eso requiere cambiar de compañía no es impedimento. Es más, estamos abiertos a reciclarnos, seguir formándonos y diversificar nuestras competencias para ser más competitivos en este mercado laboral tan dinámico", explica Rosario Sierra, Sales Manager en LinkedIn España y Portugal.

Su trabajo ideal

Según el estudio Inside the Mind of Today's Candidate, el 91% de los millennials está abierto a ofertas de empleo. El sueldo sigue siendo el principal motivo por el que se cambia de empleo o se busca otro nuevo, también entre los jóvenes. "A principios de año, preguntamos desde LinkedIn sobre los obstáculos que nos frenaban a la hora de cambiar de trabajo y casi el 50% de los encuestados nos dijeron que dejarían su trabajo actual por uno nuevo con un salario más alto", indica Sierra.

En segundo lugar, dan mucho valor a su vida personal. El 30% solicitaría un empleo en el que fuera posible conciliar la vida laboral y familiar. Por tanto, "a esta generación le importa el sueldo, pero también valora tener tiempo libre para disfrutar con sus amigos y familiares", afirma Sierra. Pero además, destaca, los jóvenes demandan a sus compañías más transparencia salarial, políticas contra el acoso y una flexibilidad laboral que permita una conciliación real entre la vida profesional y personal.

La concienciación medioambiental está muy presente en las nuevas generaciones.Shutterstock

"Para las generaciones anteriores, el fin justificaba los medios: trabajar equis horas por sacar adelante a la familia, aguantar jefes impertinentes o que la compañía no cuidara el medio ambiente ni mostrase responsabilidad social", señala el director de Deusto Business School. Ahora ya no. "Para los más jóvenes, los de la 'generación Z', los valores sociales y medioambientales importan mucho a la hora de decidir trabajar en una empresa, comprar un producto o participar en un movimiento. "De hecho, ya no sólo las empresas investigan los currículos de los candidatos, sino que son estos los que escudriñan la reputación de sus posibles empleadores", asevera Ortega.

"Cada día, me encuentro en el ascensor de mi oficina decenas de millenials con traje gris o vestido y tacones, auditores, que siguen las normas de su empresa y aceptan el 'status quo' y los horarios rigurosos sin rechistar. Un perfil contrario a lo que se supone que es el perfil millenial", advierte Pomares, si bien cree que en general, este colectivo presenta unas características similares. "Están incorporándose a posiciones de responsabilidad en las empresas y cambiando algunos rasgos de las culturas organizativas: más ágiles, menos formales en el sentido de someterse al 'status quo', más flexibles... pero, lo que más destaca es su capacidad para colaborar. Creen en la fuerza colectiva y trabajan de forma colaborativa más y mejor que sus antecesores", destaca.

"Para los más jóvenes, los valores sociales y medioambientales importan mucho a la hora de decidir trabajar en una empresa"

Iñaki Ortega - Director de Deusto Business School

El deseo de emprender

El espíritu emprendedor también ha florecido en este colectivo. Bien por la necesidad de crear su propio empleo o por la ausencia de miedo a perder lo que no se tiene, muchos optan por montar un negocio por su cuenta. "Si tú no vas a encontrar el trabajo que tú quieres, lo creas. Y eso es algo precioso, porque es la primera generación que está creando su propio trabajo", destaca Llácer, que señala que a pesar de que siempre ha existido el pequeño autónomo, "no son como el emprendedor forzado de 45 años que le han echado de la empresa y no le queda más remedio, sino que ahora hay muchos jóvenes que quieren ser emprendedores y desarrollar su propio proyecto".

Teniendo en cuenta además que el entorno laboral está en constante evolución y muchos de los empleos más demandados hoy en día no existían hace cinco o diez años, "el mercado laboral se está orientando cada vez más hacia un perfil de trabajador 'freelance' y también hacia contratos a corto plazo que caracterizan la nueva era de la 'gig economy', donde emprender supone un aspecto esencial", indica Sierra.

Atraer el talento y retenerlo es el principal reto de las empresas.Shutterstock

La adaptación por parte de las empresas

Por ello, la fidelidad laboral es un valor en alza, pero para conseguirlo las empresas también tienen que modificar su forma de relacionarse con estos nuevos trabajadores. Según Ortega, "las nuevas generaciones nos obligan a cambiar el concepto de autoridad, porque estos jóvenes son irreverentes por naturaleza y se lo cuestionan todo. Gracias a internet acceden de modo inmediato a un conocimiento casi infinito con el cual pueden comprobar si algo es falso o alguien está equivocado". Por tanto, para fidelizar a estos trabajadores, explica, "debemos cambiar y saber escucharles. El mayor reto que tienen las empresas es dejarles que aporten desde el primer día, porque ellos esperan que, desde el principio, a la vez que se forman, puedan interactuar y hasta modificar la manera de funcionar de la compañía".

"A esta generación le importa el sueldo, pero también valora tener tiempo libre para disfrutar con sus amigos y familiares"

Rosario Sierra- Sales Manager de Linkedin en España y Portugal

El futuro mapa sociolaboral

En conclusión, la ecuación que determina el mapa sociolaboral al que nos dirigimos se resuelve mediante "la fórmula de las cuatro cés que define a los millennials", indica Ortega. En primer lugar, 'cambiar'. Según el Departamento de Trabajo de Estados Unidos, un joven cambiará de empleo cerca de 15 veces antes de los 38 años. En segundo lugar, 'crear'. Hoy, casi el 40% de los trabajadores de ese mismo país son 'freelance'. La tercera clave es 'colaborar'. Tienen que ser capaces de tener redes y creer en la economía colaborativa y en la inteligencia colectiva. Y por último, el estudio de la 'ciencia', de las llamadas STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, según sus siglas en inglés).

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats