Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

València

1.177 euros por retirar el coche de la grúa

El vehículo fue retirado días antes del estado de alarma y el propietario no fue notificado - La firma que gestiona el servicio exige la tasa completa

1.177 euros por retirar el coche de la grúa

Iba a ser un bonito paseo matutino para reencontrarse con su ciudad tras 50 días confinado y teletrabajando. Pero su primer día de respiro le dejó un sabor amargo, una sorpresa desagradable.

La empresa que gestiona el servicio de la grúa municipal de la ciudad de València, la UTE Pavapark-Auplasa, ha cobrado hasta 1.177 euros a un vecino del distrito marítimo por recuperar su vehículo del depósito.

El coche fue retirado de la vía pública días antes de decretarse el estado de alarma en España por la crisis sanitaria del coronavirus. La empresa que gestiona este servicio público ha incluido en la orden de pago las siete semanas completas en las que la movilidad estaba muy limitada o directamente prohibida.

Según consta en las actuaciones policiales, a las que ha tenido acceso este medio, el vehículo estaba estacionado en zona blanca y fue retirado por la grúa el lunes 9 de marzo, en torno a las nueve de la mañana, para que los servicios de jardinería del Ayuntamiento procedieran a la poda de los árboles que se encuentran en la avenida del Puerto.

El sábado 14 de marzo Pedro Sánchez anunció que por primera vez España entraba en cuarentena y dos días después, el 16, el anuncio salió publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Desde entonces el propietario del vehículo afima, quien responde a las iniciales de D. V. B., que ha estado confinado en casa y teletrabajando.

Este sábado 2 de mayo salió a pasear rumbo a la Marina de València y aprovechó la primera salida autorizada para comprobar cómo estaba su vehículo. Habían pasado muchas semanas desde que lo estacionó, pero razona que estaba tranquilo porque se encontraba en una avenida con estacionamientos gratuitos.

«Al principio pensé que me lo habían robado, pero accedí a la página web del depósito y al introducir la matrícula comprobé que había sido retirado y que tenía que pagar ese dinero. Me derrumbé», explica.

En estas semanas no ha recibido ninguna notificación del servicio de la grúa o la denuncia porque todos los plazos administrativos están suspendidos. Y al no poder bajar a la calle -el vehículo se encontraba a un kilómetro de su domicilio aproximadamente- no ha sido consciente de los hechos hasta más 50 días después.

«Yo no recuerdo ver ninguna placa móvil advirtiendo que no se podía aparcar en esa zona por la poda, pero si he cometido una infracción yo quiero abonar la sanción que me corresponda. Pero es un abuso que me cobren por los días que estaban prohibidos los movimientos. Nadie me trasladó nada». Reconoce que el sábado no cumplió con las instrucciones del Gobierno porque tuvo que desplazarse, andando, hasta el depósito de la calle Benicarló, a más de 4 kilómetros de su domicilio.

Para este vecino de València los 1.177 euros que abonó este sábado «es casi la nómina de un mes». Ha tenido que tirar del saldo de una tarjeta de crédito para recuperar su coche y evitar que la factura siguiera subiendo. No sabe cuándo podrá devolver el dinero al banco y en su casa necesitan su nómina porque a su pareja le han aplicado un ERTE.

No puede iniciar un recurso porque la actividad administrativa sigue suspendida en España. Tampoco puede revisar el expediente de la denuncia: «Nos sentimos absolutamente abandonados».

La posición del ayuntamiento

Desde la Concejalía de la Policía local indicaron ayer a este periódico que desconocían estos hechos y avanzaron que solicitarán información a la empresa sobre los cobros.

Mientras, desde la Unión de Consumidores de la Comunitat Valenciana calificaron de «abuso» que se cobre el depósito teniendo en cuenta que los plazos están suspendidos y la prohibición de movimientos. No obstante, recomiendan a los afectados abonar la tasa para recuperar el coche e iniciar acciones judiciales. Además, instan a los ayuntamientos a regular la cuestión para evitar que se sigan cargando estos cobros.

València anunció al inicio de la crisis que mientras dure la aplicación del estado de alarma quedaban suspendidos los servicios de estacionamiento regulado, así como el sistema de bicicleta pública compartida como medida de contención y propagación de la covid-19. Pero si su coche fue retirado los días previos y no ha salido de casa para comprobarlo, pagará las siete semanas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats