Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Astronomía

Turismo espacial: cómo convertirse en astronauta por un día

La entrenadora espacial Nancy Vermeulen y los españoles Ana Bru y Ángel Jané, que se preparan para volar, nos cuentan qué es lo que les motiva a vivir esta aventura

La astronauta Nancy Vermeulen.

La astronauta Nancy Vermeulen.

El espacio es fuente inagotable de investigación científica, así como de inspiración para todo tipo de libros o películas. Ahora en cartelera podemos ver ‘Ad Astra’ y ‘Próxima’ acaba de ser estrenada en el Festival de Cine de San Sebastián. Pero los viajes estelares, protagonizados por auténticos astronautas o por estrellas del celuloide en la ficción, se convertirán, dentro de poco, en una destino para explorar para el común de los mortales.

Así lo han afirmado los expertos reunidos en el Space & Underwater Tourism Universal Summit (SUTUS), un evento que reúne a los principales líderes internacionales de agencias de viajes para debatir sobre los dos mayores desafíos del turismo de lujo: el cosmos y el agua.

La cita, que concluye hoy, ha sido organizada por la escuela internacional de alta dirección de hotel de Les Roches Marbella, con la colaboración de la Agencia Andaluza de Promoción Exterior (EXTENDA) y el apoyo institucional de Turismo y Planificación Costa del Sol y el Ayuntamiento de Marbella.

Nancy Vermeulen, experimentada astrofísica, piloto de línea aérea y coach, entrena a astronautas para ir al espacio en su escuela Space Training Academy de Bélgica. "En colaboración con la Universidad Tecnológica de Delft y el simulador de vuelo aeroespacial Desdemona Aerospace Soesterberg, hemos desarrollado un programa de entrenamiento profesional y completo, tanto a nivel físico como mental", nos cuenta esta licenciada en Ciencias Físicas.

Pero además, a esta escuela también acuden personas que simplemente desean experimentar la ausencia de gravedad o recrear un vuelo espacial a través de una simulación o quieren probar la experiencia primero para decidirse antes de comprar un ticket al espacio "puesto que para quienes quieres y pueden permitirse el lujo de ir al espacio, todavía es mucho dinero y por lo tanto, quieren asegurarse de que pueden manejar los desafíos antes de comprar un boleto", explica.

Así que en este tipo de academias, además de enseñarte conocimientos básicos de astronomía y viajes espaciales y aprender a manejar los desafíos físicos y mentales que entraña una expedición de este tipo, te muestran cómo sobrevivir en una futura expedición a Marte. Pero lo más alucinante es que puedes disfrutar de la aventura de vivir como un astronauta por un día gracias a una simulación lo más cercana posible a un vuelo espacial real, con la posibilidad incluso de llevar a cabo un entrenamiento centrífugo y de altura en una sala hipobárica.

Ana Bru.

El coste del entrenamiento completo cuesta cerca de los 15.000 euros y desde su reciente puesta en marcha siete personas lo han llevado a cabo. "Desde turistas ricos en busca de lujo y de aventuras, hasta empredendores exitosos o científicos e ingenieros que quieren vivir la experiencia o incluso personas mayores que buscan una experiencia única", cuenta. Porque asegura que están abiertos a cualquier edad y condición física, siempre, claro está, que pasen una revisión médica. "Mi madre, de 72 años, lo ha hecho y no solo resultó muy entusiasmada con el entrenamiento en sí, sino que también se sintió emocionalmente abrumada por la experiencia", destaca.

En su opinión, "gracias al hecho de que los viajes espaciales se están abriendo al sector comercial, surgen muchas más oportunidades", si bien cree que "aunque ya existen compañías como SpaceX, que están desarrollando aviones espaciales que pueden transportar a muchas más personas, la infraestructura global y la organización del transporte aéreo son tan extensas, enormes y complejas que llevará todavía unos años más antes de que los viajes espaciales comerciales sean democráticos y accesibles al público en general", tal y como ocurrió con los viajes aéreos. "Después de la Segunda Guerra Mundial, solo un grupo muy selecto de personas tuvo la oportunidad de volar. Hoy, volar está al alcance de casi todos", destaca.

Dos aventureros

Hablamos con dos aventureros que han decidido prepararse para volar al espacio. Ana Bru (Barcelona, 1962), propietaria de la agencia de viajes exclusivos BRU&BRU, se prepara para ser la primera mujer española que viajará al espacio y lo hará con Virgin Galactic. "En 2005 fundé esta agencia de viajes boutique, que ofrece viajes diseñados a medida y orientados a la exclusividad, no al lujo: llegar donde nadie llega y conseguir lo que nadie consigue. Y siempre, bajo la filosofía de experimentar en primera persona lo que ofreceré a mis clientes", cuenta esta aventurera.

Por su parte, Ángel Jané, de 44 años y también barcelonés pero residente en Holanda, es técnico de energía solar, pero también escritor, fotógrafo y sobre todo aventurero, ha sido seleccionado para establecer una colonia en Marte dentro del programa ‘Mars One’.

-¿Qué os motivó a embarcaros en esta aventura? ¿Por qué queréis viajar al espacio?

Ana Bru: Siempre me he considerado una persona inquieta. Desde muy pequeña he viajado por todo el mundo y mi pasión me ha llevado a vivir experiencias únicas en todos los continentes, incluida la Antártida. Viajando se diluyen las fronteras, y si en la tierra ya no existen límites, mi próximo reto es el espacio. Me motiva ser pionera como lo fue mi padre, Lluís Bru (fundador de Lavadoras Bru, y quien introdujo en España las lavadoras de turbina primero, y más tarde las automáticas) por lo que poder experimentar en primera persona algo que solamente ha estado al alcance de unos pocos en la historia, es algo que, indudablemente, lleva el sello de Ana Bru. Además ¿cómo voy a ofrecer esta experiencia a mis clientes sin haberla probado yo primero?

Ángel Jané: Desde siempre he sido un apasionado de la astronomía y los viajes espaciales. Cuando vi la noticia del gran proyecto de ‘Mars One’ no dudé en intentarlo.

Ángel Jané.

-¿Qué opina vuestro entorno más próximo de esta aventura? ¿Os apoyan vuestras familias y amigos?

Ana Bru: Mi entorno está encantado con que me haya embarcado en esta experiencia única que marcará un antes y un después en mi vida. Todos me apoyan mucho, hasta el punto de que mi marido decidió acompañarme y también convertirse en turista espacial cuando se lleve a cabo el viaje.

Ángel Jané: Ellos saben que soy un explorador. Actualmente estoy recorriendo toda Holanda en bicicleta y plasmándolo en mi canal de Youtube: Ángel Jané. No les extrañó que me apuntase.

-¿Sois conscientes de los riesgos que supone un viaje así?

Ana Bru: Todos los viajes suponen un riesgo, incluso los más insignificantes. Sin embargo, Virgin Galactic es muy consciente de que la seguridad es lo primero, y es por eso que llevamos siete años de pruebas para que finalmente cuando el viaje tenga lugar, los riesgos sean mínimos.

Ángel Jané: Vivir ya es un riesgo, qué hagas con tu vida es cosa tuya, cuando sepas que vas a morir sabrás también si mereció o no la pena correr riesgos.

-¿Cómo os estáis preparando a nivel físico?

Ana Bru: Siempre he gozado de un buen estado de salud, y además, me mantengo en forma practicando deporte con regularidad. Incluso he introducido entrenamientos semanales en zonas más delicadas para un viaje de esas características como puede ser la zona cervical, etcétera. Además, como futura turista espacial, también he llevado a cabo entrenamientos en los simuladores del Centro Nacional de Capacitación e Investigación Aeroespacial (Nastar) en Filadelfia (EEUU).

Ángel Jané: Siempre he sido muy deportista en varias disciplinas, así que no me supone más que seguir con mi ritmo de practicar deporte habitual, trabajo más la parte mental ahora.

-¿Y a nivel psicológico?

Ana Bru: Me encuentro muy ilusionada y emocionada por el viaje. Mi espíritu aventurero está deseando que llegue el momento de volar y poder vivir por fin esta experiencia única.

Ángel Jané: La meditación ayuda mucho, es algo que considero que deberían impartir en las escuelas.

-¿Qué emociones os acompañan en esta cuenta atrás antes de vuestro viaje?

Ana Bru: Después de realizar los entrenamientos en el simulador y recibir la formación sé mucho mejor lo que puedo esperar de la experiencia, y la verdad es que estoy ansiosa por vivir esa experiencia fuera del simulador. Las mariposas en el estómago que sientes a velocidad supersónica son inexplicables.

Ángel Jané: Excitación.

-¿Creéis que el turismo espacial puede ser una realidad dentro de poco?

Ana Bru: Por supuesto. En primer lugar, como he dicho anteriormente, porque en el sector de los viajes cada vez las fronteras son más débiles y viajar se ha convertido en algo al alcance de todo el mundo. Y cuando las personas hayan explorado todo lo que desean en este planeta, existen innumerables rincones en el espacio por descubrir.

Además, creo firmemente que existe la posibilidad de habitar otros planetas, y aunque soy consciente de que debemos cuidar y preservar este planeta en el que vivimos, y así lo promovemos en BRU & BRU, con viajes de conocimiento y conservación conjuntamente con especialistas, es muy posible que en un futuro sea necesaria la búsqueda de alternativas.

Ángel Jané: En breve será una práctica común, si bien al principio tendrá unos costos difíciles para todos, en poco será como tomar un billete de avión. La reutilización de los materiales está abaratando mucho los costes. Seguramente nuestros nietos podrán hacer un vuelo orbital por el precio actual de un billete de avión.

-¿Qué sentisteis cuando visteis al hombre pisar la Luna?

Ana Bru: Lo cierto es que lo recuerdo como si fuera ayer. En mi memoria recuerdo a toda la familia reunirnos frente al televisor (en blanco y negro) y casi contener la respiración durante aquel momento histórico.

Ángel Jané: Nací en 1975, pero era bastante reciente el final de las misiones Apollo. Crecí con los transbordadores fascinado con todas las posibilidades que nos aguardan.

-¿Os gustaría pasar a la historia al formar parte de estos viajes pioneros?

Ana Bru: Sí. Innovar, explorar y llevar a cabo nuevos retos forma parte de mi ADN, y el viaje espacial es el futuro. Así que estoy encantada con ser la primera española en poder vivir esa increíble experiencia. Es todo un honor, y espero que en un futuro próximo muchas más mujeres puedan formar parte de esta comunidad espacial.

Ángel Jané: Me gustaría morir con una gran sonrisa pensando: mereció la pena correr el riesgo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats