Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hace 50 años

Desembarco herculano en La Vila, metamorfosis de las pedanías y mucho más

Recordamos los principales acontecimientos en la provincia en la semana del 9 al 15 de marzo de 1970

Marzo comenzaba a coger velocidad de crucero y los acontecimientos se sucedían casi al minuto en Alicante. El transatlántico Ancerville llegaba al Puerto con 872 turistas y más de 14.000 toneladas encima. Los pasajeros, procedentes de Italia, Senegal, Bélgica, Francia y Alemania tuvieron cuatro horas de escala en nuestra ciudad y visitaron los puntos más célebres antes de seguir sus vacaciones rumbo a Funchal.

El que no variaba tampoco su rumbo era el Hércules de César, que ascendería a final de temporada a Segunda tras dos añitos en el infierno de Tercera. Ese fin de semana barría al Benidorm (1-5) en un escenario poco habitual. El estadio del equipo de la ciudad de los rascacielos había sufrido una sanción de cinco partidos y había hecho del campo del Pla de La Vila su feudo habitual. Y allí se plantó el Hércules€ y medio Alicante. Fue y es uno de los desplazamientos más masivos de la historia del club blanquiazul. Los futbolistas herculanos se habían hospedado en La Vila durante toda la semana para adaptarse al terreno de tierra. El partido fue todo un éxito.

Fue también la semana en la que diferentes colectivos celebraron su día. Uno de ellos fueron los bomberos, que mostraron músculo en el Parque con diversas maniobras. También la Cruz Roja, en el célebre Día de la Banderita, en el que se recogió casi un millón de pesetas. Casi de manera paralela, en la parte alta de la Rambla se había desplegado una tómbola benéfica en la que no había trampa ni cartón. "Todos los boletos tienen premio", rezaban los carteles.

Calle abajo, en el hotel Carlton, lucía la actriz Sara Montiel con una minifalda de vértigo entre flashes de fotógrafos y humo de cigarrillos. En la rueda de prensa que ofreció recordó sus orígenes alicantinos: "Nací en la Mancha pero en seguida vine a Orihuela". Además, mostraba su poderío asegurando que nadie conocía en realidad cómo era ella. "Ni lo van a saber". Genio y figura.

Los estudiantes también andaban de fiesta en el día de su patrón, Santo Tomás de Aquino. Hubo músico de un grupo pop y se estrenó la tuna. Un par de días después, en el salón de actos del Centro de Estudios Universitarios (CEU) tuvo lugar la primera asamblea de padres de alumnos de carácter universitario de toda España.

Además, Alicante seguía con su transformación. Dos de sus pedanías en el corazón de la huerta (La Condomina y Orgegia) iniciaban una metamorfosis sonada. Ambas, entre Santa Faz y Vistahermosa, formaban el cogollo del cinturón verde de la ciudad y abandonaban paulatinamente su aire rural para adentrarse en el apetecible mundo de lo residencial. Para ello, la Condomina reclamaba caminos asfaltados, un lunar que frenaba su expansión. También el Rebolledo levantaba la voz. Había triplicado su población en apenas 20 años (de 300 a 900), pero pagaba el agua más cara de toda España (10 pesetas el metro cúbico).

Fuero de nuestras fronteras, Estados Unidos comenzaba a batallar contra un enemigo invisible, la heroína, que había matado en el año anterior a más de 200 menores de edad. Además, se buscaba a una organización que introducía la droga en escuelas primarias. Un drama que también terminaría llegando a España durante los años setenta y ochenta.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats